Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza

24/01/2020 - 05:20

 

Los carnavales de Valledupar
La edición 2015 del Carnaval de Valledupar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Era una faena global, la comarca disfrutaba la celebración y cada una de las actividades mostraba la fortaleza creativa, el pudor social vertido al desfogue mamagallistico y algo de la bacanería que, con el paso del tiempo, Cabrirol, Mandador, el Negro amor y otros, ‘aclimataron’ para siempre.

La fábrica de tubos de Efraín “concreto” Lacera, se transformaba en hervidero carnestoléndico desde el inicio de los ensayos de la tambora que convocaba ídolos del pueblo en lo futbolístico: el Mojino, Camilo, Genilberto, Ramiro, Julio Guerra, el Chiqui, uniéndose a la corte de Sanim Murcia, ese carnavalero con cara de cachaco que anidó, con su fulgor y excentricidades, para bien del auge cultural vallenato.

La infatigable Lola Bolaños afinaba la puntería tradicional en gracia de lo cual el pilón, como canto, danza y ritual del repentismo, se adentraba -año tras año- en el corazón de propios y visitantes.

Radio Guatapuri aportó “el porrazo del carnaval”, un programa emblemático que, en su radio teatro, avivaba la llama ardiente y sonora de esa festividad que tiene la extraña propiedad de desarmar los espíritus, aliviar dolores y tensiones, refrescar la esperanza y potenciar el optimismo, para dar lugar a días y noches de diversión, sabor de fiesta y bembé, como diría el hijo de Lagunita. Otras emisoras siguieron la línea, de manera que surgieron personajes que aportaban talento y dedicación: Juanca Gutiérrez Acosta, Santiago Calderón, Emilio Alfonso Arias Acosta, Huber Claro Quintero, Alex Quintero Castro, entre otros. En ese maremagnun se hizo hombre y grande, Celso Guerra Gutiérrez, el redactor de la historia.

Hubo precursores, aquellos carnavaleros como Oscarito Pupo, Evaristo Gutiérrez, que con ingenio, entusiasmo y determinación se gozaron los carnavales, enseñaron, ejemplificaron como hacerlo, sin molestar a los demás y dejaron una ruta para hacerlo de la mejor manera posible.

La música, la danza, la teatralidad y el contenido, como nutrientes culturales, constituyen denominador común para reactivar la celebración carnestoléndica. En esto, fue aporte decisivo el atrevimiento empresarial de emprendedores, como Víctor Cohen Salazar, Marcelo Calderón, Delio Cotes, Rafael Puche, entre los más. Después, “tumba la caña, Cali bella, la cañaguatera, el tamarindo, sin desconocer las de tipo barrial: la pata pelá, lucero espiritual, Josefa Matías, con más datos por revelar. Disfraces de indios, esclavos, Nicasio con su mica alegórica y muchos más.

El curso de la vida

Un día, la administración municipal decidió el recorte de los carnavales, limitándolos a sábado y domingo, con lo cual se dio pasó al fortalecimiento de los pre-carnavales, famosos desde siempre por los buenos resultados en nuestra ciudad.

En la fase preparatoria para la jornada carnavalera se realizaban ‘guachernas’, primero en la carrera novena, luego en la calle 17 y después en la avenida Simon Bolivar. De jueves a sábado se cumplían los bailes de las candidatas en sus ‘palacios reales’ y la junta central reservaba fechas para llevar a cabo programaciones especiales. Fueron famosos los bailes del viernes antes del inicio del carnaval, gracias a lo cual Wilfrido Vargas y otras agrupaciones prestigiosas pasaron por nuestra ciudad. Poncho Zuleta, Jorge Oñate y Diomedes Díaz, participaron con su talento y sapiencia musical en jornadas inolvidables, antes de partir a Barranquilla con motivo de las fiestas de momo, baco y arlequín.

Acomodándose a la nueva realidad, los carnavaleros organizaron las cosas, privilegiaron los desfiles sabatinos, epicentros de alegría, festín, derroche de partos ingeniosos, mucha harina, entusiasmo colectivo, disfraces, baile, folclor rodante, un sin fin de emociones en torno de la suma de manifestaciones culturales prevalentes en acción.

Otro día, apareció el vandalismo, llegó para quedarse. La alcaldía se fue por la vía más fácil, suspendió la festividad, el apoyo oficial y en la parte previa, la dejó al garete. Se perdió el norte y desapareció la tendencia hecha costumbre, solo unos pocos se negaban a su extinción.

En 2012, el Alcalde Fredys Socarras dispuso su reactivación. No obstante, el primer desfile derivó en la quiebra de vidrieras, runruneo inmisericorde de motos con peligro para la comunidad, lanzamiento de orines, por lo cual fue activada la suspensión.

En 2015, volvieron los carnavales con actividades localizadas y una excelente puesta en escena de diferentes grupos dancísticos de Valledupar: Nabusimaque, de Pedro Pinto; Chingalé, de Olger Baena; Ballet Vallenato, de Carlos Calderón Mejía; Ballet folclórico del Cesar, de Roger Simancas; Kucambas, de Yovani López, entre otros, y grupos infantiles de la gestora cultural, Doris Moscote, cuya mística y el trabajo pundonoroso que realiza son contributo inestimable. El carnaval de los niños fue una siembra alentadora.

Realidad actual

Uno de los primeros anuncios de la administración de Mello Castro como alcalde, fue el inicio de la temporada de carnaval, con el exalcalde Ciro Pupo Castro y su fundación Valledupar cultura y tradición. ¡Enhorabuena!

La lectura del bando, en la plaza del barrio Primero de mayo, el pasado 18 de enero, fue una jornada exitosa, con reina central y rey momo a bordo. Brillante noche, con exquisitez escénica y la dirección inteligente, creativa y sublime del coreógrafo e investigador, y miembro destacado de la Fundación Valledupar cultura y tradición, Carlos Calderón Mejia y el concurso experiencias de los decanos Rodolfo Campo Soto, Compita Jácome y Jaime Olivella Celedón.

Para destacar el auge de los carnavales, con la disposición de continuarlos con entusiasmo, orden y primacía cultural, ahora cuando Valledupar se estrena como ciudad creativa en el ámbito de la música por declaratoria de la UNESCO.

Satisface saber que los grupos dancísticos, los amantes del carnaval, los gestores primigenios, los caseteros y la institucionalidad, todos a una, promueven el celebratorio con la irrenunciable orden de situar el orden en medio del ‘desorden’ carnestolendico.

Mientras tanto, mi compadre Juan Francisco Rosado Sánchez, un carnavalero de vieja data, aprovecha el brisar de enero para enviar saludos a nuestro amigo, Joseph Michael Ruiz Correa y a su Nina Lujan, con el estribillo que Dolcey popularizó: “todo el que nace en noviembre, es hijo e’ los carnavales, pues de febrero a noviembre, hay nueve meses cabales…”.

 

Alberto Muñoz Peñaloza

Sobre el autor

Alberto Muñoz Peñaloza

Alberto Muñoz Peñaloza

Cosas del Valle

Alberto Muñoz Peñaloza (Valledupar). Es periodista y abogado. Desempeñó el cargo de director de la Casa de la Cultura de Valledupar y su columna “Cosas del Valle” nos abre una ventana sobre todas esas anécdotas que hacen de Valledupar una ciudad única.

@albertomunozpen

3 Comentarios


Alvaro A Calderón C 24-01-2020 08:57 AM

Beto ,me acordé de un suceso propio de los carnavales vallenatos...Andaba con Isma , mi hno ,uno de los primeros locutores del Valle en Radio Valledupar--casi todos al comienzo eran de Medallo-- y los dos queriendo entrar esa noche que tocaba Alfredito a La Pata Pelá en el Guata ..dice Isma ,erda se nos compuso la vaina ,ahí viene uno de los mellos criaos por Silvera --creo recién ha fallecido. Q:E:P:D 2019:-- , él andaba con un radio panelita pegao a la oreja y una bici vieja ,su tarea debut queriendo entrar a la emisora era reportarle al control de sonido el como se escuchaba la transmisión de Juanca y eso lo tenía como yo-yo en un agite sudoroso ..en una de aquellas lo llamó Isma , ve Silverita prestame el radio y cuando vengas te tengo el reporte del momento ,se lo entregó y partió como Cochice para la Plaza , , Yo no me di cuenta en que momento Isma desapareció y apareció con sonrisa de oreja a oreja ..Vamos pa entro ,! mesero trae una panchita y una mineral ! a los días se lo encontró Silver a Isma en la Luis XV de mi hno Napo ..Casi llorando le dice ..No joda Isma desempeñame el radio ,lo tiene el Gogo Monsalvo Castilla allá en la peluquería de Lumumba oyendo a Marcos Perez y dice que ya es de él ...no joda ombe..eso no se hace Isma. ACC

Aurora Elena Montes 24-01-2020 09:10 AM

Hermosa y sucinta remembranza y cronología del los carnavales en Valledupar. El carnaval recoge el sincretismo cultural del Caribe colombiano, hay que apoyarlo.

Gloría López Gutiérrez 28-01-2020 12:15 PM

El carnaval de Valledupar es una tradición de una tierra que goza de alegría entusiasmo . Su entorno es muy acojedor tanto Para los. Vallenatos y foráneos hay que revivir . Nuestras constunbres . De aquél Valledupar dónde los acordeones y guitarras acompañaban a un poeta bajo una noche de luna llena Rodiada de Luceros . Ilegavan a una ventana ponerle serenata a una bella Dama .. Ellas eran la musa del vallenato y inspiración de muchos poetas y digo eran porque Ya no es igual en cuanto algunas canciones Vallenata no es igual el elogio a la mujer . La fé mueve montañas poniendo empeño para recuperar muchas constunbres perdidas .de nuestra tierra hermosa hay que seguir luchando para nuestras constunbres no desaparezcan en su totalidad . Valledupar es una tierra de historias y leyendas con muchos argumentos . Hasta para organizar una excelente novela . Que viva el carnaval de mi Valle hermoso. Nuestro folclor es el más hermoso . Valledupar del Alma mía . cómo te quiero mi Valle

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La triste historia del Mundial Colombia 86

La triste historia del Mundial Colombia 86

  Lugar de privilegio en el extenso palmarés de ridículos a escala global protagonizados por Colombia, ocupa la declinación de la ...

Los cuatro viajes de Cristóbal Colon a América

Los cuatro viajes de Cristóbal Colon a América

  Tras establecer contacto con América por primera vez, Cristóbal Colón abrió una nueva etapa para la historia de Castilla, Europ...

Montería: historia de la ciudad de las Golondrinas

Montería: historia de la ciudad de las Golondrinas

  Muchas fuentes documentales presentan a don Juan de Torrezar Díaz Pimienta como el fundador de Montería, quien bautizó la ciudad...

El barco Caribia y la huella de los conflictos europeos en el Caribe

El barco Caribia y la huella de los conflictos europeos en el Caribe

  El Caribia, también conocido como el barco de la esperanza, fue un crucero alemán de 22 000 toneladas perteneciente a la línea H...

La manta arrastrá: una olvidada institución de la Ciénaga bárbara

La manta arrastrá: una olvidada institución de la Ciénaga bárbara

  "No me pise la sábana, señor. Mire que la acabo de lavar… en el río". Anónimo cienaguero Al iniciar el último cuarto del s...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados