Literatura

Tras el rastro de Gabo

Redacción

20/04/2015 - 06:20

 

Félix Molina

“Se han formado mitos y leyendas entorno a Gabo que casi se han convertido en realidad”. De esta manera inicia el profesor de literatura Félix Molina el conversatorio organizado en la Biblioteca Rafael Carrillo Lúquez en conmemoración de su primer año de fallecido.

Encontrar las fronteras entre lo real y la ficción puede ser un reto para quien desee adentrarse en el mundo macondiano de Cien años de soledad pero también para el que ansíe acercarse a la vida personal de su autor. 

“Se habla de que tardó más de 20 años en escribir la obra –comenta Félix Molina–. También se dice que se encerró 7 meses en su casa para escribirlo”.  

Se dicen muchas cosas –muy pocas veces cuestionadas- sobre Gabo y esta problemática sobre los límites de la imaginación es una excelente forma de iniciar un camino por la biografía de un hombre que ha revolucionado las letras de un país y de todo un continente.

Recuperar a una figura nacional parece ser el objetivo motor. “La idea de este evento es adueñarnos de un escritor que es nuestro”, manifiesta Félix interrumpiendo su progresión por el tortuoso –pero estelar– recorrido del Premio Nobel.

En el aire cuelgan algunas mariposas amarillas sacadas de Cien años de soledad y, en el fondo, retratos de su autor en blanco y negro con esos anteojos robustos de color negro.  Innegablemente, Gabriel García Márquez está en todas partes, en fotografías, en anécdotas, pero sobretodo en libros. En los libros está el rastro del verdadero Gabriel García Márquez.

Una etapa inevitable: el primer cuento publicado por Gabo (La tercera resignación, 1947) y, diez años después, La Hojarasca. Ambas grandes muestras de un talento narrativo lleno de recursos y de ideas. 

Otra sugerida: De viaje por los países socialistas. Una obra donde el escritor colombiano describe en once crónicas su encuentro con la realidad de los países de Europa del este y cómo estos países encaran a su manera la ideología socialista. Es un encuentro con el Gabo comprometido con su tiempo y con las cuestiones políticas.

Parada siguiente: El coronel no tiene quien le escriba. Una novela que le confirma como escritor de excepción y donde la literatura se concibe como una eterna espera.

A continuación nos sorprende el boom latinoamericano y grandes éxitos de tamaño magistral como Cien años de soledad o El general en su laberinto. “García Márquez tiene una capacidad infinita de reinventarse”, sostiene Félix Molina.

La última parada por la ficción: Memorias de mis putas tristes. Un frenazo en seco que nos demuestra lo humano que es Gabriel García Márquez. “Su última novela es una novela desafortunada porque estábamos  acostumbrados a una obra enorme –explica el ponente–, pero Gabriel García Márquez no puede ser juzgado únicamente por sus éxitos”.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Han pasado 38 años desde su desaparición física en un lamentable accidente cerca de Villa de Leyva, en septiembre de 1976. Tambié...

Árboles en el paisaje vallenato

Árboles en el paisaje vallenato

Los cañaguates y los robles son árboles ornamentales del paisaje vallenato. Las flores del cañaguate con su esmalte amarillo parecen...

Cuento: Ficciones sobre la conducta del Rey

Cuento: Ficciones sobre la conducta del Rey

El rey es joven y hermoso. Muchas mujeres, en la soledad de sus bañeras, acariciándose los senos, sueñan con dormir entre sus brazos...

El día que aprendimos a ganar

El día que aprendimos a ganar

Me da tristeza, sí, me da tristeza de uno… ahora me da tristeza y me da rabia para mí mismo, conmigo mismo, porque yo fui que tuv...

Americanah, un libro feminista

Americanah, un libro feminista

El nombre de Chimamanda Ngozi Adichie (Nigeria, 1977) es un nombre que no pasa desapercibido para las personas que nos interesamos en l...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

Las sentencias del doctor Panzza

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube