Historia

El estrecho de Magallanes: breve historia del hallazgo por los europeos en el siglo XVI

Redacción

01/11/2021 - 04:50

 

El estrecho de Magallanes: breve historia del hallazgo por los europeos en el siglo XVI
Una representación del estrecho de Magallanes / Foto: créditos a su autor

 

El descubrimiento del territorio magallánico constituyó una consecuencia indirecta de la búsqueda del paso oceánico que debía poner en contacto a Europa con las naciones del Levante, China, Japón, la India y especialmente con las Molucas, famosa tierra de la especiería.

Afanosa la España imperial por ganar a su rival, el reino de Portugal, la carrera hacia las Indias y con ella el monopolio del comercio de las especias, el rey Carlos, futuro emperador, capituló en 1519 con el marino portugués Fernao de Magalhaes, luego conocido como Fernando de Magallanes, el descubrimiento de un paso hacia el oriente a través del nuevo continente descubierto escasos años antes por Colón. Apertrechada y dispuesta la flota magallánica, compuesta de cinco naves, zarpó del puerto de San Lúcar de Barrameda el 2 de septiembre de 1519.

Tras un viaje lleno de azares e incidencias, la nao capitana Trinidad embocaba al fin el día 21 de octubre de 1520 el estrecho que el Almirante denominó posteriormente "de Todos los Santos", y que la posteridad justicieramente habría de rebautizar con el nombre de su insigne descubridor. Había sido descubierto Chile y con tan fausto suceso nacían a la Geografía y a la Historia de los pueblos la "Tierra de los Patagones" y la "Tierra de los Fuegos", vale decir, los dos componentes de la Región Magallánica de hoy.  

Magallanes reconoció someramente el paso descubierto, tocó tierra en la bahía Fortescue, sobre la costa sudoccidental de la península de Brunswick, en donde el capellán de la expedición rezó la primera misa en Chile, y, entonces, probablemente, tomó posesión del territorio a nombre del rey de España. A los pocos días completó el recorrido del Estrecho, penetrando en el océano que bautizó "Pacífico" y que cruzó en medio de grandes privaciones y penurias, arribando a las ansiadas islas de las especias en 1521, hallando la muerte en una de ellas. Uno de sus tenientes, el piloto vasco Juan Sebastián Elcano, completaría el periplo y con él el primer viaje de circunnavegación del globo llegando a España en 1522, tres años después de la partida, cargado de especias y con sólo una nave y dieciocho hombres.

El segundo navegante en pasar por el Estrecho fue el comendador Frey García Jofré de Loayza al mando de una expedición cuyo destino eran las Malucas (1526). Tras Loayza, y descontado el misterioso paso del navegante portugués Joao Affonso hacia 1527-30, arribó en 1535 otro lusitano, el caballero Simón de Alcazaba, quien había obtenido del Emperador el privilegio de poblar las tierras del Estrecho. Esta fue la primera concesión real con la que se establecía jurisdicción sobre la Patagonia y el Estrecho. Impedido por lastormentas de penetrar profundamente en el paso interoceánico, lo abandonó dirigiéndose a las costas del Chubut en donde terminó muriendo asesinado por sus hombres amotinados.

Muerto Alcazaba y vacantes las tierras por él pretendidas, el Emperador Carlos V las adjudicó en 1536 a Francisco de Camargo. Su gobernación se denominó "Provincia del Estrecho" y comprendía desde el grado 36 hasta el estrecho de Magallanes entre mar y mar. De esta manera, por vez primera. la totalidad del territorio que posteriormente habría de conocerse con el nombre de Patagonia pasaba a integrar una concesión real. Tampoco Camargo tuvo fortuna con su concesión; salida la expedición recién en 1539, embocó el Estrecho en enero de 1540, estrellándose la nave capitana en las costas de la Primera Angostura. Esta trágica circunstancia señaló de hecho, con pena y sin gloria, el fin de la expedición y de la concesión. De ella, con todo, derivaría uno de los orígenes del mito más sostenido de la historia patagónica, el de la existencia de la Ciudad de los Césares, pues se atribuyó su fundación a los náufragos sobrevivientes, quienes con posterioridad se habrían encaminado hacia la cordillera de los Andes, para establecerse junto a un gran lago. Tras el infortunio de Camargo debieron pasar cuarenta años antes que nuevas naves aparecieran en el paso magallánico procedentes del Atlántico.

Por la misma época en que fracasaba Camargo, un capitán animoso. audaz y visionario, Pedro de Valdívia, obtenía del Presidente Pacificador del Perú, Licenciado Pedro de la Gasea, la gobernación de la Nueva Extremadura y Provincias de Chile. Como el conquistador había conseguido también, por cesión de su asociado Pedro Sancho de Hoz, los títulos sobre las tierras situadas al sur del estrecho de Magallanes, se empeñó en obtener la ampliación de los términos de su jurisdicción desde el grado 41 donde terminaban, hasta el mencionado paso de mar. En tanto procuraba conseguir tal merced del Emperador, despachó al sur al marino Francisco de UlIoa con encargo de recorrer el Estrecho y las tierras que pretendía incorporar a su gobierno. UlIoa no logró dar cumplimiento al encargo, pues se extravió en el laberinto del archipiélago patagónico, pero sí pudo hacerlo uno de sus capitanes, Hernando Gallego. Fue ésta la primera expedición que penetró por el indicado paso desde el occidente (1553).

Muerto Valdivia antes de ver cumplido su deseo, tocó a su sucesor Jerónimo de Alderete recibir la gobernación de la Nueva Extremadura, ampliada hasta el Estrecho y allende este paso hasta el Polo Antártico (1555). Quedaba así, por una parte, definido clara y precisamente el ámbito territorial del nuevo país que se formaba y, por otra, consolidado el dominio del gobernador de Chile sobre los territorios de la Patagonia y Tierra del Fuego hasta el Polo. De allí arrancan los títulos nacionales a las regiones australes del continente.

Fallecido Alderete, el rey confió la gobernación de Chile a García Hurtado de Mendoza, en la misma forma y términos que a aquél, de idéntica manera como habría de ocurrir después con sus demás sucesores. Uno de los primeros actos del nuevo gobernante, fue el de encomendar al capitán Juan Ladrillero el reconocimiento, la exploración y toma de posesión del Estrecho y de sus tierras aledañas.

 

Fuente: Breve historia de Magallanes, de Mateo Martinic. Ediciones de la Universidad de Magallanes. 2002. Páginas 23-27.

1 Comentarios


Arturo Javier Guzmán Badel 01-11-2021 04:10 PM

Una expedición ambiciosa, cuyos objetivos colosales constituyeron la segunda fase de la meta de la España imperial, luego de los viajes de Colón, de lograr una ruta marítima propia a los legendarios reinos de cipango y catay como a las islas de las especias Tidore, ternate, las molucas e Indonesia. Gracias entre otras al tratado de Tordecillas que merece a Alejandro VI dividió el mundo entre los dos reinos ibéricos. Desafortunadamente Fernando de Magallanes murió a manos del líder tribal Lapu Lapu en una escaramuza en que el teatro de operaciones estaba lejos de la artillería. Para llegar hasta allá el Almirante Portugues le toco enfrentar la deserción y averia de algunas naves hasta el amotinamiemto de sus propios hombres. El Emperador Carlos recibió personalmente y recompensa a los 18 sobrevivientes comandados por Elcano, despues de 3 años de haber partido de San Lucar de Barrameda Hoy el buque insignia de la Armada Real en honor de esa gesta se llama Sebastián Elcano.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La Patria boba: resumen de un periodo confuso

La Patria boba: resumen de un periodo confuso

  La Patria Boba es el periodo histórico de Colombia que se inicia con el grito de independencia de Santa Fe de Bogotá el 20 de jul...

Los olvidados piratas de raza negra

Los olvidados piratas de raza negra

La imagen gráfica que tenemos de la piratería caribeña, aquella que vivió su esplendor entre principios del siglo XVI y finales del...

El Partido Conservador: “el bobo del pueblo”

El Partido Conservador: “el bobo del pueblo”

  Este fue el calificativo que le dio el doctor Laureano Gómez Castro al Partido Conservador, del cual era su máximo jefe a comienz...

La Zona Bananera del Caribe colombiano antes de la masacre de 1928

La Zona Bananera del Caribe colombiano antes de la masacre de 1928

En la historia política y social de Colombia existen muchos hechos que marcan de manera profunda la conciencia de sus habitantes, prim...

Las reservas indígenas en Norteamérica: huellas de un exterminio

Las reservas indígenas en Norteamérica: huellas de un exterminio

Los dueños primarios del territorio estadounidense, los americanos nativos o indios, fueron sometidos durante siglos a un proceso de d...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados