Literatura

Frida

Gloria Cepeda Vargas

11/04/2016 - 06:10

 

Frida Kahlo

Te echaste al pico toda la raza pintante…

Diego Rivera

Al final de la calle/ una vara de mimbre/ se aleja patinando/ en dos naranjas / ¿Dónde vas, Frida Kahlo/  con  tus hambres/ tu sed de pergamino/ los cactos de Sonora/  en tus muñecas/ como aros de la suerte?/ Frida de Coyoacán/ descobijada flor/ siempre pariendo/ ¿Con qué pincel de cerdas arrugadas/ te tatuaste las cejas?/ Pasan los años como dromedarios/ y tú plantada ahí/ cada día/ más lejos de tu insignificancia/  Nadan/ tus tumultuosos hijos/  en ese mar viscoso/ y amigable/ en esa podredumbre victoriosa/  en todas tus orgías/ atadas al ombligo de la Tierra/ en tus dientes que abrieron forámenes de mundo/ en tus vísceras rotas y zurcidas a medias/ en tu desdoblamiento que da miedo/ Tú, con tu larga falda levantada / como una carpa bajo las estrellas/ guerrera de  pinceles/ duros como tornillos/ de pinturas espesas como aceites natales/ Sé que  vas al encuentro/ del  escorpión que ruge en  tu cintura/ trampa donde cayó/ tu muslo abierto/ cuero reseco al sol/  que navega/ muy lejos/ ¿Cómo decir/ de tu dolor con canas?/  ¿Cómo arrullar tu niño/ sin orejas?/ ¿Cómo trazar el ángulo/ donde se despereza/ tu pubis amarillo?/ Macho y hembra/  de  espaldas y de frente/ amor y tregua siempre/ Jaque mate/  Un viento de colores/ te mece como a un niño/ que no quiere dormir….

 

2   

Cojita pendenciera/ dedos ahusados/ zumo de canela/ En las rutas/  donde orbes y muñecas/ se abastecen/ bailas con tu pareja/  El sol y  tu sonrisa/ el sol y tus dos manos/  para que  el ciego tiente/  Frida de cuatro letras/ de cuatro ojos al viento/ como pañuelos puestos a secar/ de cuatro piernas/ que se contradicen/ como los asesinos/ en flagrancia/ ¿Qué sentirán los hombres/ las mujeres/ y los niños de México/ cuando tu nombre estalla/ como un caldero hirviente?/ ¿Qué será de su savia compartida/ con  la tuya colgada  al borde del camino/ como  flor de barranco?/ Frida de Diego/ y de los eucaliptus que enrojeció el verano/ ¿Aún buscas/ bajo el árbol primero de la Tierra/ la pieza que te falta?

 

3

Te echaste al pico toda/ la raza pintante/ dijo Diego Rivera/ el sapo donairoso/ te los echaste al pico/ y luego te marchaste/ saltando de la luna/ al girasol/ Día y noche/ creando de la nada/ sangre y orina antiguas/ redondeándote/ haciéndote/ ubicando uno a uno/ tus huesos insepultos/ ¡Llévalos a beber/ que se te mueren/ de sed como camellos extraviados!/ ¡Permíteles que quemen/ su corola/  en esas ceremonias/ deleitosas!/ Raza pintante/ dijo tu maestro/ tu hombre niño redondo como el mundo/ y así fue/ cuando México araba la conciencia/ izando las polleras/ ondeando los sarapes/ apurando las copas/ Ése fue tu rugiente anfiteatro/ eso y tu carnadura rezumante/ Para llamarte amiga y compañera/ me falta  amanecer.       

 

Gloria Cepeda Vargas

Sobre el autor

Gloria Cepeda Vargas

Gloria Cepeda Vargas

Reflexiones y poesías

Gloria María Cepeda Vargas es una poeta colombiana de reconocida trayectoria. Oriunda de Cali, ha vivido sus primeras -pero también sus últimas décadas- en Popayán, por lo que se le reconoce como una autora caucana. Es hermana del político Manuel Cepeda Vargas, líder de izquierda asesinado, padre del representante a la Cámara Iván Cepeda Castro. Ha recibido, entre otros, el Primer Premio y Medalla de Oro, Concurso Internacional de Poesía, Bruselas (Bélgica) 1993; Premio de Poesía "Jorge Isaacs", Cali, Colombia, 1995; y la mención Casa de las Américas, La Habana, Cuba (2000). Algunas de sus publicaciones: "Bajo la estrella" (Popayán, 1960), "Cantos de Agua y Viento" (Premio Jorge Isaacs, 1995); "Carta a Manuel" (Popayàn, 1995); "De la vida y el sueño" (Popayán, 2009); "Canta la noche" (Neiva, 2010).

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Literatura: Los huevos de Simona

Literatura: Los huevos de Simona

Simona tiene una extraña creatividad para las prácticas sexuales extremas. Marcela está trastornada, tiene muchos deseos reprimidos,...

Luz de Faro, poemario

Luz de Faro, poemario

Este poemario debió ser mi primer libro, pues inicié escribiendo poesía, sin embargo es el tercero. Se tomó su tiempo el ingrato, c...

Algunos pasos para escribir poesía

Algunos pasos para escribir poesía

  ¿Cómo escribir poesía? La pregunta es tan amplia como abstracta. La poesía es probablemente la forma más artística y más l...

Vladimir Holan, el viaje a lo desconocido

Vladimir Holan, el viaje a lo desconocido

En medio de la soledad donde solo gobierna la noche infinita, una voz convertida en rayo se filtra por las cuatro paredes del mundo has...

Voluptuosidad y otros poemas de Diógenes Armando Pino Avila

Voluptuosidad y otros poemas de Diógenes Armando Pino Avila

Tras la publicación de sus poemas "Cosmogonías y cosmovisiones", el poeta Diógenes Armando Pino Ávila recorre con estos nuevos vers...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados