Literatura

Dignidad y poesía en el lápiz del caracol

René Arrieta Pérez

07/01/2014 - 11:25

 

La poesía de José Atuesta Mindiola instala sus páginas en el atril que le reservaron los pájaros, seres etéreos que extienden sus alas al aire; unas veces las hace fluir por La Malena, y otras, esas páginas, le fijan itinerarios al caracol con sus transparentes marcas o inusitados colores. La fábula comparece, y en su sendero transitan guacamayas, historias de su prójimo terrenal, del tiempo, donde su flujo imprime su huella en la piel, y también, ciertamente, le hace trampas a la vida.

El lápiz del caracol nos presenta estampas donde nada apremia, donde todo obedece a su sentido moroso de transcurrir en su espacio, cuando las leyes de la naturaleza no son violentadas por las incorrecciones del hombre; espacios donde la belleza huye de la mirada constante, porque atiende a esa ley. Allí, en esa geografía el sol tiene su imagen, que es su propia luz, y en ella y en su relación de ella con nosotros instaura  su memoria.

Ni premuras, ni ebriedad propicia a los afanes:

No hay indicios / de ebrios afanes en el caracol”.

En ‘Senectud’ describe la combustión del tiempo, del cuerpo. Ese hombre para la ordinariedad de la vida no se asimila a la luz, sino que por el contrario, sólo el humo de la luz recibe como manchas:

“El ropaje anochece, / el rostro se mancha / por el humo de los sirios”.

Igualmente, en la poesía de Atuesta asoma la lucidez del hombre ante la muerte:

“La mano temblorosa / escribe el laberinto de la noche”

Obsérvese que es la opción que llevaría a la noche. La otra opción, por frágil, por poco frecuente no se evidencia en el poema, pero ella, al final se dilucida en el texto:

Entonces alguien murmura que seremos: / polvo de ceniza en la sombra del olvido / o racimo de luz para el jardín de la memoria”.

Y como la lluvia, Penélope, pertinaz, tejiendo fiel su manto de espera, de tiempo y de nostalgia:

“Como la lluvia, nada perturba su caída, / invoca a Penélope, teje con ella la fidelidad del regreso.”

También el sexo como arquetipo, como símbolo. La imagen traza un paralelo a los versos de la canción de Gustavo Gutiérrez (<y cuando hay tiempo de lluvia las nubes besan la punta del cerro>), y la hace explícita y la describe a los ojos del observador:

Asimismo, el tiempo es espejo donde la belleza es fugitiva: “Cuando una nube / se define sobre la punta de un cerro, / para el hombre / La nube es una mujer desnuda / y la punta del cerro / el mástil que escita la lluvia”.

El espejo devuelve los despojos del tiempo. / El bisturí en la piel / no es balcón donde perdure la belleza.”

El poeta advierte en el astro rey su facultad henchida, su fuerza, su grandeza que precisa en el acto de nombrarlos:

“Para el sol / toda memoria es luz, / fuego incesante.”

‘Entre girasoles y zarzas’ es indagación, es principio de la vida en el poema. El tiempo como dimensión y preocupación, la imagen en el tiempo, y el tiempo e imagen inmersos en el poema.

La medida del llanto en el dolor es una extraña imagen que conjunta en sentido de aparente reconcilio, de engañosa normalidad y convivencia del agresor y el agredido sin que haya escándalo a la vista, porque en la imagen la verdad se oculta:

El llanto no mide el tamaño del dolor. / No es raro que el asesino / manche de lágrimas las tumba de su víctima”

No obstante, a cualquier prevención, las prevenciones dialogan y la palabra se alza en su imagen para darle dignidad a los principios de lealtad, fidelidad y honestidad, y en ellos y por ellos perdura la imagen, no huye ni se borra, y alcanza de esta forma, la poesía, una refinada elaboración y belleza.

Dignidad y palabra, entre tanto, cuando la geografía del poeta es el valle de Upar y su poesía es nostalgia y cuadro, imagen de pescador; confidencias, monólogos, epígrafe, fiesta; es erotismo y untura de paisaje y piel, y la sinfonía misma que con ello asoma.

 

René Arrieta Pérez


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Himno al árbol, de Gabriela Mistral, y otros grandes poemas que cantan a la tierra

El Himno al árbol, de Gabriela Mistral, y otros grandes poemas que cantan a la tierra

  Además de ser el símbolo de la naturaleza y de la sabiduría, el árbol es un amigo, un compañero, un confidente, un ser que nos...

Cuarenta y Tres metros

Cuarenta y Tres metros

Fue suficiente un roce de miradas para que nos conectáramos desde las dos orillas de un río de personas y mesas. Aquella  mujer esta...

Décimas a Pepe Castro, de José Atuesta Mindiola

Décimas a Pepe Castro, de José Atuesta Mindiola

  Considerado como uno de los políticos más importantes del departamento del Cesar, José Guillermo Castro Castro, conocido tambi...

Palabras que piden orillas

Palabras que piden orillas

Soy del interior. De Bogotá, para más señas. Así es, cachaco. Cachaco que le gustan los vallenatos (especialmente los escritos e in...

El señor que sabe más de Gabo que el propio Gabo

El señor que sabe más de Gabo que el propio Gabo

El editor Conrado Zuluaga recuerda el momento en que se volvió un experto en la obra de Gabriel García Márquez. En esta entrevista ...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

La ciudad como imaginación

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Cézanne en Provenza

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La música vallenata en Barranquilla

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Cumbia, Porro y otros aires hermanos

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados