Historia

Fidalgo y los tiempos de la primera cartografía marítima de Colombia

Redacción

28/07/2017 - 06:15

 

 

Hubo una época en el que los límites de la costa caribeña eran un misterio para todo navegante. En aquel entonces, la intuición, los vagos relatos, las habilidades y las estrellas eran los únicos instrumentos del marinero para valerse en las altas y turbulentas aguas.

Ante semejante vacío, y en un contexto de seria rivalidad entre potencias europeas para el control del comercio, la corona española ideó un ambicioso proyecto de cartografía que se concretizó con una serie de expediciones científicas. El objetivo era crear el “Atlas de la América septentrional”.

Los comandantes Cosme Damián Churruca y Joaquín Francisco Fidalgo, ambos nacidos en España, fueron los encargados en 1792 de realizar el primer levantamiento del “Meridiano cero de América” en Trinidad y Tobago: una empresa ardua que requirió cerca de ocho años y que, más adelante, fue llevada a cabo por Agustín Codazzi.

Como bien lo presenta la exposición “Tiempos y estrellas” del Banco de la República, este capítulo de la cartografía americana abre una historia de más de tres siglos en la que las innovaciones tecnológicas y las actualizaciones del pensamiento vienen a consolidar un proyecto esencialmente defensivo.

Joaquín Francisco Fidalgo era maestro de la Academia de guardias marinas de Cádiz y había sido uno de sus mejores alumnos. En 1791, fue ascendido a capitán de fragata y quedó a cargo exclusivamente del levantamiento de las costas continentales.

En 1792, su actividad inició con la capitanía de la segunda división de bergantines mientras que la primera, dirigida por Churruca, fue destinada al Golfo de México y las islas del Caribe, donde la rivalidad creciente con los ingleses y franceses urgían una cartografía.

Desde 1794, Fidalgó dirigió el reconocimiento geográfico desde la Guajira colombiana hasta Panamá. También colaboró con la creación de una escuela náutica en Cartagena de Indias.

Entre sus trabajos –guardados en el Museo Naval de Madrid y disponibles en Colombia a través de esta exposición del Banco de la República–, deben recalcarse la Carta esférica de las costas de Venezuela y Nueva Granada, la cartografía de la Provincia de Goagira (o actual Guajira), la Isla de Margarita y las Islas de Trinidad y Tobago.

Aunque esta serie de expediciones aportó serios avances a la cartografía latinoamericana, su uso científico y su traslado a las áreas civiles fueron frustrados por culpa de los conflictos con Inglaterra y Francia.

A mediados del Siglo XIX, el esfuerzo de cartografiar toda la costa granadina fue reactivado con la compra de los esquemas y cartas de Fidalgo por el militar y estadista colombiano Tomás Cipriano de Mosquera (primer presidente de los Estados Unidos de Colombia en 1863), para quien mapear el territorio de la Nueva Granada representaba una prioridad de la República.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Palacio de justicia y Armero: dos responsabilidades históricas

Palacio de justicia y Armero: dos responsabilidades históricas

  Más de tres décadas después, los protagonistas directos de estos dos acontecimientos trágicos de nuestra historia tienen respon...

Simón Bolívar y la deuda con Haití

Simón Bolívar y la deuda con Haití

  "¡Pueblo de Haití! Juro ser fiel y leal al pueblo libre de Suramérica, independiente de España, y servirle honrada y lealmente ...

Los inicios de la cerveza en Colombia

Los inicios de la cerveza en Colombia

Para contar la historia de la cerveza en Colombia es necesario rastrear la llegada de las primeras semillas de cebada en este territori...

La historia milenaria de la papa

La historia milenaria de la papa

  La papa es un tubérculo al que también se denomina patata. Su nombre científico es Solanum tuberosum. Es originaria de Su...

La construcción del primer tren transcontinental en Panamá

La construcción del primer tren transcontinental en Panamá

La construcción se inició en agosto de 1850 alrededor de Cerro Mono, más adelante conocido como Monte Esperanza, una zona de cuatro ...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube