Literatura

Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”

José Luis Molina

16/07/2012 - 11:38

 

Obra de Kajuma“¡Caramba! esa mujer parece salida de una pintura de Kajuma”; la expresión la lanzó el amigo Carlos Guevara,  cuando vimos pasear por una de las calles del Cañaguate a una mujer que, para su gusto, iba excesivamente emperifollada.

Cada madrugada, de cada día, de todos los años,  el pintor  a quien referenciaba Carlos, se levanta a combatir a los monstruos armados de su alma.

Tiene sólo en su defensa, pinceles gastados por el uso continuado y una gama limitada de pigmentos. Frente al lienzo está completamente solo  aunque mujeres o amigos revoloteen en su casa taller.

Recuerdo que corrían los años 90 del siglo pasado y eran los mejores tiempos de El Callejón de la Estrella. Todo su espacio estaba dispuesto a la inauguración de una exposición en la que el artista hacía alegoría a los grandes pintores de la historia del arte universal.

Mientras  yo observaba una de las  pinturas, sonaron las trompetas de mariachis y entró  por la puerta principal  un hombre de mediana estatura, vestido de absoluto negro, era Carlos Julio Márquez, conocido en toda la tierra del Cacique Upar como Kajuma. Yo en ese tiempo estudiaba en la Escuela de Bellas Artes y  este sería mi primer contacto con el artista.

Desde los inicio del 2012, y justificado en que la ciudad ha carecido de críticos de arte, me ha rondado la idea de hacer algunas entrevistas a los quijotes del pincel, escribir sobre la obra de  artistas visuales vallenatos.

Y justo, inesperadamente, mientras estaba sentado en el Café del Parque de las Madres veo pasar a uno de los primeros  pintores modernos y de seguro el de mayor  popularidad, un  hombre que le ha sido esquivo a las redes de los años.

Fue bajo la sombra de los olivos negros, compartiendo un café combinado con la conversación amena, donde  me contó sobre sus orígenes santandereanos, su madre  corajuda, su estadía en el continente europeo  y en donde me hablaría en perfecto francés (o al menos así me sonó, porque desconozco el idioma galo).

Hizo mención a cómo, desde su tierna edad, asumió el riesgo de dedicar su vida a la pintura y como ésta no le fue indiferente.  Es  de los pocos creadores de la ciudad de Valledupar que puede decir a boca llena que todo, absolutamente todo, se lo ha dado la pintura.

Créanme, Valledupar está lejos de parecerse a  la Ciudad Luz, a la que Carlos Julio Márquez viajaría  siendo muchacho con los bolsillos llenos de ilusiones en un barco de carga  y de donde regresaría bautizado como  Kajuma para convertirse en el pintor más popular, prolijo y  de  incansable laboriosidad que ha brotado de la tierra del Cacique Upar.

La tarde transcurría cotidiana pese a la algarabía de los pericos. Como ellos,  Kajuma  no tiene tapujo a la hora de enfilar sus baterías por lo que ni él mismo escapa de sus bromas y chistes.

Es posible que su personalidad haya contribuido a la acogida de su obra. En todos los estratos sociales se puede encontrar una pintura del maestro. Él  es de esos personajes  grandilocuentes,  dionisiacos y excéntricos,  que generan en el público amor u odio, pero nunca indiferencia.

Como creador  siempre se ha  sentido  identificado  con el Movimiento Surrealista. Es  ante todo un colorista. Sus preocupaciones están centradas en la utilización correcta de la gama de la paleta.  Puede  ir desde lo sutil hasta las formas más agresivas y grotescas. Es  un pintor enteramente emocional que se deja arrastrar por sus estados de ánimo a la hora de desarrollar su trabajo y el resultado es una obra que mantiene un sello, una identidad, y aunque él divida su producción entre los yuqueros (las  obras  más digeribles por el común de la población)  y los de la propuesta (trabajos más personales donde el artista busca su propia complacencia).

Lo cierto es que Kajuma es Kajuma, es único y se deja detectar en cualquiera de sus trabajos. Por supuesto que el tener un estilo bien definido y una popularidad bien ganada tiene su aspecto negativo y es el lidiar con el plagio.

Antes de despedirse, manifestó que el desorden y la bohemia hacían parte del pasado y que, ahora, estaba concentrado en hacer de su casa una galería. Lo vi  partir mientras pensaba  en la vitalidad que irradia este hombre que asumió una forma de vida acorde a su concepción del arte,  si es o fue dionisiaco y desorganizado fue solo para cumplir con la concepción de lo que para él significaba  ser un artista. Tal vez le ha costado angustias y necesidades, pero ha sido el precio que él decidió pagar al  hacerse a sí mismo: Leyenda, mito y arte.

Confío  en  que cuando no queden rastros de lo que se ha producido en estas generaciones y todo sea  borrado  por los creadores que ahora se forman en las academias el  nombre  Kajuma seguirá vivo en el imaginario colectivo del pueblo de donde extrajo las motivaciones principales de su pintura.

Por ello, conservo como un tesoro a una mulata desnuda y emperifollada, que toca desenfrenada su  saxofón en una atmosfera de tonos azules. Toda ella pareciera rebelarse a mantenerse atrapada en la estructura bidimensional de la tela. En la parte izquierda inferior hay una firma que puede leerse claramente, dice Kajuma.


Finalista del Primer Premio de Ciudad Valledupar 2012: “Kajuma” es una crónica finalista del Primer Premio de Crónica Ciudad Valledupar 2012 en categoría B. El jurado le otorgó una distinción por la singular presentación del personaje que da título a la crónica, lo cual le confiere al texto una peculiaridad que la diferencia de los otros escritos participantes. Su autor, José Luis Molina, también llamado “El Turri”, nació en San Diego y es uno de los destacados pintores del Cesar.

2 Comentarios


Richard Rios manosalva 08-05-2018 04:27 AM

Me gustaría poder hablar con calima mi nombre es Richard Rios manosalva mi c el es 3504583547

Richard Rios manosalva 08-05-2018 04:28 AM

Me gustaría poder hablar con cajuma mi nombre es Richard Rios manosalva mi c el es 3504583547

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

No quiero aplausos, sólo tu amor

No quiero aplausos, sólo tu amor

  Una mañana de estas, pequeño, cuando ya no te creas tan pequeño y nos mires con cara de reproche por no entender que ya estás s...

Los Héroes ocultos del Vallenato ven la luz del día

Los Héroes ocultos del Vallenato ven la luz del día

Libros son los que se leen y otros los que se regalan. También están los que se regalan y se leen. Pero mejor son los que se regalan,...

El amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera

Algunos libros son para releerlos en el tiempo, descubrir nuevas miradas cuando nuestros ojos ven otras aristas y realidades con el p...

"La poesía es como la chikungunya": Martha Navarro

No hay cita literaria que se pierda. Salta de un evento a otro con discreción, con la prudencia que le obsequia su temperamento dulc...

“El poeta tiene el deber de ser la conciencia social de su tiempo”

“El poeta tiene el deber de ser la conciencia social de su tiempo”

  Antonio Acevedo Linares nació en El Centro (Barrancabermeja, Colombia, 1957).Poeta y Sociólogo, catedrático en el Departamento...

Lo más leído

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

José Javier González de la Paz | Pueblos

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La parranda y el parrandero en la música vallenata

María Emilia Aponte Mantilla | Música y folclor

Náfer Durán, por ahora no podrá tocar su acordeón

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados