Literatura

Zapatos nuevos

Diego Niño

01/06/2015 - 06:10

 

Dolía, punzaba, hería. El dolor iniciaba en el tobillo, subía por la pierna hasta llegar a la cintura. Y todo por culpa de los zapatos nuevos.

Le dije a mi esposa que no era buena idea comprarlos. Y menos en estos tiempos en los que sólo hay necesidades. Pero ella es terca y no descansa hasta que se hace lo que ella quiere.

Primero dijo que era mejor que fuera a la entrevista de la Biblioteca Luis Ángel de paño. Discutimos porque yo le decía que, además de ser el más viejo, sería el único que llegaría vestido como un cachaco del siglo pasado.

Al final, cuando empezó a llorar, acepté ir de paño y con los zapatos nuevos.

Ya sé que el llanto en las mujeres hace parte del chantaje para imponer su voluntad. En su caso no le funciona porque sepa manipularme, sino porque le soy infiel.

No sé si sabe qué se siente llegar a la casa presintiendo que su esposa le va a tirar un plato por la cabeza porque lo vieron con la otra. O la amargura que le produce escucharla llorar porque sabe que usted le está poniendo los cachos.

Porque lo saben. Las mujeres siempre lo saben. Que se mienten a sí mismas, es otra cosa. Uno les dice las cosas más disparatadas. Ellas pelean, gritan, alegan. Pero días después les están diciendo a las amigas la misma mentira con una convicción mejor que la suya. A veces pienso que ellas creen que convenciendo a las amigas, se convencen a sí mismas.

Por eso, como le dije, fui con el zapato que me formó la ampolla.

Llegué con el tiempo medido. Bajé en la Estación de Las Aguas y, luego, cojeé hasta la Carrera Cuarta con Avenida Jiménez. Allí descansé por primera vez. Caminé una cuadra más. Volví a detenerme. Luego la otra. Allí no aguanté más. Entré a una droguería para comprar una cura.

Me senté en el andén. Me quité el zapato y la media. Contemplé la piel desprendida en el lugar en el que estaba la ampolla. Puse la cura, la media y el zapato.

Miré el reloj. Llevaba diez minutos de retraso para la entrevista.

Me levanté y no había caminado media cuadra cuando escuché el estallido más berraco del mundo.

Hermano, usted no me va a creer lo que es eso. Los oídos me pitaban. No sabía dónde estaba. Para dónde iba o de dónde venía. Todos corrían de un lado para otro.

Me senté en el andén. Poco a poco el pitido dio paso a la sirena que sonaba en todas partes. A los alaridos de las personas que corrían cogiéndose la cabeza a dos manos.

Me miré los brazos, las piernas, los pies. Me levanté. Me palpé el cuerpo. Me senté de nuevo. Levanté la mirada y vi decenas de hojas trepadas en las espirales de humo que salían de la Biblioteca Luis Ángel.

Sonreí. Estaba vivo gracias a los zapatos que me regaló mi mujer.

Lo curioso es que en lugar de llamarla a ella, llamé a Liz, a mi amante, para contarle lo sucedido. Después de hablar un rato, quedamos de vernos acá.

Pero ya ve que es la una de la mañana, y no llega. No me atrevo a llamarla porque el marido puede sospechar.

Tampoco le he contestado a mi esposa.

Soy tan malparido que ni siquiera le he dicho que estoy vivo gracias a los zapatos que me regaló. La verdad no quiero hacerlo porque estoy tan borracho que soy capaz de contarle que tengo amante hace siete años. Y no sólo eso: soy capaz de decirle que fue ella quien me la presentó cuando me llevó a su casa para conocer a su mamá y a Liz, su hermana.

Disculpe que lo moleste con mis historias ridículas. Pero ya ve que la tristeza ahueva. Hasta lloré hace un rato. Antes de que usted llegara. Lloré recordando a Liz. Sintiendo su soledad en todo el cuerpo, como si fuera una de esas fiebres reumáticas que dan ahora.

Usted me entendería si estuviera en mi lugar. Finalmente encontré el amor de mi vida. Y eso no le pasa a cualquiera. ¿O sí?

 

Diego Niño

@diego_ninho 

 

Sobre el autor

Diego Niño

Diego Niño

Palabras que piden orillas

Bogotá, 1979. Lector entusiasta y autor del blog Tejiendo Naufragios de El Espectador.

@diego_ninho

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tres poemas de Miguel Iriarte que cantan al Jazz (y al Caribe)

Tres poemas de Miguel Iriarte que cantan al Jazz (y al Caribe)

Miguel Iriarte nació en Sincé, Sucre, en 1957. Es Licenciado en Filología e Idiomas de la Universidad del Atlántico, Especialista e...

Lanzamiento de

Lanzamiento de "El niño que levantó la bandera de su país"

En medio de un torrencial aguacero, los amantes de las letras se dieron cita la noche del miércoles en el Banco de la República de Va...

Entre Cristo y una prostituta

Entre Cristo y una prostituta

¿Por qué me miras de ese modo? ¿Acaso nunca viste una mujer desnuda? Qué estoy diciendo... Las cosas que habrás visto. No creo que...

Vergüenza

Vergüenza

  —Dígame, Alejandro, ¿alguna vez me equivoqué con usted?   El muchacho no respondió. Avanzaba apoyado en la muleta que se ...

Bajo el cielo e´Valledupar: Hacia la construcción de un Vallenato testimonial

Bajo el cielo e´Valledupar: Hacia la construcción de un Vallenato testimonial

En el prólogo del ABC del vallenato, Daniel Samper Pizano despliega no pocas expresiones enaltecedoras para Julio Oñate Martínez. Y ...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados