Literatura

La caverna, de José Saramago

Miguel de Loyola

26/01/2015 - 05:20

 

No hay dudas, Saramago en su literatura hace filosofía, induciendo al lector a la reflexión más profunda, además del goce estético que el discurrir literario produce. La caverna es otro de sus libros alusivos a los problemas de la actualidad.

La ironía y el sarcasmo deSaramago para cuestionar la realidad, continúa la línea de los grandes maestros clásicos, Gogol, Melville, Kafka… En “La caverna” (Alfaguara, 2001), recrea el drama de un ceramista en medio de la modernidad, cuando sus productos de barro pierden todo valor y son eliminados del mercado. El mercado es aquí satirizado, nominado como Centro, un gigante fácil de identificar con los llamados mall, los hipermercados, esos grandes centros de consumo y de poder, las nuevas catedrales -sabemos bien- de la modernidad, lugares donde el hombre actual rinde su culto.

Es notable la maestría y sutileza del Premio Nobel portugués para mostrar al alfarero en su intimidad, en sus conflictos interiores, en esos reticulados de la mente, en sus pensamientos tan hábilmente expresados por un narrador omnisciente, dotado de sensibilidad psicológica inigualable para acotar momentos reveladores de la naturaleza humana. En ese sentido, Saramago no da nunca un paso atrás,  al contrario, avanza y se  hunde en el alma de sus protagonistas para sonsacarle su verdad. Una verdad ecuménica, porque involucra a toda la humanidad, donde el lector se hace parte, sumándose y sintiéndose protagonista también. Hay pasajes verdaderamente maravillosos, donde fluye el devaneo natural de la mente humana enfrentada a problemas indisolubles, como la viudez, el desempleo, y muy particularmente. La pérdida del valor del trabajo que, para el caso del alfarero de gredas, le da -y le ha dado a todas las generaciones anteriores a la suya-, sentido a su existencia.

La personificación del llamado Centro, como eje motor del cual penden las vidas del hombre actual,  de hecho, los empleados viven allí mismo, en su interior, conformando la estructura granítica de su poderío sobre las almas, a este lector recuerda El castillo, de Kafka; aunque Saramago va todavía más al fondo de la historia en sus pretensiones simbólicas, buscando hacia el final del relato, una clara referencia metafórica con el mito de la caverna de Platón, convirtiendo así a sus personajes y por extensión alegórica al hombre actual, en un espejismo de lo real. En sombras que se disuelven en medio de esa neblina manejada por el poder.

La tentación de citar párrafos notables de la novela resulta irresistible, donde la expresión contiene verdades de tan obvias, olvidadas en medio de la vorágine del mundo moderno. Léanse algunas:

“es necesario comprender que en las circunnavegaciones de la vida un viraje menos para uno puede ser para otros una tempestad mortal, todo depende del calado del barco y del estado de las velas.”

“lo más seguro es que la mujer prefiera que el acto amoroso se inicie con una charla pausada, sin prisas, y mientras sea posible ajena a esa idea fija que, semejante a un trompo zumbador, gira en la cabeza del hombre.”

“es sabido que un caballo cojo no lleva recados, o, si los lleva, se arriesga a dejarlos por el camino.”

“ya eres bastante mayor para saber que no hay otra manera, aunque lo parezca, no fingimos ante los otros, fingimos ante nosotros mismos.”

Cabe señalar también el clima de respeto mutuo existente entre padre e hija, yerno y suegro, mujer y esposo, y en todo el núcleo familiar. La relación afectiva recuerda, ciertamente, aquella atmósfera existente al interior de una familia de provincia, donde el respeto por el otro constituía un valor inquebrantable. Los diálogos sostenidos entre padre e hija, son un ejemplo de entendimiento en estas horas de discordias familiares, y quiebres generacionales. Lo mismo ocurre en los diálogos amorosos, ya entre Isaura y Cipriano Algor, el protagonista: y Marta Algor y Marcial Gacho, el yerno. La ternura conmueve y convence, y nos da esa visión radiográfica de los intersticios del alma humana, donde todavía imperan valores supremos e incorruptibles.

No hay dudas, Saramago en su  literatura hace filosofía, induciendo al lector a la reflexión más profunda, además del goce estético que el discurrir literario produce. La caverna es otro de sus libros alusivos a los problemas de la actualidad. Sus obras, sin duda, constituyen una excepción en medio del desaliento existente en tantos libros inútiles de nuestro siglo.

 

Miguel de Loyola

deloyola@hotmail.com

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El velo

El velo

El encuentro I La tarde del miércoles es mi preferida, no tengo que ir al liceo. Estoy tirada en mi cama, con los ojos cerrados, t...

Vargas Llosa y su nuevo retrato de la Civilización

Vargas Llosa y su nuevo retrato de la Civilización

Como suele producirse con cada uno de sus nuevos lanzamientos, el premio nobel peruano Mario Vargas Llosa, nos pone a pensar. Esta vez ...

Oye Valledupar, ¿Qué te pasa a ti cuando llega el mes de abril?

Oye Valledupar, ¿Qué te pasa a ti cuando llega el mes de abril?

Por las cosas del Creador, me encontré acercándome a mis raíces, viendo y conociendo otra parte de mí ser, descubriendo la tierra d...

Literatura: Los huevos de Simona

Literatura: Los huevos de Simona

Simona tiene una extraña creatividad para las prácticas sexuales extremas. Marcela está trastornada, tiene muchos deseos reprimidos,...

Un concurso para que estudiantes puedan ‘Escribir el Caribe’

Un concurso para que estudiantes puedan ‘Escribir el Caribe’

Hasta el lunes 03 de octubre del año en curso, los estudiantes de la educación media y secundaria de los colegios públicos del Ces...

Lo más leído

La historia de los Mokaná y el encuentro con los conquistadores

Álvaro Baquero Montoya y Ada de la Hoz Siegler | Pueblos

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Pluralidad, multiculturalismo y ética

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Ladrido cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Libros que se fueron, pero se quedaron

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube