Literatura

Evocando el colegio, de Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

15/05/2013 - 13:00

 

El 15 de agosto se celebra en Colombia el día del maestro, de los catedráticos y profesores. Es para todos la ocasión de reflexionar sobre la valiosa y valiente tarea a la que se confrontan estos “constructores” de ciudadanos responsables y pensantes.

Para esta ocasión, publicamos el poema “Evocando el colegio”, escrito por el escritor cesarense Diógenes Armando Pino Ávila y que indaga en la dignidad de una profesión generosa que busca la transferencia del saber.

 

Evocando el colegio

I

Los que nacimos el siglo pasado,

Dios! de eso hace ya una eternidad,

Al colegio íbamos uniformados

Encontrando siempre alguna novedad.

 

El algebra la aprendíamos con Baldor

Emborronando libretas al granel,

Y con la ortografía vivíamos el fragor

De una guerra enorme y sin cuartel.

 

Aún recuerdo al simpático Carreño

Ese que con tino, nos dio la urbanidad

Y cuanto agradezco  ese gran empeño

 

De tan buenos maestros, en mi escolaridad,

Los que me hicieron perder ratos de sueño

Enseñándome a ser hombre justo y de paz.

 

II

Maestros que enseñaban ser rectos y honestos

Que mostraban el camino de la vida a seguir

Inculcando normas de moral con el ejemplo

Entre el bien y el mal nos pusieron a discernir

 

Fidias y Raquis alborozaron nuestra mente

Y el hermoso diálogo escrito por  Platón,

También estuvo Darwin soltando su torrente

Con discurso novedoso biología y evolución.

 

Nos visitaron Lenin, Engels, Marx y Mao

Controvirtiendo el esquema capitalista

Vino Bakunín contra Dios y El Estado.

 

El Che y Fidel con doctrinas comunistas

En las clases también nos asediaron

Impulsando teorías de orden guerreristas.

 

III

Entre materialismo histórico y dialéctica

Se dieron más de una sana discusión

Permitiendo una formación ecléctica

Que iluminara nuestra joven razón.

 

IV

Personajes gratos el aula visitaron:

Poe, Dostoyevski, Flaubert y Tolstói

Borges y Benedetti el alma nos tocaron

Y con sus lecturas incendiaron la pasión

 

Irrumpió Gabo y su magia macondiana

Alborotando fantasía sin ninguna duda

Hubo felicidad en éxtasis rayana

 

Cuando desde el sur se nos vino Neruda

Con versos de amor y de luz meridiana

Escritos con pasión por su virtuosa pluma.

 

Diógenes Armando Pino Ávila


Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El puzzle de la historia o el aroma a trópico de Jorge Eliécer Pardo (Parte 5)

El puzzle de la historia o el aroma a trópico de Jorge Eliécer Pardo (Parte 5)

Tradición oral El exilio y su regreso a la boca del camino que no tenía huellas y moviéndolo por ríos y laderas en busca de su pas...

Décimas: Mariangola, mi bella tierra sonora

Décimas: Mariangola, mi bella tierra sonora

El poeta José Atuesta Mindiola dedica a su tierra natal, Mariangola, unas décimas que exaltan su esencia musical y transportan a los ...

Sueño de Gabriel García Márquez, poeta y periodista

Sueño de Gabriel García Márquez, poeta y periodista

La tarde de un martes de diciembre de 1931, mientras tomaba una siesta en el sillón de bordados de sus tías, después de un cipote al...

Relato: En cenizas

Relato: En cenizas

Dormía tranquilamente. Sus sentidos despegados de la realidad. Se había tomado unas pastillas para descansar más de lo habitual. Par...

El olor a libro nuevo (que se volvió perfume)

El olor a libro nuevo (que se volvió perfume)

  El aroma de un libro recién impreso es el mejor del mundo”, Karl Lagerfeld Los que aman los libros lo saben. Sólo pueden esta...

Lo más leído

La magia de Escalona

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

De música africana a champeta

Luis Gerardo Martínez Miranda | Música y folclor

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La venezolanización de la opinión colombiana

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube