Literatura

Papeles del ausente, de Naiver Urango

Náiver Urango

08/10/2014 - 03:30

 

Eternidad y escritura. Recuerdos, esperanzas y existencialismo: conceptos destacables en los versos del poeta Naiver Urango, originario de Momil (Córdoba).

A punto de publicar su poemario “Diario de un poeta remanente” (La simetría del dolor) bajo el sello de la Editorial Zenú, publicamos el poema “Papeles del ausente” en el que se afirma un estilo libre que elude los misterios de la muerte y de las máscaras.

 

I.

ESCRIBO estas inútiles líneas a la víspera de un

agosto.

No hay luna –parece nunca existir-, y la última calle,

vientre plano,

me anima

sólo a esconderme en la mazmorra de mí mismo.

Tengo una úlcera

que propongo que dilatemos. Ven.

 

Yo soy el otro,

y el otro es mi antítesis,

pero semeja mis actos, por eso confío.

 

No, no creas que en todo

estoy hecho de dobleces.

 

 

II.

SI ALGÚN día el miedo hace herrumbre en mis huesos

o de mí se apodera el espectro de la nostalgia

o tema por el excesivo lastre de mis recuerdos.

 

Si algún día retorno por el oro de los objetos

que el espejo de mi poesía

no alcanza a refractar,

seguramente me acordaré de ti

como mi única y legítima esperanza.

 

III.

QUE VUELVA con su rostro anónimo de los días,

iluminando los objetos de esta casa,

removiendo por completo la historia

que los arrastró a mis manos.

 

Que vuelva agitando un nudo de palabras,

que se tome por asalto la prisión

-que es mi cuerpo-

y me diga que el tiempo

apenas lo he gastado en preámbulos.

 

IV.

SABES que no estás del todo aquí,

aunque te simplifiquen los nombres

y hacen que actúes, los verbos.

 

Habitas entre las cosas,

y éstas, a su vez te habitan.

Por las noches cifras en el papel

un inventario de cicatrices,

la herida realidad de las cosas.

 

Escribes para que no te anule la muerte.

 

V.

TE INVENTÉ una máscara

a la orilla del sueño;

un tipo de escritura antigua

que a otros resulta ininteligible.

 

Inventé para ti un espejo

donde se miren tus miedos,

una casa gótica invadida de ruidos

cada vez menos perdurable.

 

Naiver Urango

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Philip Roth o el retrato del mundo tal cual

Philip Roth o el retrato del mundo tal cual

Escapar de la pobreza es como escapar de la maldición; sin embargo, Herman Roth creía que todo en este mundo era posible, y por eso n...

Los diez de Mendoza

Los diez de Mendoza

  Estamos en tiempos caseros, redescubriéndonos como seres de nuevo, sin la bulla urbana, sin los gritos callejeros, sin ruido y hum...

Nada que ocultar, de Gloria Young

Nada que ocultar, de Gloria Young

El libro de la poeta panameña Gloria Young, « Nada que ocultar », Ediciones doce Calles S.L. (España-2013), es una especie de a...

Volver a empezar

Volver a empezar

  En la apresurada búsqueda de la tarjeta adecuada para poder abordar el articulado de Transmilenio, a Floro se le cae uno de los re...

Décimas a Jaime Gutiérrez Acosta, de José Atuesta Mindiola

Décimas a Jaime Gutiérrez Acosta, de José Atuesta Mindiola

La reciente muerte de Jaime Gutiérrez Acosta, hijo de la periodista Lolita Acosta Maestre y del cantautor Gustavo Gutiérrez Cabello, ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados