Literatura

Evocando el colegio, de Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

15/05/2013 - 13:00

 

El 15 de agosto se celebra en Colombia el día del maestro, de los catedráticos y profesores. Es para todos la ocasión de reflexionar sobre la valiosa y valiente tarea a la que se confrontan estos “constructores” de ciudadanos responsables y pensantes.

Para esta ocasión, publicamos el poema “Evocando el colegio”, escrito por el escritor cesarense Diógenes Armando Pino Ávila y que indaga en la dignidad de una profesión generosa que busca la transferencia del saber.

 

Evocando el colegio

I

Los que nacimos el siglo pasado,

Dios! de eso hace ya una eternidad,

Al colegio íbamos uniformados

Encontrando siempre alguna novedad.

 

El algebra la aprendíamos con Baldor

Emborronando libretas al granel,

Y con la ortografía vivíamos el fragor

De una guerra enorme y sin cuartel.

 

Aún recuerdo al simpático Carreño

Ese que con tino, nos dio la urbanidad

Y cuanto agradezco  ese gran empeño

 

De tan buenos maestros, en mi escolaridad,

Los que me hicieron perder ratos de sueño

Enseñándome a ser hombre justo y de paz.

 

II

Maestros que enseñaban ser rectos y honestos

Que mostraban el camino de la vida a seguir

Inculcando normas de moral con el ejemplo

Entre el bien y el mal nos pusieron a discernir

 

Fidias y Raquis alborozaron nuestra mente

Y el hermoso diálogo escrito por  Platón,

También estuvo Darwin soltando su torrente

Con discurso novedoso biología y evolución.

 

Nos visitaron Lenin, Engels, Marx y Mao

Controvirtiendo el esquema capitalista

Vino Bakunín contra Dios y El Estado.

 

El Che y Fidel con doctrinas comunistas

En las clases también nos asediaron

Impulsando teorías de orden guerreristas.

 

III

Entre materialismo histórico y dialéctica

Se dieron más de una sana discusión

Permitiendo una formación ecléctica

Que iluminara nuestra joven razón.

 

IV

Personajes gratos el aula visitaron:

Poe, Dostoyevski, Flaubert y Tolstói

Borges y Benedetti el alma nos tocaron

Y con sus lecturas incendiaron la pasión

 

Irrumpió Gabo y su magia macondiana

Alborotando fantasía sin ninguna duda

Hubo felicidad en éxtasis rayana

 

Cuando desde el sur se nos vino Neruda

Con versos de amor y de luz meridiana

Escritos con pasión por su virtuosa pluma.

 

Diógenes Armando Pino Ávila


Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“A un amor intermitente” y otros poemas de Luis Carlos Ramírez

“A un amor intermitente” y otros poemas de Luis Carlos Ramírez

Después del libro “El prisionero de Zenda”, de Sir Anthony Hoppe Hawkins, que tardé un par de meses en leer, tropezando con el su...

La estética del libro

La estética del libro

Es probable que pocos sepan quién es Julio Ramón Ribeyro. Este peruano, admirado por varios de los protagonistas del Boom latinoame...

Álvaro Mutis, una sentida despedida entre amigos

Álvaro Mutis, una sentida despedida entre amigos

Sin terminar de sobreponernos del todo del inmenso dolor que nos produce la partida del maestro Álvaro Mutis quisiéramos evocar como ...

Literatura, política y terror en el México del siglo XXI

Literatura, política y terror en el México del siglo XXI

Siempre he dicho que a México se le conoce y se le entiende mejor por su literatura que por la ensayística o la información period...

Un artista del trapecio, el cuento breve de Franz Kafka

Un artista del trapecio, el cuento breve de Franz Kafka

  Un artista del trapecio —como todos sabemos, este arte que se practica en lo más alto de las cúpulas de los grandes circos, es ...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La incertidumbre educativa del pueblo Chiriguanero

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

La Ciencia y el Vallenato

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados