Historia

Evolución de la violencia en Tamalameque (parte I)

Wladimir Pino Sanjur

22/07/2019 - 06:00

 

Evolución de la violencia en Tamalameque (parte I)

 

Un día del año 1989, mientras veíamos el programa del Millón (Que transmitía el canal uno, programa de concurso conducido por Fernando González Pacheco), el fluido eléctrico falló. Al poco tiempo se escucharon los estruendos, ese día dormimos en el suelo, todos los de la casa, yo a mis 10 años traté de levantar la cabeza y pregunté: “¿qué ocurre? Mi madre respondió: “Está lloviendo, hijo, duérmete, hay mucha centella”, y yo me dormí.

Al día siguiente se me hizo raro que no me levantaran para ir al colegio, fue mayor mi sorpresa cuando me asomé a la calle y no vi vestigio de agua. La tierra de las calles sin pavimento, totalmente secas, en vez de agua y charcos, había muchos soldados y carros de guerras o cascabeles como le escuché a un grande decir.

Hasta ese día mi pueblo era la aldea más pacífica de todo el sur del departamento del Cesar, el repicar de los galanes en los patios era el más violento de los sonidos, en esa aldea crecí yo. Cuatro policías armados con carabinas eran suficientes para imponer el orden público, orden que en ocasiones se sentí amenazado por las peleas callejeras de los pelaos de la cuadra, bochinches que nosotros llamábamos curumutera, un forcejeo de puños que no pasaba a mayores.

Para esa época escuchábamos hablar de la guerrilla como un fenómeno violento que ocurría lejos de nosotros, pero con el pasar del tiempo nos rodeó el anómalo efecto guerrillero y, pronto, nuestros vecinos comenzaron a sufrir el horror de la guerra. Sin embargo, Tamalameque se mantenía incólume ante estas muertes que llenaban de miedo la zona.

Ya no estábamos tranquilos, pues los carros que transportaban los pasajeros venían con la noticia de las tomas guerrilleras a los municipios de Pelaya y Pailitas. Además, veíamos las mulas con letreros enormes de las Farc-EP, ELN y M19, ello nos llenó de zozobra y miedo, hasta que ese sábado un frente del ELN cortó el fluido eléctrico y se tomó la población de Tamalameque, hostigó el puesto de policías por muchas horas, trayendo como resultado la muerte violenta de un policía y un guerrillero.

Ese día tomé mi bicicleta y al llegar a la casa cural donde tenía catequesis pude ver los cartuchos de las balas disparadas, regadas desde el restaurante escolar hasta el edificio de Telecom. Al frente de la casa cural estaba el puesto de policías, lleno de soldados, al mirarlo pude ver la primera imagen horrorosa de la guerra, estaba totalmente destruido, perecía que lo hubieran demolido a martillazos y, luego, lo hubieran quemado. Entonces, muy a pesar de mi edad, pude entender que sí había llovido, pero no un aguacero normal, sino una tormenta de balas y bombas que había terminado por destruir el puesto de policías.

En la tarde, en mi casa, se hizo una viuda de pescado, la cual comimos en una troja que para el efecto se había hecho de madera debajo del árbol de mango del patio. Mientras disfrutábamos de la viuda de pescado que estaba servida en hoja de plátano, los amigos de mi padre que estaban invitados a la comida comentaron los pormenores de lo que ellos llamaron “La Toma Guerrillera”.

Entonces entendí que la guerrilla llegó por los lados del río y cortó el fluido eléctrico, luego atravesó el viejo volteo del municipio en la calle de la Policía y empezó la “plomacera”. Esa fue la palabra que utilizó el amigo de mi padre. También escuché que una guerrillera era la que más disparaba, que ella estaba apostada desde el segundo piso del edificio de Telecom y que, desde allá, dio de baja al Policía fallecido.

Otro de los amigos de mi papá interfirió y dijo: “El guerrillero muerto se mató solo, cuando los policías se introdujeron en el túnel y escaparon por el Consejo Municipal, este fue a tirar una granada a la boca del túnel, pero se le estalló antes de tirarla y esta le bolo el brazo y parte de la cara”. Mi madre preguntó angustiada: “compadre y usted dónde estaba cuando sonaron los primeros disparos” y él, aun con cara de susto, dijo: “Yo estaba tomando cerveza en el bar. Ahí estábamos un poco, cuando llegó la guerrilla preguntando por la gente con nombres completos”, todos al unísono preguntaron: “¿eche y por quién preguntaban?”

Esta historia continuará…

 

Wladimir Pino Sanjur

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

De una batalla de plomo a una Batalla de Flores

De una batalla de plomo a una Batalla de Flores

  El canje resultaba más que seductor, teniendo en cuenta que el país venía de vivir una devastadora guerra que no había permit...

La tenebrosa ruta de Alfinger

La tenebrosa ruta de Alfinger

  Alfinger salió de Coro (Venezuela) y entró al Valle de Eupari o Upare, discutiéndose los lugares donde hizo el descubrimiento. A...

Los 20 atentados mortales contra Simón Bolívar

Los 20 atentados mortales contra Simón Bolívar

  El caraqueño Don Simón Bolívar no fue un santo de altar desde su propia infancia. Dados los arrestos particulares que en ciertos...

Los virreinatos del imperio español en América

Los virreinatos del imperio español en América

Con el fin de alejar a los conquistadores del gobierno, y para dar unidad política y administrativa a las nuevas posesiones, la coro...

Policarpa y María Antonia Santos Plata, dos heroínas de la independencia

Policarpa y María Antonia Santos Plata, dos heroínas de la independencia

No puede hablarse de mujeres célebres en la historia de Colombia sin mencionar los nombres de Policarpa Salavarrieta y Antonia Santos ...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube