Historia

La historia del primer Mundial de fútbol organizado en Uruguay en 1930

Verónica Salas

14/11/2022 - 06:35

 

La historia del primer Mundial de fútbol organizado en Uruguay en 1930

 

La idea de un Mundial de fútbol -así como lo conocemos hoy en día- puede resumirse a una fecha memorable. El mismo día que se funda la FIFA, el 21 de mayo de 1904, el francés Robert Guerín propuso que en los estatutos se imponga un artículo que especificara la obligación de que todas las naciones afiliadas se midan en un torneo que se disputaría cada cuatro años.

En aquel entonces la FIFA no era un ente sólido, por lo tanto, se decidió en 1905 que el fútbol participara como una de las disciplinas olímpicas a partir de 1906. Hubo que esperar hasta 1920 para que, en Amberes, cuando la FIFA presidida por Jules Rimet reunió a los adeptos para la causa del torneo, aprovechando la ocasión de los Juegos Olímpicos.

Luego de tres convenciones en Barcelona, en Zúrich y en Ginebra, la decisión final de organizar la Copa del Mundo de Fútbol se definió en 1928 en Amsterdam, para que profesionales y novatos compitieran en igualdad de condiciones en un torneo internacional.

Un año más tarde en el congreso del 18 de mayo, en Barcelona se confirmaron los últimos detalles y la sede. Había un factor fundamental, el presidente Jules Rimet estaba interesado, luego de la primera Guerra Mundial, en sacar el centro de la atención de Europa. La Copa del Mundo tendría como fin promulgar la unión de las naciones y traer la paz.

Las posibles sedes eran Uruguay, Italia, Hungría, Holanda, España y Suecia. Como los uruguayos tenían el apoyo de los americanos, los últimos cuatro países retiraron su postulación para ceder los votos en favor de la candidatura de Italia. Pero el gran discurso del delegado argentino Adrián Béccar Varela, quién se pronunciaba a favor de Uruguay, hizo que Italia también retirara su candidatura.

Entonces fue cuando Jules Rimet obligó a un concurso de antecedentes del cual salió victorioso Uruguay gracias a sus dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928; además se cumplía el Centenario de la Nación sudamericana. Era una buena ocasión para alejar el foco de atención de Europa que venía de la Primera Guerra Mundial.

Boicot europeo

Aquel congreso de 1929 no terminó del todo bien. Confirmada la sede, los otros cinco países postulados se retiraron y no participaron de la Primera Copa del Mundo; además, intentaron boicotear el certamen. La FIFA, en cambio, matiza en su web que la decisión de varios europeos de no participar la producía el contexto: “Europa se encontraba en plena crisis económica. La participación en el Mundial significaba para los europeos no sólo una larga travesía marina, sino también que los clubes tendrían que prescindir de sus mejores jugadores durante dos meses”.

En aquella época al Mundial se llegaba por invitación. La fecha de inscripción cerraba el 30 de abril de 1930 y ningún seleccionado europeo se había inscripto. El boicot europeo comenzaba a actuar con un sin fin de excusas que comprendían el largo viaje y los altos costos, la crisis mundial por la caída de la Bolsa de Nueva York, algunas afirmaciones de que las costas uruguayas eran “tierras inaccesibles” y, como diría el entrenador español, José Maria Mateos, el viaje era “impracticable” por el perjuicio que tendrían los clubes al prestar a sus futbolistas ya que se perderían los primeros partidos de la Liga.

Sin embargo, Uruguay ofreció pagar los viajes y las estadías de todas las delegaciones para que no faltara ninguna. Incluso se habló de una compensación económica a los clubes para que cedieran a sus jugadores. Pero algunos seleccionados pidieron hasta 15.000 dólares por jugador. Algo insostenible para la época, como comparativa basta decir que la Copa Jules Rimet tenía ese valor.

Sólo cuatro seleccionados europeos embarcaron. Yugoslavia concurrió a bordo del Florida, un pequeño barco de correos. Francia no pretendía participar, pero como Jules Rimet era francés, fueron obligados. Rimet recuerda: “La misma Asociación Francesa, a pesar de mis oficiocidades, había decidido abstenerse de participar. La razón aludida fue la imposibilidad de reunir catorce o quince jugadores capaces de representar dignamente al fútbol francés”.

También se sumaron Bélgica y Rumania, que viajaron en el mismo barco. Rimet había ido a Bucarest para convencer al Rey Carol de la participación rumana y el mismo rey eligió a los integrantes del seleccionado y costeó los gastos de la plantilla. Además, el rey intercedió por los convocados ya que los rumanos en su mayoría eran empleados de una petrolera inglesa, la cual no les permitía dejar su trabajo para viajar al Mundial debido a que Inglaterra no concurría.

El sorteo se realizó cuando todos los países participantes desembarcaron a tierra uruguaya, ya que debido al boicot se quería tener absoluta seguridad de que todos los conjuntos sorteados participarían. Se sumaron Estados Unidos, Brasil, México, Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia y Perú. Finalmente, el 13 de julio de 1930 se dio comienzo a la Primera Copa del Mundo de Fútbol, en Montevideo.

El Trofeo

La Copa Jules Rimet, fue creada en 1929 por el escultor francés Abel Lafleur. Medía treinta y cinco centímetros de altura, pesaba cuatro kilos de oro macizo sobre una base de piedras semipreciosas. La estatuilla representaba a la diosa de la victoria, tenía una mujer alada llevando con sus manos al cielo y sobre la cabeza, un vaso octogonal en forma de copa. En la base había una placa de oro con el nombre del trofeo y los nombres de las asociaciones ganadoras de los Mundiales.

En el torneo participaron 13 selecciones nacionales (12 invitadas más el organizador), divididas en 4 grupos: 3 grupos de 3 equipos y un grupo de 4 equipos. Los primeros dos encuentros en la historia de la Copa Mundial tuvieron lugar simultáneamente el 13 de julio, fecha en la que Estados Unidos se impuso a Bélgica por 3:0, mientras que Francia superó a México por 4:1. El primer tanto de la competición fue anotado por el jugador francés Lucien Laurent.

Las selecciones de Argentina, Estados Unidos, Uruguay y Yugoslavia accedieron a las semifinales tras imponerse en sus respectivos grupos. En la final, el anfitrión Uruguay venció a Argentina por 4:2, ante más de 68 000 espectadores, ganando su primer título mundial organizado por la FIFA.

 

Verónica Salas

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Cayayá, un veterano de la guerra de Corea

Cayayá, un veterano de la guerra de Corea

Todo comenzó mucho antes, pero deseo situar el punto de partida de esta historia el día 25 de junio de 1950, cuando las tropas de Cor...

El tabaco: una historia americana

El tabaco: una historia americana

  Una de las costumbres más antiguas de la humanidad es el hábito de fumar. Desde tiempos remotos el hombre ya tenía la costumbre ...

Cimarronaje y palenques: el sueño de una completa libertad

Cimarronaje y palenques: el sueño de una completa libertad

  Se le llama cimarrón a toda persona que rechazando la esclavitud escapa de sus amos y se interna en la selva, en las montañas e...

La búsqueda de la ruta de las especias durante el imperio español

La búsqueda de la ruta de las especias durante el imperio español

  Además de ser la primera navegación alrededor del mundo, el conocido viaje de Magallanes y Elcano (1519-1522) supuso para los esp...

Simón Bolívar visto por sus contradictores

Simón Bolívar visto por sus contradictores

Una de las personalidades más polémicas de la historia latinoamericana es Simón Bolívar (1783-1830); su procedencia social, su form...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados