Literatura

Décimas a Pepe Castro, de José Atuesta Mindiola

Redacción

30/05/2017 - 06:20

 

José Guillermo “Pepe” Castro recibe una condecoración de la presidenta del Festival ”Tierra del Cachaquito” Elibeth Zequeira

 

Considerado como uno de los políticos más importantes del departamento del Cesar, José Guillermo Castro Castro, conocido también como Pepe Castro, falleció el domingo 28 de mayo del 2017 en el Instituto Cardiovascular del Cesar. 

Nacido en 1926, y muy cercano de su tío Pedro Castro Monsalvo, gran representante del liberalismo en el Magdalena, Pepe Castro asumió tempranamente un papel preponderante en la política local y regional.

Su nombramiento como alcalde de Valledupar en 1966 por el gobernador del Magdalena Grande, Jacobo Tovar Daza, abrió una era de grandes avances en la ciudad. Se recuerda su administración como una de las más determinantes en el aspecto urbanístico actual ya que permitió la construcción de grandes arterias como la avenida Simón Bolívar o la carrera novena, así como el parque de las Madres. También destacó como concejal, congresista y gobernador.

La partida de Pepe Castro nos lleva inevitablemente a otras épocas, pero también otros paradigmas en los que el progreso y la honestidad eran conceptos elementales de la política. A continuación el poeta José Atuesta Mindiola recoge la esencia y los logros de un ser que quedará en las memorias del departamento del Cesar y la costa Caribe de Colombia.     

Décimas a Pepe Castro

Por José Atuesta Mindiola          

I

Personaje distinguido

Don José Guillermo Castro,

él brilla como los astros

en su terruño querido.

Por Pepe es más conocido

en todita la región,

con sencilla precisión

narra sucesos locales; 

y a las fiestas patronales

asiste con devoción.

 

II

Es recuerdo en su mirada:

El ganado en el corral,

el verdor del pastizal

y el agua de la quebrada.

Tiene su fama ganada

de constante luchador,

de honesto trabajador

y de un amigo ejemplar;

lo quiere Valledupar

por ser su fiel servidor.

 

III

Con distinción respetable

siempre se ha desempeñado,

es muy práctico y honrado

y en la alcaldía fue loable.  

En el  congreso honorable,

y desde la gobernación

le llevó la educación

a los pueblos del Cesar;

lo vamos a recordar

por esta noble misión.

 

IV

Ahora en su atardecer

las anécdotas revive

y con sencillez escribe

los sucesos del ayer.

Los silbos de amanecer

despertaban las mañanas,

y las hermosas sabanas

eran espejos del sol; 

hoy la luz del arrebol

en su alma se desgrana. 

 

PanoramaCultural.com.co 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los “Manuscritos de buhardilla” de Rodolfo Ortega

Los “Manuscritos de buhardilla” de Rodolfo Ortega

Confieso que nunca me había sentido con un compromiso tan grande de escribir algo que estuviese a la gran altura de la presente circun...

Déjame saborear tu fuego

Déjame saborear tu fuego

Silvia tiene los ojos marrones, el pelo largo de bronce espeso y la piel limpia como una virgen: no resulta difícil descubrir que la...

Ciberliteratura, la nueva literatura digital

Ciberliteratura, la nueva literatura digital

La era de la digitalización es un hecho. Con la abundancia de videos por Youtube, la tendencia a descargar películas online antes d...

El gimnasio de El Sica

El gimnasio de El Sica

Yo no sé si el tipo es bueno o malo… Rubén Blades ¿Habrás sopesado alguna vez las consecuencias de tus actos sicariales? ¿H...

Aquella tarde de futbol

Aquella tarde de futbol

La madrugada del domingo 30 de Mayo apareció en el horizonte del lado de la Ciénaga Grande alegre y danzarina como la candela del f...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

Síguenos

facebook twitter youtube