Literatura

Siguen diciendo que soy culpable

Carlos César Silva

17/04/2013 - 11:55

 

Ustedes siempre prefirieron a Lucho sobre mí. Por eso no se disgustaban cuando él despertaba a medianoche a cagarse al lado de sus camas, mientras que a mí solían gritarme en la cara que era un resentido social, solo porque tenía un tatuaje del Ché Guevara en el hombro derecho.

Yo les advertí de manera anticipada sobre mi engorrosa situación con Lucho. Pero no me prestaron atención, creyeron que estaba molestando como aquella vez que llegué a la casa diciendo alegremente: “Familia, he sido fichado para jugar en las inferiores del Ajax de Holanda”.

De verdad no pretendía continuar soportando, por ejemplo, que Lucho se comiera mi almuerzo siempre que me lo guardaban tapado en la mesa o que Lucho saboteara los ensayos de mi banda de Rock con su bailar satírico.

Maira fue la única que trató de preocuparse. Cierto día, al notar lo enojado que yo andaba, después de uno de mis usuales tropiezos con Lucho, me recomendó:

—Ten un poco de paciencia y procura sobrellevar a Lucho.

—Esto se me ha salido de las manos, ahora es Lucho o soy yo— le contesté sin titubeos.

Los limites -no es un secreto- reflejan la impotencia. Y la impotencia es un estado en el que nada bueno concurre. Apenas me enteré por la radio de lo que andaban buscando los turistas italianos, me hallé ante una oportunidad enorme, indigna conmigo mismo de perder.

De modo que construí a espaldas de ustedes un pequeño plan, el cual Maira casi perturba. Cuando yo estaba abandonando la casa en compañía de Lucho, Maira me abordó y me tocó explicarle que íbamos al parque a dar un paseo, un paseo de paz y reconcilio.

Al principio ella se mostró incrédula. Luego cambió de semblante y acariciándole la cabeza a Lucho, quien permaneció en silencio durante la escena, me dijo:

—Al fin pones algo de tu parte. Anda, y ten cuidado, ya sabes cómo es Lucho de inquieto.

A continuación todo salió según lo planeé. Los turistas italianos me esperaron en un bar cercano a la playa. Ellos eran un matrimonio joven, y tenían prisa, en pocas horas debían tomar un avión de vuelta a su país.

Al presentarles a Lucho quedaron fascinados. A través de su español difuso, dijeron o comprendí que dijeron, que Lucho era justo lo que necesitaban.

Entusiasmados, me dieron cien euros, que era más de lo que habían ofrecido por los medios de comunicación y que utilicé para renovar mi armario, pues Lucho había sepultado en el jardín casi toda mi ropa.

Durante el desarrollo de los hechos, vi en Lucho algo de nostalgia. Imaginé que estaba entendiendo lo que ocurría, y que no deseaba separarse de ustedes.

Por un instante me apiadé de él -aunque jamás pretendí arrepentirme de lo que hacía- sentí que Lucho era un triste inocente y quise echarme a llorar. Pero cuando Lucho se marchaba con los turistas italianos, quienes acababan de perder a un cachorro como él bajo las llantas de un autobús y no querían volver a Milán sin ese regalo de bodas de un amigo muy apreciado, empezó a mover la cola con galantería, sus zancadas asumieron un estilo jovial, me miro, me hizo una mueca y se puso a reír. Descubrí, entonces, dos cosas:

Primero: Así como yo descansaba de Lucho, Lucho descansaba de mí.

Y segundo: Asombrosamente Lucho también descansaba de ustedes.

Así que opté por despedirme de Lucho gritándole:

— ¡Lucho, desagradecido!

 

 

Carlos Cesar Silva

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Daniela

Daniela

Esta mañana encontré un cuaderno de apuntes que creía perdido. En la última página estaba escrito un número. Abajo decía Daniela...

Yolima

Yolima

  La ciudad siempre está tranquila, aunque ocurran muchas cosas. Me gusta vivir aquí. Hace mucho tiempo que todas las personas camb...

Claribel Alegría y Nicanor Parra: poesía de lo cotidiano

Claribel Alegría y Nicanor Parra: poesía de lo cotidiano

  La aventura colectiva que une voces poéticas de ambas orillas del Atlántico, de la que forma parte Panorama Cultural y que hemo...

Décimas a Calixto Ochoa, de José Atuesta Mindiola

Décimas a Calixto Ochoa, de José Atuesta Mindiola

  Calixto Ochoa Campo nació el 14 de agosto de 1934 en Valencia de Jesús (corregimiento de Valledupar) y falleció en Sincelejo en ...

Ni brujas, ni hechiceros

Ni brujas, ni hechiceros

La diversidad cultural es una de las guardas de la civilización, el hecho de que siempre haya un enfoque alternativo garantiza la disp...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Sutil anecdotario sobre la familia García Márquez (1)

Eddie José Dániels García | Literatura

La Junta, la tierra de Diomedes Díaz

Alcibiades Nuñez | Turismo

Cuento: La leyenda de Isabel Báthory

Carlos César Silva | Literatura

Aproximación a la definición del Arte

Eduardo Vásquez | Artes plásticas

Magangué, la capital de los ríos en Colombia

David Ernesto Arias Silva | Turismo

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados