Historia

Factorías, negreros y mercaderes de esclavos en Cartagena de Indias

Ildefonso Gutiérrez Azopardo

21/05/2021 - 05:05

 

Factorías, negreros y mercaderes de esclavos en Cartagena de Indias
Ilustración de unos negreros inspeccionando a los esclavos / Foto: Alarmy

El comercio negrero en Cartagena generó una serie de personajes a su alrededor que de una u otra forma dependían y vivían de él: Representantes de los asentistas, empleados de las factorías, negreros. grandes y pequcílos comerciantes, intermediarios, almacenistas y depositarios. capataces, transportistas, etc.

Desde los años de la Conquista aparecen en Cartagena mercaderes de esclavos que con licencias adquiridas directamente o compradas a terceros encontraron en la ciudad un excelente mercado con precios muy por encima de lo normal debido a la abundancia de oro sacado del Cenu. Cuando las necesidades de la ciudad, de las haciendas vecinas y de las minas del interior aumentaron la demanda de esclavos, un grupo de mercaderes se apoderó del mercado abusando de los precios y provocando la queja dc los vecinos. Algunos de ellos sólo eran representantes de los verdaderos dueños de esclavos.

El sistema de Asientos trajo consigo el establecimiento de las factorías, que eran centros comerciales con su personal, tasas, almacenes y depósitos destinados al comercio de esclavos. El personal solía estar formado por un factor mayor presidente de la factoría, escribano, contable, guardas, a veces un médico o cirujano y otros auxiliares. Las funciones del factor consistían en representar con plenos poderes a los asentistas, velar por los intereses del Asiento evitando el contrabando y llevar los libros de registro que ordenaba la ley, dando cuenta de todo ello al Consejo de Indias cada dos años. Eran los factores personas de absoluta confianza de los asentistas y muchas veces allegadas a ellos. Por las amplias facultades que tenían y por los negocios que realizaban con la cobertura del comercio de esclavos se vieron enfrentados continuamente con las autoridades y cuando no envueltos con ellas en denuncias, por soborno, corrupción y contrabando.

En Cartagena, durante los Asientos Portugueses encontramos como factores a Manuel Sossa de Coutiño, hermano de asentista, y a Jorge Fernández Delvás, hijo de asentista. En el Asiento de la Compañía de Cacheu se presentaron serios conflictos entre el Gobernador Díaz Pimienta y el factor de la Compañía Gaspar de Andrede. La factoría mejor organizada fue la de la South Sea Company, pero no por eso dejó de ser acusada por sus actividades ilícitas. Las factorías tuvieron sus casas en la ciudad, así la de la Compañía de Inglaterra estuvo situada en el callejón de Santo Domingo, en propiedades de los religiosos de esa Orden, y la de la Marquesa de Valdehoyos, que en los años de 1763 introdujo unos 1.052 esclavos, en la calle que por ese motivo se llama hoy de la Factoría.

Durante los Asientos Portugueses y al amparo de los navíos negreros llegaron a Cartagena, como marinos o cargadores, numerosos portugueses que se quedaron en la ciudad y valiéndose de su paisanaje con los empleados de las factorías se establecieron, dedicándose por su cuenta al comercio de esclavos. A estos negreros les unía también entre sí su simpatía o pertenencia a la religión judía, por lo que muchos de ellos fueron acusados y enjuiciados por el Tribunal de la Inquisición. Por la cuantía de sus negocios y actividades comerciales han sido considerados como los impulsores de la economía cartagenera en las primeras décadas del siglo xvii. Prototipo y caudillo de este grupo de negreros portugueses judaizantes fue Jorge Fernández Gramaxo, factor también del asentista Reinel. Además del negocio de esclavos poseía finca y haciendas y aunque se le acusaba de fraude y de contrabando de esclavos llegó a tener un gran prestigio en la ciudad, siendo amigo del Presidente de la Real Audiencia> del obispo de Cartagena y sobrestante de las fortificaciones de la plaza.

El comercio de esclavos también pasaba por las manos de los grandes comerciantes al por mayor; considerándose como tales los que compraban partidas de más de veinte esclavos para después distribuirlos entre los minoristas o enviarlos a otros mercados del interior, y. g., Popayán. En los años 1698-1700 aparecen en las cuentas de la Compañía de Cacheu diecisiete de estos comerciantes, comprando más de 20 esclavos, siete adquiriendo más de 50 y dos más- de 100. Entre 1715-1718 su número se redujo a doce, disminuyendo hasta 1738, en que progresivamente el comercio de esclavos se concentró en muy pocas manos. Muchos de ellos eran vecinos de Cartagena, como el capitán Alonso López de Ayala, don Martín José de Sanz, Diego Gómez Hidalgo; destacándose como los más grandes comerciantes de este ramo el conde de Santa Cruz y su mujer y el capitán Alonso Gil, vinculado este último a los negocios del Asiento Inglés.

Otro tipo de comerciantes de esclavos eran los llamados «mercaderes de la carrera» o «comerciantes en ropas de Castilla», quienes viajaban con algunos esclavos comprados en Cartagena y los revendían, menudeándolos por dondequiera que iban vendiendo sus mercancías.

También vivían del negocio de esclavos los «Depositarios». Se adquiría este cargo mediante el pago -de una fuerte suma de dinero y tenía bajo su custodia los esclavos pendientes de algún pleito o en situación irregular hasta que se entregaban a su dueño o se ponían al servicio de la Corona. Por alimentación y cuidados cobraban una retribución por cada esclavo, obteniendo mediante este medio buenas ganancias.

 

Ildefonso Gutiérrez Azopardo

Universidad de los Andes-Bogotá  

Acerca de esta publicación: el artículo “ Factorías, negreros y mercaderes de esclavos en Cartagena de Indias ” de Ildefonso Gutiérrez Azopardo, corresponde a un capítulo de un ensayo académico publicado anteriormente bajo el título: “ El comercio y mercado de negros esclavos en Cartagena de Indias (1533-1850) ” por el mismo autor.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La guerra de la Sandía: un conflicto inesperado entre EEUU y la Nueva Granada

La guerra de la Sandía: un conflicto inesperado entre EEUU y la Nueva Granada

  Memorables fueron los diferentes acontecimientos que derramaron sangre entre panameños y norteamericanos, e incalculables los dañ...

La muerte de Pablo Escobar

La muerte de Pablo Escobar

  Pablo Escobar Gaviria, en 1993, era uno de los hombres más famosos y ricos del mundo. Conocido por sus cercanos y la prensa como e...

El tabaco: una historia americana

El tabaco: una historia americana

  Una de las costumbres más antiguas de la humanidad es el hábito de fumar. Desde tiempos remotos el hombre ya tenía la costumbre ...

La influencia de EEUU en la independencia de las naciones de América Latina

La influencia de EEUU en la independencia de las naciones de América Latina

La independencia de las colonias inglesas en Norteamérica y el nacimiento de los Estados Unidos es uno de los acontecimientos históri...

Música, instrumentos e intérpretes musicales en los buques a vapor del río Magdalena.

Música, instrumentos e intérpretes musicales en los buques a vapor del río Magdalena.

  Evidentemente, un buque es una ciudad, un mundo, y los buques del río Magdalena eran, en aquellos tiempos, una prolongación de Ba...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados