Literatura

Manuel de las Aguas, de Félix Lozada

Jairo Tapia Tietjen

05/11/2015 - 05:50

 

Tal como vemos en las antiguas series sobre la violencia en Colombia en “Señal Colombia”, el codacense Félix R. Lozada Flórez –catedrático, poeta e investigador radicado en Neiva, Huila, donde desarrolla nutrido liderazgo en revistas, periódicos y docena de eventos socioculturales, a la par de editor y compilador de antologías histórico-literarias sobre autores y obras  de la tierra huilense–, en esta ambiciosa novela “Manuel de las Aguas”, hace desfilar por nuestros sentidos y reflexiones pasajes desgarradores, invocando hechos aciagos que brochelan nuestra inverosímil historia patria.

Observamos una trama representativa de la nueva ficción colombiana, donde hombres y mujeres posesos por irrefrenables ímpetus de machismo y voluptuosidad, repechan la vorágine violenta de sus vidas en entornos indolentes que profanan la escasa moralidad y de raquíticos valores, tacañamente administrados por décadas de imposturas y falsa piedad y recato religioso, ante dóciles comunidades campesinas rodeadas de corruptelas, tal como argumenta el personaje:

… no tenemos un  Estado con sentido de responsabilidad, ni existen oportunidades para sobrevivir; la gente permanece en olvido gubernamental (…); el mal ha surgido, ha empollado enormes desigualdades y graves problemas como guerrillas, paramilitares, ladrones de cuello blanco, políticos corruptos…” ( pág. 173 ).

El amplio cuadro realista y sombrío que expone Lozada Flórez, podría exacerbar la extrema pasividad de algunos desprevenidos lectores, sin experiencias sobre las crónicas desgracias y oscuros símbolos que acechan la pacífica evolución del colectivo, plasmados en tan descarnados episodios, aparte de mostrarnos la insensatez de muchos con sangre ardiente y, a la vez, rotula arquetipos deshonrosos en una clase política que ostenta altos índices de desprecio y desinterés ante el espectáculo cotidiano de la miseria y desigualdad  tan comunes.

 

Jairo Tapia Tietjen

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La herencia que Luis Mizar dejó a los normalistas de Manaure

La herencia que Luis Mizar dejó a los normalistas de Manaure

Las personas que conocieron en vida al maestro Luis Enrique Mizar Maestre saben que ni en sus bolsillos ni en su cuenta bancaria abun...

La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira

La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira

  Barrancas, municipio del centro de La Guajira, es destino este fin de semana de la Ruta de Gabo. Familiares, amigos, investigador...

Lanzamiento de la novela Muerte de Cruz en Valledupar

Lanzamiento de la novela Muerte de Cruz en Valledupar

Es bueno ver a jóvenes escritores cesarenses con nuevos proyectos y ofertas. La literatura regional se agranda con cada muestra de ori...

“Una felicidad repulsiva” gana Premio de cuento Gabriel García Márquez

“Una felicidad repulsiva” gana Premio de cuento Gabriel García Márquez

El escritor argentino Guillermo Martínez se adjudicó el pasado viernes 21 de noviembre el Premio Hispanoamericano de cuento Gabr...

El sabor del paraíso

El sabor del paraíso

  Un día de 1916, la madre, después de intentos le confió un plan para que su hijo viajara a Cuba. —¿A Cuba? —Sí, Milton. ...

Lo más leído

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Silencio vallenatero

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Opinión

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube