Literatura

Poema en defensa de la vida de los toros

Redacción

12/01/2015 - 06:50

 

Tras la muerte indignante de un toro en las corralejas de Turbaco (Bolívar), el mundo de la cultura ha expresado su descontento y su deseo de que los animales reciban un trato digno.

A continuación les presentamos el poema del biólogo y escritor José Atuesta Mindiola quien defiende la vida y el respeto como máximos valores. En estos versos quedan patentes el dolor del animal.

 

El síndrome de tauromaquia

  

El toro se ahoga

en el río de su sangre

enceguecido por el vértigo

de banderillas y de luces.

  

El torero

engreído de fantasía 

exhibe su cobarde acero.

  

La multitud festeja

al victimario.

Triste  paradoja:

nadie  a favor de la víctima.

  

Para los bárbaros,

todavía 

la  muerte es victoria

en las manos del torero.

 

José Atuesta Mindiola

1 Comentarios


Hernán Echeverría 02-12-2018 09:11 AM

Muy noble y hermoso.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La víctima del paseo (remake)

La víctima del paseo (remake)

¿Qué pasaría si el paseo millonario que describe Alberto Salcedo en su crónica “La víctima del paseo” sucediera en Valledupa...

Cuando la lluvia arrecia en las calles del Valle

Cuando la lluvia arrecia en las calles del Valle

A menudo me pregunto por qué la vida se interrumpe cuando la lluvia empieza a caer en Valledupar. Me lo pregunto con un aire contempla...

El “Pollo” López, el cronista de Macondo

El “Pollo” López, el cronista de Macondo

Nadar en las cristalinas aguas del río Guatapurí, venerar como cualquier guajiro a la Virgen “La Mello”; transpirar el mismo amar...

Breve historia de la literatura occidental y latinoamericana (Parte 2)

Breve historia de la literatura occidental y latinoamericana (Parte 2)

  Hasta ahora nunca me había planteado cuándo y cómo la literatura había comenzado a ser estudio de ese importante centro académ...

Aquella tarde de futbol

Aquella tarde de futbol

La madrugada del domingo 30 de Mayo apareció en el horizonte del lado de la Ciénaga Grande alegre y danzarina como la candela del f...

Lo más leído

Transformar la vida en arte

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Por sapos

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

En cuestión de segundos

Yesinia Gámez Mendoza | Bienestar

58

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Luna, dame pan

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados