Literatura

Décimas a Martín Elías

Redacción

17/04/2017 - 05:30

 

 

Todavía adoloridos por la partida de un cantante brillante como Martín Elías, hijo del Cacique, quien fue insuflando en la música vallenata grandes dosis de vitalidad y alegría, la poesía nos ayuda. Es un refugio.

En estas décimas de José Atuesta Mindiola encontramos el ritmo y el terremoto que animaron a tantas personas, porque “cuando un cantor se muere, se quedan las canciones que más se quiere”.

I

Un invierno de dolor

y lágrimas desbordantes

por la muerte de un cantante

de este querido folclor.

Martin Elías el cantor,

terremoto de alegría,

hijo de Diomedes Diaz,

su madre Patricia Acosta.

El alma se siente angosta

de tanta melancolía. 

II

La gente en su caminar

con lamentos en repiques 

por el hijo del Cacique

hoy llora Valledupar,

la Guajira y el Cesar,

y toda Colombia entera:

un clavel en primavera

con sus bonitas canciones

nos deja en los corazones

un perfume de quimeras.     

III

Cuando un cantor se muere

Él se va, pero quedando

porque seguirá cantando

las canciones que más quiere.

La ausencia física hiere

pero el recuerdo nos queda,

el alma se ve muy leda

escuchando sus cantares, 

y una estrella en los altares 

entre sus versos se enreda. 

 

Por José Atuesta Mindiola 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tiempo de poesía 2023: una convocatoria para celebrar la palabra

Tiempo de poesía 2023: una convocatoria para celebrar la palabra

  Tras una edición 2022 especialmente exitosa de la revista Tiempo de Poesía (con  21 poetas seleccionados para representar a 10 p...

El extraño caso del hotel

El extraño caso del hotel

A las siete en punto de la noche, cuando introdujo la llave en la cerradura de la puerta, Ovidio presintió que algo raro iba a suceder...

Si hubiera sospechado lo que se oye, el cuento breve de Oliverio Girondo

Si hubiera sospechado lo que se oye, el cuento breve de Oliverio Girondo

  Si hubiera sospechado lo que se oye después de muerto, no me suicido. Apenas se desvanece la musiquita que nos echó a perder los...

Crónica: El hijo del juglar

Crónica: El hijo del juglar

Corría el primer cuarto del siglo veinte, la mañana estaba oscura. Toda la noche quiso llover, las nubes eran negras. Todo indicaba ...

Virginia Woolf o la gran ruptura literaria

Virginia Woolf o la gran ruptura literaria

  La primera vez que escuché el nombre de Virginia Woolf* fue en 1967 y nunca he olvidado ese momento. Mis padres me habían llevado...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados