Literatura

La memoria contra el olvido

Diego Niño

20/04/2015 - 06:00

 

Reseña del libro Luisa vuelve y baila de Rubén Vélez (Silaba Editores). 

No sé por qué los poetas tienen la costumbre de escribir textos que no tienen pies ni cabeza. En este caso, como sugiere el título, el autor nos da un paseo por la historia de Luisa. Pero no de Una Luisa, como pensé cuando aún no había ojeado la primera página, sino Tres Luisas. Como la santísima trinidad, sólo que sin milagros ni lenguas de fuego.

La primera es Luisa Sánchez, la abuela de Rubén. Las compañeras son su hija y su nieta. Tres vidas que recorren el siglo veinte con la alegría que sólo puede brotar de las mujeres. Aunque, pensándolo bien, me equivoco al afirmar que son ellas quienes transitan la centuria: es el siglo veinte quien pasa por ellas como el silencio que cruza un verso.

Naturalmente, hasta acá no hay nada nuevo en aquello de relatar la vida de tres mujeres que están vinculadas por el doble lazo de la sangre y el nombre. Lo que llama la atención es que la historia se construye a partir de los pequeños comentarios que acompañan cien fotografías. Estas no están ubicadas cronológicamente, sino que aparecen con el mismo orden en el que se ubican las fotos en los álbumes familiares.

Por eso decía al comienzo que es una historia que no parece tener pies ni cabeza.

Al respecto acota Rubén: “Tengo en mi poder todas las fotos de mi abuela de mentiras. Luego, soy su único nieto de verdad. Su único cómplice en este mundo. Gracias a estas imágenes puedo recrearla a mi antojo, ya como niña, ya como muchacha, ya como mujer sin edad”.

Y en efecto lo hizo de esa manera: reconstruyó las vidas de las Luisas guiado por los caprichos del corazón. Por ejemplo, algunas veces vemos a una anciana que ríe coquetamente con la certeza que el nieto la perpetuará con su prosa juguetona, a la siguiente página encontramos a la nieta entre Navarro y Pizarro y más adelante aguarda la hija entre los risos del mar.

Pero ellas no son las únicas: también merodean familiares de todos los lugares y todos los oficios (incluido el propio Rubén Vélez).

Un par de ellos me llamaron la atención porque los he visto en novelas de Tomas González y Manuel Mejía Vallejo: los haraganes. En este libro el honor le correspondió al tío Carlitos y a su padre, don Emilio. Del último dice Vélez: “A don Emilio, cada vez que caía el sol, allá en la vereda de ‘la humareda’, hasta los perros y los gatos le hacían corrillo. Era una emisora sin comerciales que se prendía a punta de aguardiente”.

Ahora, sería una verdadera injusticia que en este universo de personajes no tuviera espacio la mafia que creció como un tumor en Medellín.

En este caso el autor la describe desde los familiares y amigos de quienes se dejaron encandilar por los oropeles de un poder que desconoce la paciencia y los escrúpulos. Pero no se queda en las ramas, como sucede normalmente. También narra el fenómeno desde las entrañas del narcotráfico, gracias a que él hacía las gestiones jurídicas tendientes a fundar empresas (“legales”) con dineros que venían de todas las esquinas del planeta. Al respecto apunta Rubén: “Otra vez el juego de la infancia y adolescencia. Otra vez ‘Monopolio’, pero ahora con billetes de verdad, sucios y limpios”.

Y así, entre Luisas, presidentes,  ex-presidentes, narcos y guerrilleros, se llega al final de la novela con la sensación que la vida, no la suya o la mía, sino la Vida, no es otra cosa que un puñado de recuerdos en los que siempre, sin excepción, estamos con una sonrisa digna de ser fotografiada.  

 

Diego Niño

@Diego_ninho

Sobre el autor

Diego Niño

Diego Niño

Palabras que piden orillas

Bogotá, 1979. Lector entusiasta y autor del blog Tejiendo Naufragios de El Espectador.

@diego_ninho

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Luz de tinieblas musicales

Luz de tinieblas musicales

  Luz, antorcha del tiempo que agota mis ansias, postrado estoy ante el altar de las notas amargas; luz, arrancada del sueño oscur...

Un recital de poesía en la Casa de Bahareque de Valledupar

Un recital de poesía en la Casa de Bahareque de Valledupar

En las noches de Luna llena, la casa de bahareque de Valledupar se transforma en un lugar asombroso donde prima la palabra en forma de ...

"El proyecto Macondo"

“Macondo no solo es un invento literario universal, que cautiva por igual a un japonés, un islandés y un venezolano, sino una parte...

William de Ávila Rodríguez y la revista

William de Ávila Rodríguez y la revista "Letras"

En las manos de William De Ávila, se agitan los mejores colores del panorama literario del Cesar. El periodista y editor de la revista...

El compa Chello

El compa Chello

No sé cuál era su verdadero nombre. Es posible que se llamara Eusebio. Todos en el pueblo le decían con cariño, compa chello, y él...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados