Literatura

La Mujer en la poesía de Silva

Jairo Tapia Tietjen

11/07/2017 - 08:00

 

José Asunción Silva

Es estéril un mundo que margina las mujeres”, (Papa Francisco)

Celebraremos el Sesquicentenario del nacimiento de José Asunción Silva (1865–1896) en noviembre del 2015, al tiempo que lo destacamos como un trascendental bardo en las letras colombianas y del Continente, reconociendo en él las influencias de fines del siglo 19, reafirmadas con la perspectiva romántica y la elasticidad en las rimas de Bécquer.

Al tiempo reconocemos el no transgredir moralmente a la mujer, sino que la inspiración subjetiva la reivindica a través de una poética imaginativa vigorosa que surge del juego de efectos sonoros y musicales, presentes en los poemas de Silva con una inusual vivencia pese a iniciarse muy joven en su “expresión estética”, impactada por lo bello y lo sublime que despierta  hacia nuevos conocimientos que lo impulsan al encuentro con su ser.

Muchos encuentran poco erótico a Silva, aunque sus versos continuamente aluden a la mujer con rasgos apasionados y sensuales, como en sus Gotas amargas, donde podemos hallar confidencialidades filosóficas del vate bogotano; mas es en Nocturno donde  sublima a la pura y transparente doncella plena de castidad en una concepción estética transida de idealismo y subjetivismo romántico, tal cual  emplearan sus maestros simbolistas: Mallarmé, Huysmans, Poe, Verlaine y Baudelaire, con sus  apasionada  experimentación y reforma de la métrica y el acento,  lo cual realiza Silva en sus búsquedas afanosas por bibliotecas latinoamericanas y europeas, explorando influencias poéticas y narrativas diversas, para ampliar sus posibilidades rítmicas e imaginativas, lo cual emplea en el lenguaje de sus poemas en Sus dos mesas, y en el Nocturno, con su cándida niña dormida, que contrasta con la fémina a la que aconseja en Madrigal :

Tu tez rosada y pura, tus formas gráciles

de estatua de Tanagra, tu olor de lilas,

el carmín de tu boca, de labios tersos;

las miradas ardientes de tus pupilas,

el ritmo de tu paso, tu voz velada,

tus cabellos que suelen, si los despeina

tu mano blanca y fina toda hoyuelada,

cubrirte como un rico manto de reina;

tu voz, tus ademanes, tú… no te asombre:

todo eso está, y a gritos, pidiendo un hombre.

Vemos pasos cuidadosos para conservar la cultura modernista en el empleo formal y el anhelo de perfección lingüística legado por los parnasianos, y otros como los discípulos de Taine que consideraban la literatura como una sicología viviente, pero que algunos críticos laicistas y conservadores como Rafael Maya, consideraba a Silva como un poeta inexperto al que no se le podía exigir demasiado sobre lo que produjo por su autoformación y lecturas incompletas de Stendhal y Bourget, lo cual según apreciaban se refleja en su personaje arbitrario  José Fernández,  en  De sobremesa, al que califican de irreal. Sin embargo, confiesan que Silva eleva su pluma con sus paisajes internos y modificaciones íntimas de sus afectos humanos con fina  percepción que se conjuga con su “salvaje apetencia de saberlo todo”.

Sus mentores estéticos europeos mencionados habían propuesto el término poesía pura, referido a la expresión libre del lenguaje poético en su más pura autonomía. Separándola de toda afinidad de circunstancias de tiempo y lugar. El contexto y cualquier referencia histórica o de autor,  tal como el efecto que produce la música. Es una labor infatigable por iluminar los predios más en penumbras del alma.

El desarrollo de la emoción pura permite alcanzar probables éxitos en la expresión auténtica de la poesía, equilibrando el concepto y el sentimiento, la intuición y la razón,  entre la idea y la emoción. Otros poetas arrollan con sus conceptos el sentimiento y la pasión, que son los milagros intelectuales del ser. Influencia que ha sido una constante en todas partes, haciendo a un poeta menos sensible que otro, lo que hace de la lírica la sustancia de un estilo, estremecido y con belleza estética. Silva ha sido un precursor en nuestro medio, a pocos pasos entre el simbolismo y el modernismo, por su especial manejo del sentimiento, por una delicadeza profunda en su dolor, en “Nocturno tercero”, expresando sensaciones  en plena armonía musical, con imágenes y recuerdos sugerentes, sensuales y coloridos, con libertad en la métrica y nuevas armonías, pocas veces expresadas hacia la mujer amada, en giros semánticos de nuevas visiones liberadoras para lo poesía moderna.     

Fragmentos a la mujer:

“…río de olvido, jardín de la pereza

carnal almohada donde no se puede amar,

 pero donde la vida fluye, bulle y no cesa” …(Ch. Baudelaire ).

 

El bello guía de este mundo,

el buen consejo, el alma franca,

la compañía cariñosa

en la mujer  que no faltaba”. ( P. Verlaine ).

 

“Temblabas y eras mía.

 Temblabas y eras mía bajo el follaje espeso;

 una errante luciérnaga alumbró nuestro beso,

 el contacto furtivo de tus labios de seda”…  (J.A. Silva ).

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@outlook.com

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

3 Comentarios


Berta Lucía Estrada 12-03-2015 01:30 AM

Buenos dias apreciado Jairo Ha sido un placer leerlo. Cordialmente, Berta Lucía Estrada

Jairo Tapia Tietjen 12-03-2015 06:28 PM

*Realmente me ha emocionado, m´s que todo porque la mujer ha merecido y merece toda atención, y mucho más por los obligantes mensajs recibidos; para ellos, mis fraternos y cordiales afectos: Berta Lucía, Bibliotecas Carrillo Lúquez y Luis A. Arango, Juvenal daza b., Donaldo Mendoza, desde Popayán, en fin, Gracias a todos; ¡Bon Sort!!

Jairo Tapia T 12-03-2015 07:09 PM

Gracias, Berta Lucía, lectores de la Bibl. Luis A. Arango y R. Carrillo L., Juvenal Daza B., Donaldo Mendoza, ilustre paisano en Popayán, en fin todos aquellos que al reportar su lectura, me hacen sentir agradecido por dedicar estos tiempos a la investgación literaria y folklórica, procurando hacerlo c/día mejor; ¡Bon Sort!!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Horacio Benavides, premio Nacional de Poesia de MinCultura

Horacio Benavides, premio Nacional de Poesia de MinCultura

El Ministerio de Cultura de Colombia otorgó a principios de agosto el premio Nacional de Poesía 2013 al caucano Horacio Benavides Zú...

El camino del hombre es recto

El camino del hombre es recto

Jules, un hombre negro de sesenta años, está sentado con los codos apoyados sobre el mesón de la cocina. En el suelo hay manchas d...

El poema que canta a la Paz de Colombia

El poema que canta a la Paz de Colombia

La Paz nunca ha estado tan cerca, incluso después de la polémica victoria del No en el plebiscito. Así lo han experimentado numero...

Fernando Núñez, entre la poesía y la ciencia

Fernando Núñez, entre la poesía y la ciencia

  Fernando y su esposa Elizabeth me reciben muy cordiales a la entrada de su apartamento en El Rodadero. Muebles modernos, plantas ...

Tres siglos románticos [IV]

Tres siglos románticos [IV]

  Gustavo Adolfo Domínguez Bastidas, “Bécquer” (1836-1870), nace en Sevilla. Huérfano desde niño, y descendiente de familia...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Allá no va Lito

Arnoldo Mestre Arzuaga | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados