Literatura

Décimas a Pepe Castro, de José Atuesta Mindiola

Redacción

30/05/2017 - 06:20

 

José Guillermo “Pepe” Castro recibe una condecoración de la presidenta del Festival ”Tierra del Cachaquito” Elibeth Zequeira

 

Considerado como uno de los políticos más importantes del departamento del Cesar, José Guillermo Castro Castro, conocido también como Pepe Castro, falleció el domingo 28 de mayo del 2017 en el Instituto Cardiovascular del Cesar. 

Nacido en 1926, y muy cercano de su tío Pedro Castro Monsalvo, gran representante del liberalismo en el Magdalena, Pepe Castro asumió tempranamente un papel preponderante en la política local y regional.

Su nombramiento como alcalde de Valledupar en 1966 por el gobernador del Magdalena Grande, Jacobo Tovar Daza, abrió una era de grandes avances en la ciudad. Se recuerda su administración como una de las más determinantes en el aspecto urbanístico actual ya que permitió la construcción de grandes arterias como la avenida Simón Bolívar o la carrera novena, así como el parque de las Madres. También destacó como concejal, congresista y gobernador.

La partida de Pepe Castro nos lleva inevitablemente a otras épocas, pero también otros paradigmas en los que el progreso y la honestidad eran conceptos elementales de la política. A continuación el poeta José Atuesta Mindiola recoge la esencia y los logros de un ser que quedará en las memorias del departamento del Cesar y la costa Caribe de Colombia.     

Décimas a Pepe Castro

Por José Atuesta Mindiola          

I

Personaje distinguido

Don José Guillermo Castro,

él brilla como los astros

en su terruño querido.

Por Pepe es más conocido

en todita la región,

con sencilla precisión

narra sucesos locales; 

y a las fiestas patronales

asiste con devoción.

 

II

Es recuerdo en su mirada:

El ganado en el corral,

el verdor del pastizal

y el agua de la quebrada.

Tiene su fama ganada

de constante luchador,

de honesto trabajador

y de un amigo ejemplar;

lo quiere Valledupar

por ser su fiel servidor.

 

III

Con distinción respetable

siempre se ha desempeñado,

es muy práctico y honrado

y en la alcaldía fue loable.  

En el  congreso honorable,

y desde la gobernación

le llevó la educación

a los pueblos del Cesar;

lo vamos a recordar

por esta noble misión.

 

IV

Ahora en su atardecer

las anécdotas revive

y con sencillez escribe

los sucesos del ayer.

Los silbos de amanecer

despertaban las mañanas,

y las hermosas sabanas

eran espejos del sol; 

hoy la luz del arrebol

en su alma se desgrana. 

 

PanoramaCultural.com.co 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Algunas estructuras literarias

Algunas estructuras literarias

  A lo largo de su evolución, la novela ha ganado en complejidad y profundidad. La progresión cronológica (o lineal) ha sido ree...

Algunas escritoras del Medioevo

Algunas escritoras del Medioevo

La historia de la cristianización de Occidente se debe en gran parte a la influencia de las mujeres y a su poder político. Sin emba...

Una charla sobre Gabo como preámbulo al Hay Festival

Una charla sobre Gabo como preámbulo al Hay Festival

El próximo 29 de enero tendrá lugar en la población de Aracataca –lugar de nacimiento del Premio Nobel Gabriel García Márquez–...

Siguen diciendo que soy culpable

Siguen diciendo que soy culpable

Ustedes siempre prefirieron a Lucho sobre mí. Por eso no se disgustaban cuando él despertaba a medianoche a cagarse al lado de sus ca...

La semilla, un libro de cuentos de Cristo Humberto Ortiz

La semilla, un libro de cuentos de Cristo Humberto Ortiz

En estos días, caminando por el centro de Valledupar, tuve la fortuna de encontrarme con un libro, arrumado entre montones y aguardand...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube