Literatura

Algunos pasos para escribir poesía

José Luis Hernández

12/03/2018 - 06:35

 

 

¿Cómo escribir poesía? La pregunta es tan amplia como abstracta. La poesía es probablemente la forma más artística y más liberadora de la escritura creativa, pero también la más difícil de definir o estructurar.

El poeta, al escribir, puede ser abstracto o concreto en el sentido, jugar con las imágenes, describir situaciones sutiles o impactantes, recordar momentos brillantes o mates. Puede ceñirse a formas y patrones o simplemente dejar a su creatividad vagar en libertad y que su conciencia (o su inconsciente) sea su guía. Todo está permitido en poesía: no hay reglas. Los poetas tienen completa libertad para construir algo desde la nada a base de encadenar palabras.

Pero a veces tanta libertad puede resultar abrumadora. ¿Cómo escribir poesía? ¿Cómo plantear un poema si no hay reglas? A continuación ofrecemos una breve guía con consejos y herramientas que pueden servir para encauzar la creatividad del poeta.

1-. Lee (mucha) poesía. Lee a los poetas clásicos y a los contemporáneos. Lee también lo que los críticos literarios escriben sobre poesía, poemarios y poetas. Cuanto más leas, más aprenderás.

2-. Escribe poesía. Si has escrito un buen poema, continúa escribiendo antes de que te abandone la inspiración. Siéntete libre de escribir también malos poemas: lo importante es escribir. Ten un cuaderno solo para escribir poesía. Llévalo siempre contigo para que puedas escribir cuando y donde te llegue la inspiración.

3-. Trata de escribir poesía ciñéndote a la métrica: escribe sonetos, haikus, redondillas… Ejercítate en respetar el número de sílabas, los acentos y el ritmo. Sírvete de metáforas, pero mantente alejado de los clichés: nada de “dientes como perlas” o “piel de seda”.

4-. Acércate a algún taller de poesía. Busca foros de poesía en internet. Contacta con otros poetas para compartir y discutir sobre el arte de escribir poesía.

5-. Ten presente que cada verso es importante para el poema. Trabaja bien cada uno de ellos.

6-. Enriquece tu vocabulario. Las palabras son la mejor herramienta del escritor.

7-. Acude a lecturas de poesía, participa en spoken word y slams.

8-. Deja reposar tus poemas. Pasado un tiempo, vuelve sobre ellos: corrígelos, elimina palabras y versos superfluos.

9-. Da a leer a alguien tus versos. Asegúrate de que tus poemas transmiten al lector aquello que deseabas transmitir.

10-. No tengas miedo de experimentar, aléjate de lo habitual.

 

Jose Luis Hernández

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

‘El libro de los equívocos’ y la debilidad del ser humano

‘El libro de los equívocos’ y la debilidad del ser humano

  Recientemente presentado en la edición número 30 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, y recibido con gran aceptació...

Raúl Gómez Jattin, el hombre que nos inspiró

Raúl Gómez Jattin, el hombre que nos inspiró

En el año 1945, en el mes de mayo se preparaba el nacimiento de un personaje que en un futuro sería considerado como uno de los más ...

El camino del hombre es recto

El camino del hombre es recto

Jules, un hombre negro de sesenta años, está sentado con los codos apoyados sobre el mesón de la cocina. En el suelo hay manchas d...

La semilla, un libro de cuentos de Cristo Humberto Ortiz

La semilla, un libro de cuentos de Cristo Humberto Ortiz

En estos días, caminando por el centro de Valledupar, tuve la fortuna de encontrarme con un libro, arrumado entre montones y aguardand...

María Elina, la niña que nació de una apuesta

María Elina, la niña que nació de una apuesta

Se podía decir que Miguel era un hombre próspero. Su taller automotriz le producía las ganancias necesarias para vivir cómodamente,...

Lo más leído

La tenebrosa ruta de Alfinger

Pedro Castro Trespalacios | Historia

Una filosofía latinoamericana

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La violencia empieza en casa

Maira Ropero | Bienestar

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

José Bejarano Pérez | Música y folclor

El regalito

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Bosques y plantaciones forestales: realidades enfrentadas

Adolfo Cordero Rivera | Medio ambiente

La estancia de Altos del Rosario, Bolívar

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube