Literatura

Nadine Gordimer, una voz literaria en contra del "Apartheid"

Redacción

18/07/2014 - 12:20

 

Nadine Gordimer / Foto: The Sunday TimeOtra figura clave de la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica se nos fue.

La escritora Nadine Gordime, Premio Nobel de Literatura en 1991, falleció a los 90, mientras dormía en su casa de Johannesburgo acompañada por sus dos hijos. Una muerte apacible que contrasta con su vida literaria y política llena de sobresaltos y compromisos.

Desde muy joven contempló la literatura como un modo de vida. Hija de un joyero judío lituano y de madre inglesa, sus sueños eran ser bailarina y escritora. Sin embargo, una enfermedad cardiaca diagnosticada a temprana edad la orientó definitivamente hacia la escritura.

Nadine Gordimer descubrió la literatura en la biblioteca de Springs, una pequeña localidad minera en lo que entonces era el Transvaal, donde nació. A los quince años publicó su primera narración, inicio de una carrera que incluyó quince novelas y diez libros de relatos, y otros textos.

Gordimer permaneció siempre en su país, donde se convirtió en firme defensora de la abolición del apartheid. La autora de “El conservador” se involucró en 1960 activamente con el Congreso Nacional Africano (CNA), que condujo la lucha contra el apartheid, después de que en Sharpeville la policía disparara contra una manifestación que protestaba contra el régimen de segregación racial y asesinó a 69 personas, niños y mujeres incluidos. Desde entonces, se erigió como una de las grandes figuras sudafricanas de raza blanca comprometidas en contribuir directamente al cambio social en su país.

Al otorgarle el premio Nobel en 1991, el comité adjudicador reconoció la “grandiosa épica” de su obra. Nadie supo como ella dar a conocer la realidad del Apartheid y sus conflictos humanos, pero lo hizo con arte verdadero, con el estilo de una de las mayores escritoras de esta época.

Temas como la falta de libertad y el racismo enquistado en la sociedad sudafricana eran los más destacados en su obra, y contribuyó de esta manera a nutrir el fuego de una campaña de protesta universal.

Tres de sus libros y su antología de poetas negros sudafricanos fueron prohibidos por el régimen de Pretoria, al que se opuso valerosamente como militante del Congreso Nacional Africano (ANC) en el que trabajó cumpliendo las más diversas, y muchas veces riesgosas, tareas en la resistencia clandestina. Ella fue una de las primeras personas que Nelson Mandela pidió encontrar cuando salió de su larga prisión en 1990.

Fue también una leal amiga de la isla de Cuba. Su apoyo fue siempre muy expresivo, así como llegó a serlo el de Gabriel García Márquez, aunque ella lo hizo a distancia. Nunca dejó de condenar el bloqueo y la hostilidad norteamericana.

Sus libros, sin embargo, no fueron nunca concebidos como forma de lucha. Por el contrario, siempre estuvieron al margen de ella porque nunca quiso escribir propaganda. Se impuso que en su escritura no hubiera activismo. “Nunca mostré a los luchadores contra el apartheid como ángeles ni a los colonizadores como demonios –explicó–; mi escritura nunca fue un grito contra el sistema racista. Eso lo hice con mis acciones.

Sus novelas son anti-apartheid, no por su odio personal al sistema, “sino porque la sociedad –el tema de mi obra– se revela a sí misma en ellas… Si uno escribe honestamente acerca de la vida en Sudáfrica, el apartheid se condena a sí mismo”

Miembro honorario de la Academia Americana de las Artes (1978), entre los galardones que recibió, además del Nobel de Literatura, figuran el Premio W.H. Smith de Literatura (1961), el Booker McConnell a la mejor novela inglesa (1974), Thomas Pring de la Academia Inglesa Sudafricana (1975) y el Premio CNA de Literatura (1975, 1979 y 1981). Asimismo, fue distinguida con más de 12 doctorados “honoris-causa”, entre otros, de las universidades estadounidenses de Yale, Harvard y Columbia; además de la británica de Cambridge; la belga de Leuven; o la sudafricana de Ciudad del Cabo.

 

PanoramaCultural.com.co


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Outlandos d´Amour

Outlandos d´Amour

  Un día en la cárcel no se compara con un minuto afuera. El pasar de las horas en el patio, mirando los árboles a través de las ...

Trivialidad de lo trascendente, de Diógenes Armando Pino Ávila

Trivialidad de lo trascendente, de Diógenes Armando Pino Ávila

Donde imperan las pequeñas conversaciones y las tareas domésticas, en esas rutinas implantadas por inadvertencia y en los espacios do...

El pirómano renovador

El pirómano renovador

En Sagarriga de La Candelaria todo andaba bien. El año había culminado y sus habitantes estaban felices por lo bondadosas que habían...

Las apuestas para el Nobel de Literatura 2012 están abiertas

Las apuestas para el Nobel de Literatura 2012 están abiertas

Cada año a finales de agosto, el Premio Nobel de Literatura vuelve a generar ruido. Los rumores se multiplican poco a poco al mismo ti...

Los salmos de la sangre o los matices de una enfermedad

Los salmos de la sangre o los matices de una enfermedad

Después de que hiciera sonar las alarmas sanitarias y morales en los años 90, el Sida se hizo un espacio en la conciencia colectiva. ...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Temas Vallenatos de diciembre

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube