Historia

El terremoto de Santa Marta en 1834

Rafael González Paredes

09/01/2018 - 07:25

 

Catedral de Santa Marta 1844. Acuarela de Edward Walhouse Mark

 

En 1834 a las 3:00 de la mañana del 22 de mayo, se inició un terremoto en la Costa Caribe colombiana (incluso se sintió más allá de Cartagena) que dejó "casi todas las edificaciones de Santa Marta en ruinas". Se dice que una centena de estas quedaron totalmente destruidas. La ciudad experimentó múltiples temblores de tierra hasta el día 10 de junio, siendo la réplica del 25 de mayo la más intensa.

Muy poca información se encuentra de este desastre natural que destruyó a Santa Marta. Podríamos citar como fuentes a Eliseo Reclus, José Catalino Alarcón y Augusto Lemoine.

Relacionemos lo acontecido a 3 edificaciones:

La Catedral Basílica de Santa Marta sufrió daños considerables. Incluso la sepultura de Simón Bolívar quedó semidestruida. Y es aquí cuando la tradición oral se enlaza con la realidad. Se registra en los textos y otros dicen que fue necesario que Manuel de Hujueta y Bisáis sigilosamente retirara del sepulcro y escondiera las cenizas de Bolívar pues sus detractores ansiaban arrojarlas al mar. Una carta de agradecimiento de Juana Bolívar, hermana de El Libertador, a Hujueta y Bisáis confirma este hecho.

Pero no comparto el término 'cenizas' cuando se difunde que: "Pretendían arrojar las cenizas de Bolívar cerca a El Morro", pues, El Libertador tenía un poco más de 3 años de fallecido a la fecha del terremoto y para ser cenizas este proceso natural toma más tiempo. Desde entonces desapareció o alguien robó el cofrecito con el corazón de El Libertador. En ocasiones la tradición oral es picaresca.

Destrucción del Asilo-Hospital de Betania (actual iglesia de San Juan de Dios) regentado por los Hermanos Hospitalarios de la orden San Juan de Dios. Varios años después fue reconstruido gracias a la generosa donación de Antonia Vengoechea de Pimentel.

Destrucción de la iglesia de Santo Domingo, ubicada donde se encuentra el Palacio Tayrona, sede de la Gobernación del Magdalena. Durante décadas loa alumnos del colegio mixto de la Presentación que funcionaba en el San Juan Nepomuceno jugaban sus recreos en medio de estas ruinas. Y no fue hasta 107 años después cuando José B. Vives de Andréis, gobernador del Magdalena y Enrique E. González Guerrero, alcalde de Santa Marta, que adquieren el lote con las pocas ruinas de la iglesia que iniciaron la construcción del famoso Hotel Tayrona, actual Palacio Tayrona sede del Gobernador del Magdalena.

 

Rafael González Paredes 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El genoma de Francis Drake

El genoma de Francis Drake

A Cartagena de Indias, desde su fundación, el 1 de junio de 1533, hasta nuestros días, sin misericordia alguna, le descuartizan las e...

La historia de los Juegos Bolivarianos

La historia de los Juegos Bolivarianos

  Los Juegos Bolivarianos, al igual que los Juegos Olímpicos o la Copa América, tienen una historia marcada por el deseo que comp...

Los héroes del desarrollo de Barranquilla

Los héroes del desarrollo de Barranquilla

  Para algunos, la historia del desarrollo urbano barranquillero empezó con los inefables, sedientos y galopantes campesinos galaper...

La historia del Ku Klux Klan: los derrotados en la Guerra de Secesión

La historia del Ku Klux Klan: los derrotados en la Guerra de Secesión

  Fundado el 24 de diciembre de 1865 por veteranos confederados del sur tras su derrota en la Guerra de Secesión (con la que pretend...

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

El ingreso de menores de edad a las fiestas nocturnas no estaba bien visto. Mucho menos a las festividades de carnaval que se desarroll...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados