Literatura

El amor en los tiempos del cólera

Daniela Saidman

07/04/2015 - 05:50

 

Algunos libros son para releerlos en el tiempo, descubrir nuevas miradas cuando nuestros ojos ven otras aristas y realidades con el paso de los años. 

A veces, uno se reencuentra con una novela gracias al comentario de un amigo, al azar de encontrar una carta donde se lo nombra o porque alguien ha llevado, o mal llevado, su historia a la gran pantalla. Y entonces, como por arte de magia, las páginas vuelven a encender algunas noches.

¿Y cómo no caer ante la tentación de hablar sobre las emociones y las sensaciones que despierta esa nueva lectura?

Cincuentaiún años y nueve meses aguardó Florentino Ariza el reencuentro con Fermina Daza. Dos personajes nacidos de la palabra y la voz de Gabriel García Márquez, en 1985.

Tal vez más que una historia de amor, El amor en los tiempos del cólera es una excusa para contar y contarnos una época de la colombiana Cartagena, o para ahondar en el significado de la muerte y del amor y sus idas y venidas, y sobre todo los extraños recovecos de la memoria y del paso del tiempo.

En ella, es inevitable buscarse a sí mismo, preguntarse sus dudas y soñar con la tibieza de las aguas del Magdalena, que recorren esa vecina geografía.

Es una Cartagena de Indias que podría no ser o podría ser otra, una historia que se desarrolla al inicio del siglo XX, pero que lleva impresa todas las dudas y desazones que nos pueblan a los habitantes de este desigual siglo XXI.

Más allá de la compleja, circunspecta y sabia crítica literaria, que ha asumido esta novela como una de las más terminadas de Gabo, El amor en los tiempos del cólera es la recreación de los olores, los sabores, las texturas de los sentimientos humanos.

Curiosidad, pasión, resignación, despecho, sexo, vejez, muerte, vida, fidelidad, incomprensión, familia, encuentro, rencuentro y desencuentro son algunas de las palabras que nacen cuando se evocan las historias que se tejen alrededor de esta novela, pero las palabras de Gabo les da movimiento y musicalidad a medida que se adentra en una de las narraciones más cálidas y divinamente humanas que nos ha regalado.
“… pero se dejó llevar por su convicción de que los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga otra vez y muchas veces a parirse a sí mismos”.

 

Daniela Saidman

@DanielaSaidman 

Sobre el autor

Daniela Saidman

Daniela Saidman

Voces del Sur

Daniela Saidman. Periodista y escritora, publicó en 2002 el poemario titulado “XXXI Hojas de Otoño” y, en 2007, “América y otros cafés” (poesía) con la Editorial El Perro y La Rana de Venezuela. Su libro “Voces del Sur” -que recoge reseñas sobre libros y escritores- fue publicado por Fundarte en 2015.

Participó en las antologías Amanecieron de bala, panorama actual de la joven poesía venezolana, El Corazón de Venezuela, Patria y Poesía, y Antología Poética a Bolívar.

Además es articulista de opinión en medios impresos y digitales venezolanos y latinoamericanos. Ganadora del Premio Aníbal Nazoa en 2010 por sus trabajos de opinión en Todos Adentro y jurado del mismo premio en 2011, actividad que organiza el Movimiento Periodismo Necesario.

Su columna “Voces del sur” en PanoramaCultural.com.co es un espacio donde convergen las voces que desde el sur construyen, con la palabra necesaria, la libertad. El sur en este sentido, es mucho más que el mero punto cardinal, es una región de militancia con la ternura que le pone alas a la esperanza cierta de volar.

@DanielaSaidman

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Monólogo de un árbol citadino, de José Atuesta Mindiola

Monólogo de un árbol citadino, de José Atuesta Mindiola

Conocemos su amor por los árboles, su esfuerzo por protegerlos y su lucha continua para que se les reconozca como seres representativo...

Adiós al monarca del reino caimito

Adiós al monarca del reino caimito

  El poeta, dramaturgo y artista visual caribeño Derek Walcott, quien naciera el 23 de enero de 1930 en Castries, Santa Lucia, f...

“El vagabundo y su manta de seda es un libro melancólico y, sin duda, muy sincero”

“El vagabundo y su manta de seda es un libro melancólico y, sin duda, muy sincero”

Meses atrás era común ver a Raphael Ochoa en cuanto evento literario se realizaba en Valledupar, más si éstos tenían a la poesí...

Botella al mar para el Dios de las palabras

Botella al mar para el Dios de las palabras

  Discurso ante el I Congreso Internacional de la Lengua Española. Zacatecas, 11 de abril de 1997. A mis doce años de edad estuv...

Un encuentro con el escritor Arnoldo Mestre Arzuaga

Un encuentro con el escritor Arnoldo Mestre Arzuaga

Desde niño escribe cuentos. Es su género predilecto. Los escribe en su tiempo libre, cada vez que algo le llama la atención. “Toda...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados