Historia

María Paulina Bonaparte y sus excentricidades sexuales

Arnoldo Mestre Arzuaga

30/09/2020 - 04:30

 

María Paulina Bonaparte y sus excentricidades sexuales
Retrato de María Paulina Bonaparte, hermana de Napoleón / óleo de Cristophe Fouin, palacio de Versalles.

Conocida en la historia como Paulina Bonaparte, era la hermana favorita de Napoleón. Nació en Ajaccio, Córcega, en 1781. A los 15 años no pudo resistir los encantos de un hombre de 45, con una bien ganada fama de dandy. Su madre se opuso a esta relación y le prohibió continuarla, entonces Paulina sacó a relucir su carácter y, un poco como represalia y otro poco por inspiración natural, se dedicó a mantener relaciones con la mayor parte de los integrantes del gobierno de su hermano.

Paulina era una bella y sensual mujer, que fácilmente seducía a cuanto hombre le gustara. Y como era bastante excéntrica en sus gustos, la comidilla de la corte eran los creativos juegos y roles que exigía desarrollar a sus amantes.

Sin embargo, como era costumbre por la época, los juegos de alcoba generalmente terminaban provocando consecuencias políticas, por lo que Napoleón le recomendó contraer casamiento con el general Charles Leclerc. En 1801, su marido fue destinado a la isla de Haití, para reprimir la revolución encabezada por el nativo Toussaint Louverture.

En 1802 nacería su único hijo, Dernida Luis Napoleón, quien murió dos años después. La estadía de Paulina en la Isla, en medio del caos revolucionario, no resultó aburrida, ya que se dedicó a mantener fogosos intercambios con nativos de piel oscura y con soldados del emperador, subordinados a su marido.

En una ocasión, hizo cara apuesta con una amiga, donde se definiría quien tenía más resistencia sexual, donde salió victoriosa Paulina, acostándose con un batallón de 55 soldados, todos hicieron fila ordenada, para poseerla, algunos, después de su relación, hacían fila nuevamente y repetían su hazaña.

Leclerc enfermó de fiebre amarilla y falleció el mismo año de nacimiento de su hijo.

Paulina entonces decidió regresar a París y, habiendo probado las delicias del matrimonio, rápidamente contrajo nuevo enlace. El elegido, en este caso, era el hombre más acaudalado de Italia, el Príncipe Francia, Camilo Borghese. Conociendo el inagotable apetito sexual de su hermana, Napoleón le escribió una misiva: “Ama a tu marido, haz que tu hogar sea feliz y, sobre todo, no seas frívola o caprichosa. Tienes veinticuatro años y deberías comportarte de forma madura y sensata”.

Pero Paulina no tomó en cuenta esos consejos, muy por el contrario, multiplicó sus amantes, hasta que terminó abandonando a su marido, argumentando que tenía un pene diminuto que estaba muy lejos de satisfacer sus expectativas y deseos. Por entonces, le escribió a su tío: “Preferiría haber seguido siendo la viuda de Leclerc, con unos ingresos de tan sólo 20.000 francos, que estar casada con un eunuco”.

Paulina retornó a París en 1806, y continuó con su saga de irrefrenables prácticas sexuales. Hasta que, algún tiempo después, conoció al pintor Louis Philippe Auguste Forbin, de unos 30 años, que cubría los requisitos de tamaño y vigor sexual que requería la princesa.

Pero tampoco en este caso la acompañó la fortuna, ya que a consecuencia de la hiperactividad sexual que le imponía su nuevo favorito, la salud de Paulina comenzó a decaer. Los médicos que la atendieron y su madre decidieron que el mejor tratamiento era distanciarlos, y por eso lo obligaron a alistarse en el ejército francés, para dar un sentido patriótico a su inusual vigor.

Enfadada por la decisión, Paulina decidió entonces multiplicar nuevamente su batallón de amantes, ignorando las recomendaciones formuladas por los doctores. Fueron 15 años frenéticos en los que se incorporaron a su lista, entre otros, el músico Blangini, a quien conoció en Niza. En 1810, el favorito fue el jefe del Estado Mayor de Napoleón y, luego, el actor François Talma.

En 1825, a los 44 años de edad, Paulina falleció a consecuencia de un cáncer de útero. Antes de morir, exigió ser enterrada con sus mejores prendas en el panteón familiar de quien seguía siendo su marido, Camilo Borghese, el “eunuco de pene diminuto”, donde descansaban los restos de Papas y altos dignatarios de la nobleza italiana.

 

Arnoldo Mestre Arzuaga

Sobre el autor

Arnoldo Mestre Arzuaga

Arnoldo Mestre Arzuaga

La narrativa de Nondo

Arnoldo Mestre Arzuaga (Valledupar) es un abogado apasionado por la agricultura y la ganadería, pero también y sobre todo, un contador de historias que reflejan las costumbres, las tradiciones y los sucesos que muchos han olvidado y que otros ni siquiera conocieron. Ha publicado varias obras entre las que destacamos “Cuentos y Leyendas de mi valle”, “El hombre de las cachacas”, “El sastre innovador” y “Gracias a Cupertino”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Santander y su historia

Santander y su historia

  En Santander hemos sido los primeros en Colombia, según la historia, en establecer el voto femenino, en Vélez en 1853, en fundar ...

Adiós al “Puente Laureano Gómez”

Adiós al “Puente Laureano Gómez”

El primer dirigente y político colombiano que tuvo la fabulosa idea de construir un puente, prácticamente sobre el majestuoso estuari...

Francis Drake: el pirata condecorado y la guerra de Reino Unido en el Caribe

Francis Drake: el pirata condecorado y la guerra de Reino Unido en el Caribe

  Francis Drake contrabandeó en el Caribe antes de ser reconocido por los españoles como un feroz pirata. El 24 de mayo de 1572 sal...

Policarpa y María Antonia Santos Plata, dos heroínas de la independencia

Policarpa y María Antonia Santos Plata, dos heroínas de la independencia

No puede hablarse de mujeres célebres en la historia de Colombia sin mencionar los nombres de Policarpa Salavarrieta y Antonia Santos ...

Juan Valdez, el hombre del café colombiano

Juan Valdez, el hombre del café colombiano

Durante muchos años, el colombiano más famoso fue Juan Valdez, ese personaje bigotudo, simpático y algo introvertido, quien, a cabal...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados