Literatura

La salud de los miserables

Carlos Cesar Silva

09/10/2017 - 03:45

 

 

1-. Las muertes.

El pasado 17 de septiembre, el programa Séptimo Día de Caracol Televisión, emitió una investigación bajo el interrogante categórico: “¿Tiene relación la muerte de 16 recién nacidos con medicamento falsificado dado en Clínica Laura Daniela en Valledupar?”. El informe produjo dolor y furia entre muchos vallenatos, pero también vergüenza, sí, vergüenza porque tuvo que venir un medio nacional a visibilizar algo que se está pudriendo delante de nuestras narices: ¡solamente así fuimos capaces de reaccionar! Solo así.  

Asimismo, causó pena que Colombia se diera cuenta que el Cesar tenía una secretaria de salud en offside, ajena al sufrimiento de las progenitoras que perdieron a sus hijos. Como funcionara departamental, Carmen Sofía Daza se hizo el haraquiri con sus miserables argumentos: “Ninguno de los bebés falleció por el medicamento adulterado”, “De todas maneras se iban a morir”, “Yo no soy experta”. Ahora Franco Ovalle nombró en su remplazo a Nicolás Mohrez Muvdi. Ojalá Mohrez entienda que tiene una labor especial: ayudar a esclarecer la extraña muerte de los neonatos.

2-. El negocio.

Los Arce (Jaime y Carlos) son unos empresarios de la salud, sí, en este país la salud es menos un derecho esencial que un negocio. Los tentáculos de los Arce llegan a la mayoría de las clínicas de la ciudad: Santa Isabel, Médicos, Valledupar, Alta Complejidad del Caribe y, por supuesto, la tal Laura Daniela. Algunos médicos que han trabajado en sus empresas, dicen que ellos son mala paga, tramposos. Sin embargo, Jaime anda muy tranquilamente en su Ferrari, su Porsche o su Mustang, mientras que Carlos recibió en el 2015 el premio como empresario del año por parte de la Cámara de Comercio de Valledupar. Obvio, son negociantes, negociantes de raca mandaca, incapaces de promover la compra de medicamentos adulterados.

3-. El silencio.

Ante la dolorosa noticia del fallecimiento de 16 neonatos entre junio de 2016 y enero de 2017, la clase dirigente del Cesar, en términos generales, ha reaccionado de forma fría, insípida. Franco Ovalle y Tuto Uhía han sido poco contundentes frente a la tragedia, les ha faltado más determinación a la hora de exigirle un mejor servicio de salud a empresas como la Clínica Laura Daniela. Los parlamentarios han estado más silenciosos que un mudo cuando no quiere hablar: muchachos, ojalá abordarán este tema con fervor, sí, con el mismo fervor con que lucharon heroicamente contra Electricaribe. Animo, no le paren bolas a los cuentos, no importa que digan que solo asumen esta causa noble porque se avecinan las elecciones.

4-. Los miserables.

La vida (así como la libertad) es lo más hermoso y relevante que tiene el ser humano. Duele ver cómo muchos empresarios ultrajan la dignidad de los enfermos, cómo tiran la ciencia a un lado para hacerle honor a la extravagancia. Mientras unas madres lloran a sus bebés muertos y varios médicos y enfermeras reclaman que se les pague puntualmente, cierto comerciante de la salud compra tres viviendas en un conjunto cerrado de estrato alto y las transforma, sin cambiarles la fachada, en una sola casa.

Es tiempo de exigir respeto por la vida. La gente y la clase política debemos hablar con hechos (marchas, denuncias, debates), debemos rehusarnos a morir por la dejadez empresarial. Al menos que las ganas de vivir nos unan, las clínicas tienen que ser espacios de esperanza, no infiernos que anticipan la muerte.

 

Carlos César Silva

Twitter: @CCSilva86

 

Sobre el autor

Carlos Cesar Silva

Carlos Cesar Silva

La curva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

@ccsilva86

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Valle es más que acordeones, el Valle es literatura

El Valle es más que acordeones, el Valle es literatura

  Valledupar es conocida en Colombia y el mundo como la Capital Mundial del vallenato, pero lejos de los acordes de los acordeones ...

La invención de las bibliotecas

La invención de las bibliotecas

  En algún momento de su vida Gloria Rodríguez Santamaría pudo participar en el diseño de edificios muy queridos para ella: las...

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

  El estudio de las literaturas regionales se convierte en una necesidad urgente en un país como Colombia: país de regiones. El olv...

La revista Letras y su quinta edición

La revista Letras y su quinta edición

La literatura tiene esa virtud de cambiar los escenarios, hacerlos de repente más cercanos, más entendibles. Con ella las situaciones...

Escritores y suicidio: ¿Un matrimonio de conveniencia?

Escritores y suicidio: ¿Un matrimonio de conveniencia?

  El otro día, un joven me llamó la atención al decirme que estaba leyendo una obra de un escritor colombiano, Andrés Caicedo. ...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados