Literatura

Un tributo a Luis Mizar: el poeta vivo más importante del Caribe colombiano

Redacción

24/03/2015 - 06:30

 

Luis Mizar

Los homenajes se hacen en vida. No se puede esperar a que la muerte nos haga recobrar de repente la memoria y la clarividencia. Éste es uno  de los principios que rige la Asamblea Nacional de Escritores de Colombia.

Y en ese orden de ideas, el tributo al poeta Luis Mizar -organizado el pasado viernes 20 de marzo en Valledupar por esa misma asamblea- era algo necesario, aunque se realizara sin la presencia de instituciones públicas o personalidades de destacado peso político.

Los escritores y poetas hicieron de este homenaje algo literalmente poético. Algo así como lo deseaba Luis Mizar. La poesía estuvo presente de principio a fin. Dominó las cuatro esquinas de Valledupar, pero siempre con ese aire de libertad propia de los poetas y filósofos.

En total, cinco escenarios abrieron sus micrófonos para aclamar la palabra del poeta vivo más importante que tiene la costa Caribe: la biblioteca Rafael Carrillo, la Alianza Francesa de Valledupar, el Instpecam, Bellas Artes y la Cámara de Comercio.

En la Biblioteca Rafael Carrillo, la periodista Yohomar Navarro abrió el evento con una lectura del poema “Ven” de Luis Mizar. Le siguieron el declamador Leonardy Pérez, Claudio Guzmán, José Orlando Blanco, Juan Carlos Céspedes y Martha Navarro.

Las palabras de Claudio Guzmán permitieron hacerse una idea de quién era el poeta y la vida corriente. Él lo (re)conoció en las calles de su barrio, poco después de ganarse un premio de poesía de talla nacional, y comprobó que su caminar era muy sencillo. El hombre se mantenía tranquilo y en muchas ocasiones contemplativo y silencioso, de ahí entendió su gran inteligencia.

En la Alianza Francesa, las lecturas de poemas dieron paso a una breve reflexión sobre la obra del homenajeado. “Es un poeta existencialista –explicó el también poeta Luis Alberto Murgas–. Si miramos los Salmos apócrifos, vemos que siempre está el diálogo con Dios interpuesto, no muy fácil, al estilo de Job”.

Más tarde, tras recibir las palabras elogiosas de representantes de la Asamblea Nacional de Escritores, así como un reconocimiento con letra de estilo, el breve discurso de Luis Mizar marcó la noche con esa sabiduría fruto de tantos años de poesía.

 “Créanme, los agradecimientos son eternos. Los que no son eternos son la soberbia, la intolerancia, y ciertos valores adversos que practican algunos seres humanos”, expresó Luis Mizar antes de rendirse al ritmo contagioso y alegre de Los Juglares Vallenatos.

 

PanoramaCultural.com.co

1 Comentarios


Álvaro Maestre García 24-03-2015 04:23 PM

Le quedamos debiendo a Lucho. Le quedó debiendo La Asamblea, a la que se le dirigió una carta para que el poeta fuera destacado con los máximos honores permitidos en esa institución y además, por merecimiento, y porque esta contemplado en la Ley de Cultura, se le diera un estímulo para que el poeta continúe escribiendo y poniendo en alto el pueblo del Cesar.Le quedó debiendo la Gobernación del Cesar a la que se le dirigió una carta para que dicha institución adquiera una edición especial, un compendio de la obra publicada hasta ahora, para que esa obra sea regalada a las bibliotecas de todos los municipios del Cesar, y todos los colegio y sea llevada a todas las bibliotecas nacionales. Le quedó debiendo el Concejo Municipal de Valledupar, a la que también se le dirigió una carta para que el poeta sea objeto de las más altas distinciones posibles y un estímulo igualmente contemplado en la Ley de Cultura. Bueno...al menos el concejo envió un emisario con la promesa de destacar la vida y obra del poeta en una sesión especial que ojalá lo hagan a nivel de piso para no someter al poeta a subir las escaleras del edificio que su salud se lo impide. También falló mi amigo El Dr. Alberto Muñóz, que aunque cumplió con el 75& de lo prometido, faltó el estímulo para el poeta. También este homenaje se redujo a un simple pergamino, que no lo cambiarán ni empeñarán en ningún supermercado por una libra de arroz.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Corraleja

Corraleja

Esta si es la fiesta buena… (Rubén Darío salcedo) Hacía poco más de un año que Lucho había muerto, después de una larga ag...

Los caminos de la literatura colombiana

Los caminos de la literatura colombiana

  Estudiar la evolución de la literatura colombiana requiere acercarse a ciertas influencias europeas que hoy todavía perduran en m...

Cuando Robin Hood fue prohibido

Cuando Robin Hood fue prohibido

  A mediados de los años cuarenta del siglo XX, algunos sectores estadounidenses estaban preocupados por los comunistas. Decidiero...

La infancia de Jesús, de J.M. Coetzee

La infancia de Jesús, de J.M. Coetzee

Quiénes se hayan divertido con el humor ácido de Verano, con la que cerraba sus particulares memorias Escenas de una vida de prov...

Una pregunta exclusiva e inocente, una respuesta descarnada y reveladora

Una pregunta exclusiva e inocente, una respuesta descarnada y reveladora

La muerte de Gabriel García Márquez ha producido tal conmoción en nuestras letras, como no se registraba una desde 1986, cuando mu...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube