Literatura

Décimas a Valledupar, de José Atuesta Mindiola

Redacción

06/01/2015 - 06:25

 

Décimas a Valledupar, de José Atuesta Mindiola

Valledupar, Iglesia La ConcepciónLa décima es una de las formas poéticas de mayor arraigo y distribución en toda Latinoamérica, siendo especialmente significativa en la poesía popular y rural.

En el caso de Valledupar, uno de sus máximos exponentes es el poeta y docente José Atuesta Mindiola de quien ya publicamos las “Décimas de vida”.

En esta ocasión, les presentamos sus décimas dedicadas especialmente a la ciudad a Valledupar: capital del departamento del Cesar. En ellas sobresale el aprecio y el orgullo de vivir en un lugar tan rico cultural y folclóricamente.

 

Décimas a Valledupar

I

Dice un viejo trovador

que en la ribera floresta

una mañana de fiesta

se iluminó de esplendor:

una flauta y un tambor

en melódico sonar

esperaban el cantar

de un indígena Chimila,

que sacó de su mochila

tu nombre Valledupar.

 

II

Tu nombre Valledupar

hasta en el aire se siente,

el Guatapurí esplendente

aquí nos viene a bañar;

su cauce deja al pasar

el perfume de granizos,

la magia de los carrizos

con su leyenda ancestral

y el deleite musical

en este pueblo mestizo.

 

III

Aquí  la tristeza es poca

quien llega goza la fiesta,

alegre sube a la cuesta

cuando el acordeón se toca.

El verso de boca en boca

siempre invita a parrandear;

tu nombre Valledupar

tiene sentido profundo

y se conoce en el mundo

por el canto popular.

 

IV

Valledupar yo te quiero,

paraíso de lealtad,

el abrazo es hermandad

aquí nadie es forastero,

y dicen que los troveros

riegan versos en la greda,

como una estera de seda

formada de hermosas flores;

quien viene buscando amores

con amor aquí se queda.

 

José Atuesta Mindiola

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Los novelistas somos creadores de pruebas ficticias”

“Los novelistas somos creadores de pruebas ficticias”

Juan Gabriel Vásquez llegó casi puntual a la cita en la oficina de su editora en el norte de Bogotá. Un estrecho cubículo, lleno de...

El ramo azul, el cuento breve de Octavio Paz

El ramo azul, el cuento breve de Octavio Paz

  Desperté, cubierto de sudor. Del piso de ladrillos rojos, recién regados, subía un vapor caliente. Una mariposa de alas grisáce...

“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar

“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar

Que haya dolor y llanto por su partida y que se escuchen numerosas exaltaciones al hombre que se fue no es producto de sensaciones mome...

La Poesía de Gabriel García Márquez

La Poesía de Gabriel García Márquez

  Entre nostalgias de la casa grande de Aracataca, alegrías y timideces multicolores, vividas o soñadas en las nacientes aventuras ...

Génesis o turbulencia de la palabra (IV)

Génesis o turbulencia de la palabra (IV)

  En Puerto de Amor (Nada que ocultar), la poeta Gloria Young forja un nuevo lenguaje en el que hurga, se sumerge -bucea es la pala...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados