Literatura

Evelio Rosero: “Una obra se escribe palabra por palabra”

Johari Gautier Carmona

26/06/2013 - 12:00

 

Evelio Rosero en el Banco de la República (Valledupar)El caso de Evelio Rosero es el espejismo de un gran número de escritores colombianos consagrados a nivel internacional.

Reconocido en España con algunos de los premios más prestigiosos (Premio Tusquets), y editado por algunas de las editoriales más importantes de la lengua española (entre ellas, Anagrama y Planeta), Evelio Rosero reconoce una cierta dificultad a la hora de encontrarse con sus lectores en su país de origen.

Estas impresiones se hicieron patentes en la conferencia organizada en el Banco de la República de Valledupar este mes de junio. “Los escritores que escriben en la capital o fuera del país estamos desligados a Colombia –expresó Evelio Rosero–. No hay índices altos de lectura en Colombia”

El sentimiento de desconexión en su propio país es una imagen poderosa que motiva a la reflexión. ¿Para quién se escribe? ¿Y qué motiva a narrar historias cuando la audiencia termina siendo mayoritariamente extranjera o internacional?

Sobre esas cuestiones el autor no quiso indagar, pero quedó patente el vínculo indisociable del escritor y del lector. No existe el primero sin el segundo, y viceversa. Y esa problemática implica siempre un cuestionamiento sobre qué historias contar y en qué momento.

Desde el punto de vista del autor, la educación tiene una responsabilidad enorme en los hábitos de lectura. La inquietud por los libros y el deseo de descubrir nuevas historias no puede crecer con un sector educacional anticuado e insulso. De ahí la necesidad de encontrar nuevas estrategias que inciten positivamente a la lectura.

“En los colegios se enseña a descreer en la lectura, a ver la lectura como algo aburrido”, expresó Evelio con una evidente expresión de inconformidad antes de señalar una deriva preocupante causada por el excesivo protagonismo de la televisión: “Colombia es un país donde la palabra novela es sinónimo de telenovela –manifestó y enseguida añadió–: los lectores de nuestro país son como una secta”.

Ante unos índices de lectura tan poco elevados, el autor trata de buscar una forma multiplicar el interés. Según él, la promoción de autores como Julio Verne, Shakespear o Cervantes puede ser una forma de atrapar definitivamente a un lector.

En cuanto a la relación de Evelio Rosero con el mundo de las letras, descubrimos a un hombre que quiso dedicarse a tiempo completo a la escritura desde muy temprano. “La novela requiere la mañana, la tarde y la noche –manifestó–. Por eso, admiro a los escritores que, además, son profesores o periodistas”.

En su viaje a Europa (donde pudo conocer las ciudades de París y Barcelona), el escritor descubrió una realidad difícil pero necesaria que le ayudó a recrear algunas historias como la de “Juliana los mira” (Anagrama, 1985). Sus cuatro años de estadía en Barcelona fueron especialmente buenos y marcados por una experiencia en una editorial en la que trabajó de negro: plagiando enciclopedias. “Así trabajábamos los latinoamericanos”, expresó Evelio con ironía.

Acerca de los concursos, el autor aconsejó no caer en la trampa de la participación por necesidad económica (aunque él mismo cayó alguna vez en ella) y sugirió presentar una obras que respondan a un verdadero esfuerzo literario e intelectual.

”Los jóvenes quieren ser famosos enseguida y ese entusiasmo está bien –expresó Evelio–. Pero el arte literario requiere tiempo. Una obra se escribe palabra por palabra”.

 

Johari Gautier Carmona

Para PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ocho poemas para conocer a Giovanny Gómez

Ocho poemas para conocer a Giovanny Gómez

Giovanny Gómez nació en Bogotá (Colombia) en 1979. Fundador y director de la Revista de Poesía “Luna de Locos”, en Pereira, di...

Del sueño y sus pesadillas, de Johari Gautier Carmona o el infierno de las pateras

Del sueño y sus pesadillas, de Johari Gautier Carmona o el infierno de las pateras

En los últimos años, he vivido de cerca el drama de los inmigrantes clandestinos que tratan de pasar el túnel de La Mancha arriesg...

Alberto Ángel Montoya, el insigne poeta aristocrático

Alberto Ángel Montoya, el insigne poeta aristocrático

Más de dos minutos demoró la crema y nata de la sociedad bogotana aplaudiendo de pie y con gran alborozo el bellísimo soneto, en ver...

Se llamaba Matilde Espinosa

Se llamaba Matilde Espinosa

El 25 de mayo de 2010 se cumplió el primer centenario del nacimiento de Matilde Espinosa, gran señora de la poesía colombiana y pr...

El relato de un perdedor

El relato de un perdedor

Son las tres de la tarde y Beto*[1]no ha almorzado. Lleva tres horas de estar estirando el malogrado acordeón que permanece estampado ...

Lo más leído

¿Existe una filosofía de las culturas prehispánicas?

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Esos poetas prófugos de occidente

Johari Gautier Carmona | Literatura

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Ojo a la Coca-Cola

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La Poesía de Gabriel García Márquez

José Luis Díaz Granados | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube