Literatura

Víctor Hugo o la vigencia de un ideal político

Erik Sierra Gómez Pedroso

21/06/2017 - 06:35

 

Victor Hugo

 

Contando tan sólo 18 años, Víctor Hugo –el autor de libros tan controvertidos como Lucrèce de Borgia y tan conocidos como Les Misérables– ya había publicado su primer poemario titulado Odas y sus poemas habían sido gratamente recibido en la corte del rey Luis XVIII. A sus veinte años, Víctor-Marie Hugo ya destacaba como un gran escritor y su carrera en el oficio pintaba como una promesa indudable.

Desde la infancia desarrolló el hábito del dibujo, el cual le acompañaría hasta su muerte. Pasó su infancia junto a su padre, quien viajaba de ida y vuelta de Nápoles a España. Nació en Besanzon (Francia), el 26 de febrero de 1802, pero pasaría parte de su infancia en París. A los 18 años ya había publicado Bug Jargal y Han de Islandia, ambas obras cuyo valor literario abriría el camino del autor para continuar forjando el valor de su pluma.

Tres años después de llevar sus escritos a la corte de Luis XVIII, es nombrado Caballero de la Legión de Honor. Entre 1826 y 1837 conoce a personajes como Chateaubriand y Franz Liszt. En estos años es nombrado oficial de la Legión Francesa y no pasa mucho tiempo antes de obtener el título de Par de Francia. Es en ese tiempo cuando escribe el drama de Lucréce de Borgia, bien recibido por la crítica pero que distorsionaba la imagen de la mujer dibujándola como envenenadora.

Víctor Hugo tuvo numerosas amantes durante su vida. El romance más conocido fue el que sostuvo con la actriz Juliette Drouet, sin embargo, otros fueron más tormentosos para él. En 1822, había contraído matrimonio con Adèle Foucher, quien le engañó con un crítico, llena de hartazgo por la vida de escapadas románticas del escritor.

De su matrimonio con Foucher resultaron cuatro criaturas, de las cuales sólo sobrevivieron Charles y Adèle. Leopoldo murió al poco tiempo de haber nacido y Leopoldine murió a las orillas del Sena en la noche de bodas de la pareja. Durante esta época escribe Nuestra Señora de París, obra que ha de costarle numerosas veladas insomnes y que a la postre le dejará cansado y enjuto, con muy mala apariencia. Sin embargo, el esfuerzo no sería en vano pues esta pieza literaria es una de los fragmentos narrativos más ricos y leídos en la historia. 

Incansable defensor de las ideas democráticas de la época, Hugo ganaría una posición como diputado al apoyar al Príncipe Luis-Napoleón en la Segunda República, en 1848, y después se opondría al golpe de Estado del 2 de diciembre de 1851, situación que provocó su exilio durante el Segundo Imperio de Napoleón III.

Durante su exilio conoce a mucha gente. Desde Bruselas, Jersey y Guernesey hasta Luxemburgo, tiene encuentros con Hans-Christian Andersen, Oscar Wilde, Dumas y Julio Verne. Su vastísima obra está compuesta por obras literarias y políticas entre las que destacan algunas de las siguientes: Han de Islandia (1823), Bug-Jargal (1826), Nuestra Señora de París (1831), Lucrecia Borgia (1833), María Tudor (1833), Napoleón el Bajito (1852), Los castigos (1853), Cartas a Luis Bonaparte (1855), Los miserables (1862), El asno (1880), Los cuatro vientos del alma (1881), Torquemada (1882), El Archipiélago de la Mancha (1883).

La vida política de Víctor Hugo estuvo llena tanto de satisfacciones personales como de grandes sinsabores, pues sus ideales sobre la democracia iban mucho más allá de las concepciones políticas sobre la vida social en su época. Opinaba que, cuando el conocimiento lo poseía una sola persona, reinaba la monarquía, si era dominado por un grupo pequeño de hombres ricos, dominaba la aristocracia, y que cuando todo el mundo tenía acceso al conocimiento y dominio de él, entonces reinaba la democracia.

Será hasta la Tercera República, a la vuelta de su último exilio, que Hugo se convertirá en un personaje clave en el mundo político francés. Hugo abogaba por la unidad Europea. Su sueño era el de un continente con una sola nacionalidad, y lo llamaba Estados Unidos de Europa.

Sus contemporáneos no creían que esto fuese posible debido a la historia de rivalidades entre naciones, sin embargo, él consideraba que cuando el comercio y no la política dominaran el territorio europeo, esta realidad sería posible. Murió de neumonía el 22 de mayo de 1885, dejando un legado de ideales plasmado en los corazones de todos aquellos quienes le han leído o escuchado por boca de quienes le repiten.

 

Erik Sierra Gómez Pedroso 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira

La Ruta de Gabo tiene como destino Barrancas en La Guajira

  Barrancas, municipio del centro de La Guajira, es destino este fin de semana de la Ruta de Gabo. Familiares, amigos, investigador...

Un fuerte olor a gasolina

Un fuerte olor a gasolina

  En los restaurantes de paredes blancas donde huele a mostaza y vegetales frescos, la loza y los cristales conversan sin descanso ...

Roque Dalton ¡Presente!

Roque Dalton ¡Presente!

Hace ya tres años, en el marco del V Festival de Poesía Internacional La Palabra en el Mundo, la revista “Isla Negra”, dirigida...

De lo sublime y lo bello en las palabras, según Edmund Burke

De lo sublime y lo bello en las palabras, según Edmund Burke

¿Cuál es el misterio de las palabras, de la poesía, de la belleza en ellas? Hay que empezar por admitir que el lenguaje humano está...

Cuento: Un secreto para ser contado

Cuento: Un secreto para ser contado

Este es un secreto que he guardado toda la vida y que hoy después de consultar con mamá y obtener su visto bueno te lo quiero contar,...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

De evaluación hasta uniformes

Diógenes Armando Pino Ávila | Educación

Síguenos

facebook twitter youtube