Literatura

Décimas a Pepe Castro, de José Atuesta Mindiola

Redacción

30/05/2017 - 06:20

 

José Guillermo “Pepe” Castro recibe una condecoración de la presidenta del Festival ”Tierra del Cachaquito” Elibeth Zequeira

 

Considerado como uno de los políticos más importantes del departamento del Cesar, José Guillermo Castro Castro, conocido también como Pepe Castro, falleció el domingo 28 de mayo del 2017 en el Instituto Cardiovascular del Cesar. 

Nacido en 1926, y muy cercano de su tío Pedro Castro Monsalvo, gran representante del liberalismo en el Magdalena, Pepe Castro asumió tempranamente un papel preponderante en la política local y regional.

Su nombramiento como alcalde de Valledupar en 1966 por el gobernador del Magdalena Grande, Jacobo Tovar Daza, abrió una era de grandes avances en la ciudad. Se recuerda su administración como una de las más determinantes en el aspecto urbanístico actual ya que permitió la construcción de grandes arterias como la avenida Simón Bolívar o la carrera novena, así como el parque de las Madres. También destacó como concejal, congresista y gobernador.

La partida de Pepe Castro nos lleva inevitablemente a otras épocas, pero también otros paradigmas en los que el progreso y la honestidad eran conceptos elementales de la política. A continuación el poeta José Atuesta Mindiola recoge la esencia y los logros de un ser que quedará en las memorias del departamento del Cesar y la costa Caribe de Colombia.     

Décimas a Pepe Castro

Por José Atuesta Mindiola          

I

Personaje distinguido

Don José Guillermo Castro,

él brilla como los astros

en su terruño querido.

Por Pepe es más conocido

en todita la región,

con sencilla precisión

narra sucesos locales; 

y a las fiestas patronales

asiste con devoción.

 

II

Es recuerdo en su mirada:

El ganado en el corral,

el verdor del pastizal

y el agua de la quebrada.

Tiene su fama ganada

de constante luchador,

de honesto trabajador

y de un amigo ejemplar;

lo quiere Valledupar

por ser su fiel servidor.

 

III

Con distinción respetable

siempre se ha desempeñado,

es muy práctico y honrado

y en la alcaldía fue loable.  

En el  congreso honorable,

y desde la gobernación

le llevó la educación

a los pueblos del Cesar;

lo vamos a recordar

por esta noble misión.

 

IV

Ahora en su atardecer

las anécdotas revive

y con sencillez escribe

los sucesos del ayer.

Los silbos de amanecer

despertaban las mañanas,

y las hermosas sabanas

eran espejos del sol; 

hoy la luz del arrebol

en su alma se desgrana. 

 

PanoramaCultural.com.co 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Tras las huellas del Nazareno

Tras las huellas del Nazareno

El Lunes de Pascua amaneció lloviendo, los “barrenderos” no pudieron realizar su labor madrugadora, el pueblo entero estaba totalm...

"El proyecto Macondo"

“Macondo no solo es un invento literario universal, que cautiva por igual a un japonés, un islandés y un venezolano, sino una parte...

Nota

Nota

El tercer disparo rasguñó uno de los sacos de arena que formaba las paredes del alojamiento del capitán Trueno, en el que estaban ...

La poesía, el amor y el erotismo

La poesía, el amor y el erotismo

« Le poème est l´amour réalisé du désir demeuré désir » René Char.  El erotismo es el encuentro de los cuerpos como...

Una voz necesaria o un inclemente látigo

Una voz necesaria o un inclemente látigo

Su voz tal vez fue nutrida por el viento seco que corría en la ranchería, donde de niña, vio la vida asomarse como un ilustre visita...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube