Literatura

La gente de Aritama, presentado oficialmente en Valledupar

Redacción

11/06/2012 - 11:22

 

El cabildo Jaime Arias y Patrick Morales en la Biblioteca Rafael CarrilloCincuenta años después de su primera edición en Estados Unidos, uno de los libros de mayor importancia etnográfica para Colombia ve por fin la luz en español.

La gente de Aritama (en inglés: “The people of Aritama. The cultural personality of a colombian mestizo village”) fue publicado en el año 1961 después de que los antropólogos Gerardo Reichel-Dolmatoff y Alicia Dussán dedicaran varios años al estudio del pueblo kankuamo en Atánquez.

El aplazamiento en la traducción de esta imprescindible obra en Colombia es un verdadero  misterio o quizás la muestra de una herida latente en el pueblo colombiano, dividido por cuestiones identitarias.

“La gente de Aritama” habla de cosas duras, de momentos difíciles de la etnia Kankuama. Es una obra trascendental para quien quiera conocer su historia y el proceso de aculturación demoledor por el cual ha tenido que pasar inexorablemente.

Aquí se describe el proceso de estigmatización de los indígenas y los efectos en su vida cotidiana. Se habla de la pérdida de valores tan naturales como la espontaneidad y la alegría (característicos del pueblo kankuamo) para reproducir los patronos de la cultura “civilizada”.

El pasado viernes 8 de junio en la Biblioteca departamental de Valledupar, el cabildo gobernador kankuamo de Atánquez Jaime Arias Arias y Patrick Morales (asesor del ministerio de cultura) pudieron comentar la llegada de esta obra y compartir sus primeras impresiones ante un público nutrido.

Según Jaime Arias, esta publicación es importante para conocer el sufrimiento que conoció su pueblo a mediados del siglo XX y así entender el proceso de reafirmación en el que está inmerso ahora.

“Después de dieciocho años [trabajando en la recuperación de las costumbres kankuamas], nos podemos sentir orgullosos de este sentimiento”, expresó el cabildo.

Por su parte, Patrick Morales presentó la llegada del libro como algo histórico para el público hispanohablante y resaltó el trabajo gigantesco realizado por los antropólogos Reichel-Dolmatoff y Alicia Dussán quienes tuvieron que hacer una labor descomunal para observar cada una de las prácticas de la época y entender el significado de ciertas palabras casi imposibles de traducir.

“Es un lectura muy dolorosa –insistió Patrick Morales–. Este libro está llenos de anécdotas sobre cómo la gente controlaba la manera de reír, de hablar, de comer, para no parecer indígena. El libro se centra en la inquisición constante por ganar prestigio, es decir no parecer indígena”.

Desde la perspectiva actual, ambos ponentes subrayaron el interés de este libro para fortalecer la identidad ya que ofrece multitudes de detalles sobre las creencias de antaño, la vida familiar, el vestir, la noción de poder y otros temas fundamentales en la vida comunitaria.

Tras este presentación llena de emoción y de anécdotas, el encuentro concluyó con el anuncio del XI Festival Internacional de Cine y Video Indígena previsto para el mes de septiembre de este año.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Luna de Locos, un puente poético en Pereira

Luna de Locos, un puente poético en Pereira

  El Festival Internacional de Poesía de Pereira, Luna de Locos (FIPP) vuelve este año para celebrar once años  de esfuerzos, d...

A pencazo limpio

A pencazo limpio

Mandé mi mano derecha con la velocidad de un águila, dando justo en la mejilla derecha de mi contrincante, tan fuerte, que tuve miedo...

Letanías del convaleciente

Letanías del convaleciente

He vuelto a leer los versos de Luis Mizar, porque llegan momentos en los que necesitamos de la buena poesía para que no se nos olvide ...

“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar

“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar

Que haya dolor y llanto por su partida y que se escuchen numerosas exaltaciones al hombre que se fue no es producto de sensaciones mome...

El Pollo Ramírez

El Pollo Ramírez

  El tablero del Hyundai morado marcaba una velocidad de 50 kilómetros por hora, era lo más a prisa que podían viajar por las pés...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

En el Plato del Hombre Caimán

Diego Andrés Rosselli | Patrimonio

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

La Clavicembelada de Garcés

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube