Literatura

Décimas en tiempo de Festival, de José Atuesta Mindiola

Redacción

25/04/2018 - 06:40

 

El Festival de la Leyenda Vallenata es sentimiento y alegría. Una borrasca de frescura, espontaneidad y emociones que el poeta cesarense José Atuesta Mindiola condensa espléndidamente en sus décimas.

En este artículo recopilamos algunas de sus décimas más significativas, aquellas que nos permiten conocer el folclor regional a través de sus instrumentos, sus juglares, parrandas tradicionales, y entender que el Vallenato no sólo es música: también es un pueblo entero.

 

EL ACORDEÓN

I

Y llegó el acordeón

vino cruzando los mares,

y en manos de los juglares

camina por la región.

Y conquista el corazón

de cantos de vaquería,

se une con la poesía

en las noches de tambora

y se despierta la aurora

bañada de melodía.

II

Hay una leyenda famosa,

y de ella también les hablo,

Francisco derrota al Diablo

con canciones religiosas.

El pueblo narra las cosas

con voces de fantasía.

primaveras de alegrías

florecen en el folclor,

y en la mente del cantor

hay un mar de melodía.

III

La historia con precisión

lo registra sin afán,

el genio Kiril Damián:

padre del acordeón.

Y aquí por esta región

un cronista lo relata,

juglares de casta innata

no se olvidan con los años,

y fue el gran Chico Bolaño

quien le dio alma vallenata

IV

Chico Bolaño el juglar,

en mi memoria lo veo,

fue el creador del paseo

y bien lo enseñó a tocar.

Dios hizo a Valledupar

una tierra en promisión

donde anda el acordeón

con su imperio musical.

Y que viva el Festival

orgullo de la Nación.

    

*******

 

LA JUGLARIA VALLENATA

I

El cantar de vaquería

con trinos de ruiseñores,

aquí en tierra de cantores

florece en la juglaría;

antes de rayar el día

recibe la bendición,

y Dios le concede el don

de la música y el goce,

Valledupar se conoce:

tierra del acordeón.

II

Sobre un monte de rosales                          

la música es rosa fina,                                 

recuerdo a Fredy Molina                              

a Emiliano y a Morales;                                 

Calixto con sus cantares                             

impuso veteranía;                                          

con Marín, Leandro Díaz                           

están Sergio y Santander,                            

y el maestro Rafael,                                       

padre de la juglaría.

III

En esta música hermosa                             

hay leyenda y dinastía:                                  

están los Zuleta Díaz,                                     

los Romero y los Mendoza,                          

y Juan Manuel con sus cosas                         

es un juglar de verdá,                                       

Juan Muñoz también está                               

con los Gutiérrez y López;                                

Luis Martínez se conoce                                   

como el pollo pa´ tocá.                                      

IV

Las sabanas del Diluvio

a Toba recordarán

y a su Caballo Alazán  

que le cantó con orgullo;

Miguel y Luciano Gullo

cantaban versos bonitos,

lo mismo el viejo Juancito

el padre de los Granados;

Eusebio es bien recordado

por los bajos y los pitos.

V

Por las montañas de Plato

Francisco Rada tocaba

y Juancho Polo entonaba

su primer son vallenato;

Alejo con su relato

de El Paso en correduría

buscaba a Sielva María

o aquel cero treinta nueve;

aquí todo el tiempo llueve

cantares de vaquería.

VI

Yo termino compañeros

mis versos, las juglaría,

en los Montes de Maria

pa’ recordar el Mochuelo;

también recuerdo a Landero

y sus notas sabaneras,

con dejo de cumbiambera

Adolfo Pacheco dijo:

entre más viejo más fino

es el amor de mi negra.

 

*******

 

EMILIANO ZULETA BAQUERO.

I             

Un juglar por dinastía

era Zuleta Baquero,

el don de acordeonero

Dios a él se lo confía.

Su madre Sara María

verseadora costumbrista,

y su padre un trompetista

el gran Cristóbal Zuleta.

Emiliano fue poeta

y músico repentista.

II

Emiliano era un portento

de grandeza natural,

hoy es leyenda inmortal

Olimpo de su talento.

Un jardín de sentimientos

dotado de gran virtud,

cultivó la gratitud

y el respeto por la gente.

Su nombre estará presente

como un racimo de luz.

III           

Los pueblos agradecidos

recuerdan a este juglar,

su música fue un altar

para vencer el olvido.

Jamás se dio por vencido

en asuntos musicales,

floreció como trigales

con espiga en melodía.

y cantó La Gota Fría

para Lorenzo Morales.

IV

Tiene historia musical

este músico de fama,

y  Valledupar lo aclama

como rey del Festival.

La piqueria universal

de Morales y Zuleta

le dio la vuelta al planeta

en voces de otros cantores.

Que vivan los trovadores

de esta tierra de poetas.

 

*******

 

LORENZO MORALES

I

De la tierra de Guacoche

de ese palenque famoso,

vino un juglar portentoso

con el color de la noche.

y trinaba como un toche

con su garganta sonora,

igual que el ave canora

en los floridos rosales,

y era Lorenzo Morales

el cantador de las horas.

II

Espigas de melodías

regó por esta región,

notas de su acordeón

iban sembrando alegría.

él no tuvo dinastía

de músicos y cantores

para extender los honores,

grandeza de su talento.

Su cantar está en el viento

como perfume de flores.

III

Negro de  los cardonales

dijo  Emiliano  Zuleta,

el músico se respeta

porque su talento vale.

Al gran Lorenzo Morales

también yo recodaré,

una noche le escuché

cantándole a una doncella:

“Yo siempre dejo la huella

antes de poner el pie”.

IV 

Lorenzo Miguel Morales

un maestro de maestros,

desde joven fue muy diestro

con notas originales.

En todos los festivales

sus versos siguen cantando,

y lo viven recordando

por sus merengues y sones.

En la historia de acordeones

el suyo sigue sonando.

 

*******

 

COLACHO MENDOZA

I

Pueblo de Caracolí

de Sabanas de Manuela,

allá en la Guajira bella

nació este niño feliz;

y se vino por aquí

siendo apenas un muchacho

y dijo yo soy Colacho,

hijo de Julio Mendoza,

con mi música sabrosa 

alegre yo me emborracho.

II

En Valledupar Colacho

fue el gran Nicolás Elías,

con el paso de los días

lo eligen rey vallenato.

Hombre de talento innato

nunca se ufanó de engaño;

alumno de Chico Bolaño,

de Morales y Martínez;

el maestro se define

con el paso de los años.

III

Músico de intensidad,

un lucero de la noche,

nadie de él guarda reproche,

fue un maestro de verdad.

Caballero en la amistad

de la A hasta la Zeta,

su esposa  Fanny Zuleta

y sus hijos son testigos,

tambien todos sus amigos

y José Atuesta, el poeta.

IV

Colacho y su acordeón

con sus bonitos cantares

interpretó a los juglares

más grande la región.

Y embelleció el corazón

de bonitas melodías;

pero Dios lo llamó un día

a su morada final.

Tu música es inmortal

maestro  Nicolás Elías.

 

*********

 

PONCHO ZULETA

I

Tomás Alfonso Zuleta,

el hijo de Carmen Díaz,

un vendaval de alegría

y en su cantar es profeta.

Cantando llega a la meta

con su estirpe y su talante,

a propios y a visitantes

complace con gran decoro.

Le dicen el “pulmón de oro

o el papá de los cantantes”, 

II

Es un hombre de talento,

tiene magia en su garganta

y por eso cuando canta

su voz se pinta en el viento.

Es un trovador contento

de singular armonía

que conserva todavía

la pureza del folclor;

para mí el mejor cantor

de toda la juglaría.

III

Zuleta es un hombre impar,

un cantor inigualable,

parrandero inagotable

en las montañas de Old Par.

Un ciclón es su cantar

de historias y melodías

que con brisas de alegrías

viene a borrar la tristeza.

La música es la belleza

perfumada de armonía.

 

******

 

EMILIANO ALCIDES ZULETA

I

En el alma del poeta

el verso siempre reside,

le canto a Emiliano Alcides

el mayor de Los Zuleta.

Muy versátil interpreta

bellas notas del teclado,

es maestro afortunado

de valiosos pergaminos:

el primer Grammy Latino

de este folclor renombrado.

II

El Día de los Inocentes

en tierra villanuevera;

lo comentó una partera

que tú llegaste sonriente.

Era una noche esplendente

de aromas de cafetales,

y en susurros de pañales

el veintiocho de diciembre,

al lado estaba un pesebre

con Jesús en los pajales.

III

Vecinos en romerías

llegaron con la noticia,

eran grandes las delicias

en casa de Carmen Díaz.

La abuela Sara María

también muy contenta estaba,

y un acordeón sonaba,

era un padre Emiliano,

con Toño Salas, su hermano,

que también  feliz cantaba.

IV

Cuentan que en ese día,

en un invisible velo

un ángel bajó del cielo

a casa de Carmen Díaz,

y dijo que tú serías

de la música un portento,

lucero del firmamento

del folclor tradicional.

Tu nota es universal

como la risa en el viento.

 

*****

 

IVÁN VILLAZÓN APONTE

I

Iván Villazón Aponte,

el vallenato cantor

con matices de tenor

ya brilla en el horizonte.

Su trinar es de sinsonte

despertando la alborada,

con su copla enamorada

pinta de música el viento;

los corazones contentos

suspiran con su tonada.

II

En Son, Merengue y Paseo,

su tonada es sinfonía

que enternece de alegría   

y galante regodeo;

se llena de cuchicheo  

el alma de las mujeres

y florecen los quereres 

en edénica ilusión,

hasta vibra el corazón

de música y de placeres. 

III

Un sinsonte en el vergel

matizó su juventud,

y le cantó a Dina Luz

del maestro Rafael.

Ha demostrado ser fiel

al folclor de los juglares,

por eso es que sus cantares

tienen aroma del río

para borrar del bohío

las huellas de los pesares...

IV

Nadie lo puede negar,

que Iván Villazón Aponte,

está en la cima del monte

si se trata de cantar.

Lo quiere Valledupar,

es artista de talante,

y los que iban adelante

los alcanzó con su voz,

y para gracias de Dios

ya tiene un hijo cantante. 

 

*******

 

LA BIBLIA DEL VALLENATO

I

La palabra es un retrato

en el timbre de su voz,

y en esta tierra de Dios

es conocido hace rato

“la Biblia del Vallenato”,

por su acervo cultural

de la historia musical

que narra con elocuencia;

en Jaime Pérez hay vigencia

por su mente universal.

II

Profesional de la radio

este insigne locutor,

que ha dado vida al folclor

con sus buenos comentarios.

La música es su pan diario

y habla con gran precisión

de ritmos de la región

y de canciones andinas,

de la música Argentina,

de la llanera y el Son. 

III

Desde todas sus aristas

irradia luz musical;

los hechos del Festival

todos los guarda en su vista.

Es un hombre pluralista

que ha viajado a muchas partes,

lo que sabe lo comparte

con todos sus compañeros,

admira a buenos troveros

y la belleza del arte.

IV

Es nostalgia en su memoria

el baile primaveral

de aquél Jimmy Rambal

que tuvo gran trayectoria.

El cuerpo lleno de gloria,

triste el tiempo lo convierte.

De la suerte y de la muerte

de verdad nadie se escapa,

esa es la ruta en el mapa

para el débil y el más fuerte.

 

 

José Atuesta Mindiola

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un recital de poesía en la Casa de Bahareque de Valledupar

Un recital de poesía en la Casa de Bahareque de Valledupar

En las noches de Luna llena, la casa de bahareque de Valledupar se transforma en un lugar asombroso donde prima la palabra en forma de ...

Tres obras de George Orwell en torno a la pobreza

Tres obras de George Orwell en torno a la pobreza

  George Orwell es conocido ante todo como autor de dos clásicos contra el totalitarismo: 1984 (1948) y la fábula Rebelión en la g...

El Estado natural de la cosas, premio Hispanoamericano de Cuento García Márquez 2017

El Estado natural de la cosas, premio Hispanoamericano de Cuento García Márquez 2017

  ‘El estado natural de las cosas’, una colección de siete relatos que se adscriben al género fantástico, del escritor espa...

Los poemas de Leonardo Gómez Jattin

Los poemas de Leonardo Gómez Jattin

Uno al ver u oír los dos apellidos de Leonardo José Gómez Jattin, no puede menos que pensar en poesía y transportarse al fértil ...

El haikú, una experiencia poética

El haikú, una experiencia poética

Dos sucesos ocurridos en el mes de marzo de 2011 resultaron decisivos en mi incursión en la poesía japonesa, especialmente en el terr...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

¿Qué es el Vallenato?

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Rodrigo Rodríguez, el acordeonista premio Gramy Latino

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados