Literatura

Pedro Olivella y “El tambor mojado”

Redacción

05/01/2015 - 06:10

 

Pedro Olivella y “El tambor mojado”

Pedro Olivella en Tlön Bar (Valledupar)

Ganador del Premio de cuento del departamento del Cesar 2014 con “El tambor mojado” –otorgado por la Biblioteca departamental–, el escritor y abogado Pedro Olivella realizó una de sus primeras lecturas en Tlön Bar (Valledupar) ante un público de entusiastas seguidores.

En esa velada -en la que también leyó un extracto de su primera novela en preparación-, el escritor sandiegano se presentó como un hombre que escribe para sus amigos y que considera esencial resaltar las historias autóctonas.

La narrativa es  para él un modo de afinar la técnica y prepararse para proyectos más aparatosos, pero también una forma de compartir con el público cercano y disfrutar de esos logros que hacen del camino algo más agradable.

¿Cómo surge la idea del cuento “El tambor mojado”?

Lo que yo quería inicialmente era hacer un cuento en el cual un temblor de tierra derrumbaba Valledupar. La inquietud nació a raíz de estos últimos temblores que han sacudido la ciudad y se me dio no buscar una explicación científica sino una explicación mística de que alguna maldición, algo estaba sucediendo alrededor de Valledupar y que, posiblemente, el diablo la iba a derrumbar. Ahí nació la idea.

Dedicó la lectura del cuento en Tlön Bar al cuentero Jaime Celedón. ¿Por qué motivo?

Jaime es una persona muy rica en la tradición oral y popular, y realmente uno aprende escuchándolo. Me pareció que, por el tema del Diablo, del Bien y del Mal, y el tema de velorio, era oportuna esa dedicatoria.    

Batata es el personaje principal de este cuento. ¿Este hombre existió?

Existió un cajero que se llamaba Batata, un hombre fuerte, un hombre de campo. Existió un cajero Batata… pero esto no tiene nada que ver de manera directa con el cuento. La historia no es ni siquiera una historia de la tradición oral, es una creación individual.

¿En qué se basó para describir a Batata?  

Me imaginé a un hombre fuerte, campesino, con las manos muy fuertes, que toca el tambor, capaz de matar a un animal con ellas. Actualmente, hay un cajero muy reconocido, joven, y le llaman El Manojo.  Cuando toca el tambor, enseguida uno tiene la idea de que tiene las manos muy fuertes.  El mismo nombre, Batata, transmite una sensación de fuerza.

El Diablo está presente en esta historia. ¿La leyenda de Francisco el Hombre pudo ser una inspiración?

Claro. Francisco el Hombre derrotó al diablo con el acordeón pues yo puse a este otro hombre, un cajero o tamborero, a derrotar el diablo también. No es un duelo musical, porque resultaba una cosa muy obvia, pero sí una cosa de astucia. Inicialmente, mi idea era que la ciudad se destruyera, era un cuento un poco apocalíptico, pero leí la primera versión a una persona en la casa y me reprendió: me dijo que el Diablo no puede ganar. Entonces, repensé la historia y dije sí: “hay que derrotar el diablo y pensé en su derrota”. El diablo siempre debe perder frente al hombre.

¿Cómo se enfrentó a ese reto de dar vida al diablo?

Ahí aparece un diablo un poco humanizado, que tiene que cumplir alguna misión, que alguna manera requiere del apoyo del hombre, y aunque no es un cuento de la tradición oral como ya lo dije, sí hay muchos elementos de esa tradición oral, principalmente la idea de que el Diablo está suelto en Semana santa y que el Viernes santo, cuando su contrario que es Jesucristo está muerto, él tiene todos los poderes posibles.

¿Se dejó influir por algún cuento?

No lo preciso de manera directa pero, seguramente. A mí me gusta mucho los cuentos de la tradición popular, la tradición oral y los cuentos indígenas. Ahí debe estar reflejado eso.

Es el ganador del Premio de cuento departamental 2014, ¿algún cuento que quiera sugerir para la lectura al gran público?   

Hoy en la literatura hay como para escoger y uno no se atreve a recomendar. Todo depende del estado de ánimo, de la simpatía, de la formación. Yo poco recomiendo, simplemente digo me gustó este libro o esta obra. No soy muy dado a recomendar lo que yo leo porque es posible que no le guste a los demás.

¿Está preparando una novela?

Bueno, hace rato que estoy preparando la novela. Es un reto personal incursionar en la narrativa. Estoy tratando de ser disciplinado, de estudiar las técnicas, de hacer una cosa muy pensada, no tan espontánea, y obviamente, los cuentos son ejercicios como entrenamiento. Son entrenamientos para cosas de más largo aliento como la novela. He estado escribiendo cosas cortas para afinar la pluma y dar el toque final a la novela que ya está estructurada, falta ahora el maquillaje.

  

PanoramaCultural.com.co

 

3 Comentarios


Álavaro Maestre García 05-01-2015 03:31 PM

Felicitaciones a Pedro Olivella por su excelente cuento, De verdad es el cuento ganador de manera unánime para el jurado. Ante la unanimidad no puede existir la duda.

Jairo Tapia Tietjen 08-05-2017 10:13 AM

Apreciado dr. y amigo, Pedro: Reiteramos nuestra invitación para que nos envíe un escrito de dos pgs, mas foto personal: aprocoda1983@hotmail.com Fecha: hasta 30 junio/2017 Affmo. jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen 08-05-2017 10:13 AM

Apreciado dr. y amigo, Pedro: Reiteramos nuestra invitación para que nos envíe un escrito de dos pgs, mas foto personal: aprocoda1983@hotmail.com Fecha: hasta 30 junio/2017 Affmo. jairo Tapia Tietjen

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Finalistas del Primer Premio de Crónica Ciudad de Valledupar 2012

Finalistas del Primer Premio de Crónica Ciudad de Valledupar 2012

Hace poco más de dos meses –el 2 de marzo–,  anunciábamos la apertura del Primer Premio de Crónica abierto a todos los resident...

Algarabía de loros

Algarabía de loros

  Me desperté cuando la luz se filtró por las cortinas. Las tejas de zinc parecían palpitar bajo el sol del mediodía. Tenía se...

Los Escarbadores (o Muckrakers), la generación de escritores que criticó el capitalismo salvaje estadounidense

Los Escarbadores (o Muckrakers), la generación de escritores que criticó el capitalismo salvaje estadounidense

En la llamada “Progressive Era” (Progresismo), período de la historia de los Estados Unidos que abarca desde los años de transici...

Al calor de un hombre simple

Al calor de un hombre simple

Fue una gata peluda que transformó su tragedia en poesía. Clemencia Tariffa maniató su melancolía con una cadena de agua, acarició...

Entre los vestigios del bogotazo

Entre los vestigios del bogotazo

Quien penetra las páginas de “El incendio de abril” (Ed. Alfaguara, 2013) de Miguel Torres, se entrega al vértigo del infierno: c...

Lo más leído

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El retrato inolvidable de Colacho Mendoza

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Un amigo, una luz

Yesinia Gamez Mendoza | Bienestar

La crónica en el Caribe colombiano

Lina Vega-Estarita y Marta-Milena Barrios | Periodismo

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados