Literatura

"La poesía es como la chikungunya": Martha Navarro

Redacción

29/01/2015 - 07:20

 

Martha Navarro

No hay cita literaria que se pierda. Salta de un evento a otro con discreción, con la prudencia que le obsequia su temperamento dulce. Sin embargo, cuando de Letras se trata, Martha Navarro sobrecoge por su desparpajo y atrevimiento.

En un recital de poesía organizado en la Biblioteca departamental del Cesar se ganó el título de “poeta incorregible”, y como no podía quedarse ahí, también se puso a confabular para que el Festival de Poesía Independiente llegara a Valledupar.

¿Cómo terminó involucrada en ese proyecto de Festival de Poesía Itinerante?

La verdad, creo que todo surge de mi colaboración en el Festival de las Letras Ciudad Valledupar 2014. Un día, posterior al festival en Valledupar, Juan Carlos Céspedes me habló de su idea y me pareció bacana. Me dijo “quiero que me ayudes a coordinar en Valledupar” y yo le dije que sí.

¿Qué le gusta especialmente en los festivales de poesía?

El contacto con los otros poetas, aprender de ellos y compartir sus creaciones. Y también hablar de la vida, de sus experiencias…

Dicen que la poesía es algo parecido a una enfermedad. ¿Qué le parece?

La poesía es como la chikungunya, duele en todo el cuerpo y no hay acetaminofén que la cure. Sí, creo que es una enfermedad, y contagiosa además. Cuando se llega a ella, ya no hay manera de regresar.

Usted, ¿cuándo cayó en eso de la poesía?

Cuando, cuando… Siempre me ha gustado leer poesía, pero creo que fue en mis tiempos de universidad, cuando no podía decir, ni hacer lo que me daba la gana y empecé a escribir ‘groserías’ a mis profesores en mi agenda y a burlarme de las formas escriturales establecidas en las diferentes épocas de la historia… era un ejercicio muy chévere, pero también doloroso.

¿Escribe con disciplina o simplemente cuando le surge?   

Soy indisciplinada por naturaleza, sin embargo cuando algo me gusta, me apasiono demasiado… y la poesía me gusta. Intento tener rigor al escribir, pero a veces las ideas me surgen en cualquier momento y lugar.

¿Qué le inspira más: el amor o el desamor? 

Es una pregunta muy difícil (risa). Pienso en mis textos y creo que le escribo más al desamor. La verdad, no me pinto escribiendo cosas de amor.

¿Se puede enamorar a alguien con un verso?

Creo que sí, pero para eso debe haber un gusto por la otra persona. El verso en sí, puede llegar a ser vacío si no existe una atracción.

¿Qué caracteriza a las mujeres en la poesía? ¿Son más atrevidas que los hombres? 

A las mujeres no nos ha tocado fácil en ningún aspecto de la vida, ni en ninguna época de la historia, creo que nos caracteriza ese deseo de revolucionarnos a nosotras mismas, de buscar nuevas formas escriturales, algunas lo han logrado, otras hacemos el intento. Ha habido mujeres atrevidas para su época, pero creo que todo obedece a lo que anteriormente te decía.

¿Dónde suele escribir?

Yo siempre tengo en mi mochila un papelito y un lápiz, por si las moscas. Pero generalmente escribo en mi habitación, en mi cama. Ah, porque la cama no es sólo para dormir.

Un poeta o una poeta que le haya marcado especialmente…

Es una pregunta obligada, no podía faltar… me va a tocar fabricar una respuesta bien bacana. Creo que uno es el resultado de todos los poetas que lee, siempre las lecturas van a marcar al lector, para bien o para mal.

Hay dos poetas que recuerdo con ‘cariño’ porque los leía mi padre e intentaba recitar poemas para mí cuando era una niña: Porfirio Barba Jacob y Julio Flórez. De mis amigos no digo ninguno, porque después se ponen celosos (risas).

 

PanoramaCultural.com.co

2 Comentarios


Alvaro Maestre García. 30-01-2015 12:51 PM

En Martha todo ses un orden desordenado...Dice no tener disciplina, pero en mi vida he visto una mujer mas exigente en la disciplina. Buena entrevista y buena metáfora Martha!

Jorge Cubillos Barraza 18-01-2016 10:04 PM

Martha Navarro, comenzó como una panfletaria de la poesía, enfilando baterias contra sus profesores, ella misma lo confiesa y eso la marcó hasta constituirse en una consagrada poeta, la admiro y aprecio mucho.-

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

"Tiempo de poesía" abre nueva convocatoria para 2016

Dentro del proyecto de Participación Internacional Leer es un Derecho, y siguiendo el camino abierto por la colaboración entre la p...

El Padre y el colonialismo en

El Padre y el colonialismo en "El africano" de Le Clézio

Esta semana estará en el Hay Festival, como invitado de honor, el francés Le Clézio, Premio Nobel de Literatura 2008; pero más que ...

Alberto Salcedo y el rostro temperamental de la crónica

Alberto Salcedo y el rostro temperamental de la crónica

Apareció con un paso apresurado y resuelto, como lo haría un boxeador o un jugador de baloncesto entrando en una cancha antes de un e...

El estallido de la furia, un adelanto de “La Cacería de los perturbados

El estallido de la furia, un adelanto de “La Cacería de los perturbados" de Carlos César Silva

  Éste el segundo y último adelanto del libro de cuentos “La Cacería de los perturbados”, que el escritor y abogado Carlos Cé...

En el café de la République, de Juan Gabriel Vásquez: un cuento sobre el miedo al abandono

En el café de la République, de Juan Gabriel Vásquez: un cuento sobre el miedo al abandono

  «Tu nombre y tu dirección aparecen mecanografiados en el sobre, pues he querido evitar que conozcas mi letra y tires la carta a l...

Lo más leído

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados