Literatura

Lucía Estrada: “La poesía es el conocimiento esencial”

Redacción

25/06/2012 - 11:50

 

Lucía Estrada A menudo tendemos a restringir el significado de las palabras, a ver en ellas un uso eminentemente práctico y diario. Olvidamos que pueden estar en todo, en cada instante y referirse a distintas realidades.

La Poesía es una de esas palabas que suscitan sorpresas y malentendidos. Muchos –la mayoría– la reducen a un simple género literario que, además de su fin estético, tiene sus normas métricas y sus expertos.

Lucía Estrada, una destacada poetisa nacida en Medellín, estuvo en Valledupar dentro del programa Relata para hablar de literatura y poesía. En ese espacio, aprovechó para exponer su concepción del arte que domina.

Autora de obras como “Noche líquida” o “El ojo de Circe”, Lucía defiende la poesía como un estado sensorial, como una forma de vida, que supera el simple ejercicio de encararse con la hoja blanca.

Es para ella una herramienta que invita a ver en la oscuridad, que trasciende los límites del Ser y que agudiza las percepciones. Es como un paseo –o un proceso– en el que el individuo se entrega plenamente a la observación y la conexión con las múltiples facetas del lenguaje.

“La poesía nos entrega una vista completa con sus sombras y luces –explica la escritora y luego añade–: la poesía nunca es totalmente nuestra”.

Así es ella –La  poesía–, de caprichosa. Arte o estado. Herramienta o momento. Son las variaciones lingüísticas que hacen de ella un concepto tan volátil y personal, tan misterioso y claro a la vez.

Según Estrada, la poesía está en todo. Es Todo. “Es el conocimiento esencial”, explica. Un conocimiento que no sólo se aplica a la rima y los versos, sino todos las demás espacios artísticos que inducen a la creación y la contemplación: la pintura, la fotografía, la narrativa, etc…

Con una cierta disciplina, la poetisa se dedica a explorar su ser, porque la poesía es la base de la comprensión. “Escribo para sentirlo todo”, explica ella antes de reconocer que ha escrito muchas hojas en las que se dibuja y desdibuja.

En lo que se refiere a las temáticas, Lucía no quiere ponerse límites –todo es motivo de escribir–, pero, reconoce que el Amor siempre le ha causado terror. “Nunca he logrado nada bueno en eso y eso me frustra”.

Esa frustración que siente no tiene que ver con el sentimiento en sí, sino más bien con la expresión literaria de ese sentimiento. Lucía quiere expresarlo de manera original y al mismo tiempo hacer un aporte valioso al mundo de las letras. “El amor ha sido tan bellamente tratado por Octavio Paz y otros poetas –comenta– que uno no puede tocar ese tema sin hacer algo nuevo”.

Cuando le preguntan por sus poetas predilectos (las voces que han animado sus lecturas), Lucía menciona a Baudelaire, Rimbaud, Rainer María Rilke y Olga Orozco, entre otros.

De Baudelaire destaca el hombre completo o “integral”. “Es un hombre que todavía no hemos logrado entender –dice la poetisa–. Supo analizar y nombrar las carencias de su tiempo”.

Lucía  reconoce que Baudelaire fue una fuente inmensa de aprendizaje. “Me enseñó que el poeta tiene que interesarse por todo: la ciencia, las matemáticas, la sociología, al igual que la literatura”.

1 Comentarios


jairo tapia 20-11-2014 11:47 AM

*De cauerdo un 150%, Lucía, mia cara; sigo proponiendo, por Panoramacultual, un Taller Integral de Introducción Literaria, para sus lectores, en donde todos pongamos un grano de arena... debe coordinar las publicaciones, la misma revista, así la serpiente podrá morderse la cola, como propone Cortázar : "Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo; Lo que me gusta de tu sexo es la boca, Lo que me gusta de tu boca es la lengua; Lo que me gusta de tu lengua, son las palabras" ¡Bon Sort!!

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Conversaciones sobre Cervantes en los 400 años de su muerte

Conversaciones sobre Cervantes en los 400 años de su muerte

Quería ser un héroe de guerra y terminó siendo una figura absoluta del mundo de las letras. En el año de la conmemoración de los...

Julio Ramón Ribeyro: una vocación de sangre, sudor y humo

Julio Ramón Ribeyro: una vocación de sangre, sudor y humo

En medio del fervor patrio por la reincorporación de la heroica ciudad de Tacna (Perú), el 31 de agosto de 1929, Julio Ramón Ribeyro...

Introduccción a una poética

Introduccción a una poética

La poesía debe ser fundamentalmente una exploración del lenguaje y no hay porque quedarse forzosamente en las formas clásicas y tr...

Crónica: La maestra de Mariangola

Crónica: La maestra de Mariangola

–Juana,  llegamos a Mariangola– le dice Ena, su cuñada. La guía del viaje. Son las 10 de la mañana. Primer lunes de febrero....

Lo sagrado y lo profano en el espacio macondino (III)

Lo sagrado y lo profano en el espacio macondino (III)

"Su resuello de dragón multicéfalo impregnó de un vapor pestilente la claridad del mediodía". En las tradiciones orales europeas, ...

Lo más leído

Anecdotario sobre el doctor Laureano Gómez

Eddie José Dániels García | Historia

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Historia y orígenes de un deporte extremo: el Surf

Marcos Zugasti | Ocio y sociedad

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Los versos de Cabas

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Cumbia, Porro y otros aires hermanos

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados