Historia

Córdova: el héroe de Ayacucho

Córdova: el héroe de Ayacucho
José María Córdova, el militar colombiano y héroe de Ayacucho

En dos extensos volúmenes titulados “Córdova, gloria y asesinato del héroe” (2019), el fecundo escritor Armando Barona Mesa expone con lujo historiográfico los avatares de la vida del “Héroe de Ayacucho”. El tratado exhibe erudición, rigurosidad investigativa, confrontación fáctica de versiones sobre el biografiado, neutralidad histórica objetiva y un severo análisis supraestructural -institucional, político, ideológico, jurídico, religioso, mediático, etc.- de los hechos sustanciales que configuraron nuestra gesta política libertaria.

Córdova fue, indubitablemente, uno de los militares más sobresalientes de las guerras de emancipación suramericana. Su papel debe valorarse, estrictamente, partiendo de la organización de la sociedad colonial y la correlación de fuerzas entonces existente, factores sobre los que actúo con su carácter recio y firmes convicciones independentistas. 

Veamos algunos episodios narrados por Barona Mesa

José María Córdova Muñoz, nació en La Concepción, Antioquia, el 8 de septiembre de 1799, del matrimonio formado por Crisanto Córdova -pequeño comerciante- y Pascuala Muñoz. Su familia se trasladó en 1802 a San Vicente, donde aprendió las primeras letras. Su educación escolar fue insuficiente, razón por la que se autoinstruyó. Asistió, durante 1814, a la Escuela de Ingenieros Militares de Rionegro, regentada por el Sabio Francisco José de Caldas, donde abrazó la causa revolucionaria.

Su breve existencia lo reveló como guerrero nato, no como intelectual ni como gobernante. En 1815, el subteniente Córdova marchó bajo las órdenes del general Serviez para auxiliar al ejército patriota que luchaba en el Cauca. Su primer combate fue el del Río Palo. Por su valor, fue ascendido a teniente. Comandado por Santander y Serviez, después de la derrota en la Cuchilla del Tambo, se replegó hacia los Llanos Orientales. En Venezuela, participó en la batalla del Bajo Apure, apoderándose de la caballada de los ejércitos realistas. Allí, su mentor Serviez fue asesinado. Acusado de deserción, Córdova fue exonerado del fusilamiento. 

Llegado Bolívar a Venezuela, en 1816, lo incorporó a su estado mayor y marchó a Guayana. Por su intrepidez obtuvo el grado de capitán de caballería y fue nombrado ayudante de campo del general Carlos Soublette, Jefe del Estado Mayor General. En 1819, emprendió la Campaña Libertadora de Nueva Granada en la división comandada por José Antonio Anzoátegui. Iniciada en Venezuela, atravesó la cordillera Oriental por el Páramo de Pisba y participó en los combates del Pantano de Vargas -25 de julio- y Boyacá -7 de agosto. Informado Bolívar que Juan Sámano huía rumbo a Honda (Tolima), ordenó su persecución al general Anzoátegui y al capitán Córdova, quienes a su arribo fueron enterados que el virrey se había embarcado a Cartagena.

En 1820, Bolívar comisionó a Córdova para liquidar al ejército realista acantonado en Antioquia y la Costa Atlántica. Expulsó a Francisco Warleta y venció a Carlos Tolrá en la batalla de Chorros Blancos. Intervino en el apoderamiento de Cartagena, comandando el batallón Antioquia. Durante las campañas del sur, en 1822, Córdova se unió a las tropas del general Antonio José de Sucre acuarteladas en Ecuador, coadyuvando a la independencia de esta nación en la batalla de Pichincha. Combatió en la campaña de Pasto al general indígena realista Agustín Agualongo. En Popayán, de paso para el Perú, fue acusado de la muerte del sargento José del Carmen Valdés, por asuntos de faldas y excesos de los generales y soldados patriotas. 

Posteriormente sería absuelto. En 1824, al iniciar la campaña del Perú, bajo el mando de Sucre, Córdova exhibía el grado de general de brigada. Fue promovido a Jefe del Estado Mayor. El 6 de agosto, sus tropas vencieron en Junín al comandante español José de Canterac. En Ayacucho -"Rincón de los muertos"-, el 9 de diciembre, bajo su lema "División, de frente. Armas a discreción. Paso de vencedores", derrotó las fuerzas realistas comandadas por el virrey del Perú, José de la Serna, expulsando categóricamente al ejército colonialista español de América del Sur. En adelante sería llamado “Héroe de Ayacucho”, por su coraje y decisivo protagonismo en el campo de batalla. En Bolivia -Alto Perú- permaneció hasta 1827 al mando de las fuerzas militares, mientras se organizaba su administración. 

Concluida la conspiración del 25 de septiembre de 1828 contra Bolívar, Córdoba lo apoyó incondicionalmente y fue enviado al Cauca y a Neiva a combatir la rebelión de los generales Obando y López, quienes entorpecían los planes del Libertador contra las tropas invasoras del general Lamar establecidas en Ecuador. Córdova se rebeló contra la “dictadura” que pretendió instaurar Bolívar, organizó el “Ejército de la Libertad” en Antioquia a fin de reimponer la Constitución de Cúcuta, difundió varias proclamas, sin mayor eco, se sublevó y fracasó en su intento.

El enfrentamiento culminó el 17 de octubre de 1829, en la planada de El Santuario, cuando el General Daniel O'Leary, comandante de las fuerzas gobiernistas, ordenó al teniente coronel Rupert Hand ultimar a Córdoba quien, herido e indefenso, fue alevosamente asesinado a sablazos. El mes anterior a su inmolación le manifestó a Bolívar por escrito que, “sin renunciar al honor, no podríamos prestar nuestra aquiescencia a la continuación de un gobierno absoluto, ni al establecimiento de una monarquía, sea cual fuere el nombre de su monarca”.

 

Alejandro Gutiérrez de Piñeres

Sobre el autor

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Reflector

Gestor cultural y comunicador, Alejandro Gutierrez De Piñeres y Grimaldi expone en su columna “Reflector” anécdotas y sentimientos valiosos acerca de la Cultura Vallenata y el mundo de hoy. Un espacio idóneo para la reflexión y la memoria.

1 Comentarios


BENJAMIN BONILLA VIDAL 21-03-2020 09:18 PM

Existe una historia en la Casona de La Ladera en Popayán, según la cual Cordova en franca rebeldía contra Bolívar, decide conspirar contra el, solicitando apoyo al dueño e la Casona. Este desiste de tan "abominable" plan y niega a Cordava su apoyo. Bolivar es informado tiempo después de éste plan y es el motivador para el fin del Héroe de Ayacucho.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Un breve viaje a la historia de las apuestas

Un breve viaje a la historia de las apuestas

  ¿Alguna vez te has preguntando por qué surge la necesidad de apostar? Si analizamos con detenimiento uno de los pasatiempos más ...

La manta arrastrá: una olvidada institución de la Ciénaga bárbara

La manta arrastrá: una olvidada institución de la Ciénaga bárbara

  "No me pise la sábana, señor. Mire que la acabo de lavar… en el río". Anónimo cienaguero Al iniciar el último cuarto del s...

Los 20 atentados mortales contra Simón Bolívar

Los 20 atentados mortales contra Simón Bolívar

  El caraqueño Don Simón Bolívar no fue un santo de altar desde su propia infancia. Dados los arrestos particulares que en ciertos...

Fidalgo y los tiempos de la primera cartografía marítima de Colombia

Fidalgo y los tiempos de la primera cartografía marítima de Colombia

  Hubo una época en el que los límites de la costa caribeña eran un misterio para todo navegante. En aquel entonces, la intuición...

Algunas mujeres de Simón Bolívar

Algunas mujeres de Simón Bolívar

Referirse a estos temas tan punzantes sobre la personalidad de Simón Bolívar es algo difícil, porque varias vertientes se suceden en...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube