Literatura

Décimas: Mariangola, mi bella tierra sonora

Redacción

28/06/2012 - 11:00

 

Diócesis de Mariangola El poeta José Atuesta Mindiola dedica a su tierra natal, Mariangola, unas décimas que exaltan su esencia musical y transportan a los momentos idealizados de la niñez. Maríangola es una tierra sonora, un redil de ensueño, el lugar de reencuentro con los amigos.

 

I

Los tambores de la aurora

son los espejos del día

donde el sol es sinfonía

iluminando las horas;

mi bella tierra sonora

eres agua de mi sed

porque en ti yo comencé

a beber de la poesía

mientras mi padre escribía

versos al cerro ´e la Ve.

 

II

Cerro gigante famoso

a quien mi padre cantó

y en sus versos bautizó

como celeste coloso,

del cuerpo verde rocoso

cerro madre de la fuente

del río y dice presente

cuando pasa por aquí,

hasta baila el colibrí

en su murmullo ferviente.

 

III

Mariangola de mis sueños,

alborada en melodía,

te añoro todos los días

como si yo fuera el dueño,

de la luna y el ensueño

de tu noche silenciosa;

en ti tierra primorosa

escuché por vez primera,

los silbos de primavera

entre el clavel y la rosa.

 

IV

Mariangola en tus sabanas

brilla el sol en el rocío

y el viento fresco del río

con su verdor engalana;

los cantos de la mañana,

turpiales y ruiseñores

en romance de fulgores

y sutil delicadeza

le roban a la cereza

el perfume de sus flores.

 

V

Cuando yo piso tu suelo

un aroma de floresta

me llena el alma de fiesta,

y como un pájaro vuelo

por el azul de tu cielo,

así recorro en la altura

mi niñez y la premura

de aquellas primeras letras

que mi madre la maestra

me enseñaba con ternura.

 

VI

Mi bella tierra sonora

vivo rodeado de amigos,

y Dios está de testigo

de lo que te digo ahora;

me regalaste la aurora

y los meleros de abril,

a mis noches el candil

que ilumina con esmero,

todas las cosas que quiero:

Mariangola mi redil.

 

JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Leonardy Pérez, sembrando poesía para cosechar una nueva sociedad

Leonardy Pérez, sembrando poesía para cosechar una nueva sociedad

  Donde se encuentran los sueños con la lírica y la esperanza habita Leonardy Pérez Aguilar. Ese lugar intangible comenzó a ser...

El pirómano renovador

El pirómano renovador

En Sagarriga de La Candelaria todo andaba bien. El año había culminado y sus habitantes estaban felices por lo bondadosas que habían...

Cuatro poemas para enamorarse de la naturaleza, por José Atuesta Mindiola

Cuatro poemas para enamorarse de la naturaleza, por José Atuesta Mindiola

  La relación entre poesía y naturaleza es quizás lo que mejor caracteriza la capacidad del ser humano de retratar, admirar, canta...

Horacio Benavides, poeta del agua

Horacio Benavides, poeta del agua

Horacio Benavides, Premio Nacional de Literatura 2013 En agosto del 2013, leí el artículo de Arcadia y la verdad es que pocas veces ...

La literatura y el cine se encuentran en la Guajira

La literatura y el cine se encuentran en la Guajira

La literatura y el cine, en su diálogo de iluminaciones recíprocas se encuentran este 17 y 18 de agosto en El Molino (La Guajira) con...

Lo más leído

El aire del bosque y otros placeres

Rosa Cintas | Medio ambiente

Llorar antes que perecer

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El viejo traje del alcalde

Andy Romero Calderon | Opinión

Ay cosita linda, mamá

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Héctor el Curioso

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

A Trumpadas se tomaron el Capitolio

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados