Literatura

El reto de escribir una novela

José Luis Hernández

22/06/2020 - 04:35

 

El reto de escribir una novela

 

El mayor desafío a la hora de escribir una novela es construir una trama coherente y entendible que atrape el lector. Es el trabajo previo que todo escritor debe hacer, y eso implica trabajar en una estructura lógica y con su nivel de complejidad.

La estructura permite edificar todos los elementos de la novela, coordinarlos, pero también proyectar la tonalidad, entender cuándo debe entrar o salir un personaje, incluir nuevos conflictos o acontecimientos inesperados. Es desde la estructura que puedes equilibrar el relato.

Para quienes se lanzan por primera vez en esta odisea aquí va una lista de las diez cosas que debes tener claras. Si no has pensado en ellas, puedes lanzarte a escribir pero, antes o después, te encontrarás con alguna duda importante… Ya sabes.

1-. La historia

El germen de algunas novelas es un personaje. De pronto lo tienes claro: quieres escribir sobre una mujer que emigra a Argentina o Colombia a principios del siglo XX. Pero lo más común es que las novelas comiencen con una historia. No se trata de la mujer, sino de su historia: emigrar, la Argentina de principios del siglo XX, etc.

Tienes que tener clara cuál es la historia que vas a contar. La trama viene después. Al principio, basta con la historia.

2-. El personaje

Lo siguiente a lo que debes prestar antes de empezar a escribir una novela es al personaje. ¿Quién es el protagonista de tu historia? ¿Quién va a llevar el peso de la acción?

Tal vez lo tengas claro desde el principio, pero ten cuidado de no decantarte por lo obvio. La historia de la mujer emigrante, ¿la va a narrar ella misma?, ¿y si lo hiciera su nieta?

Lo mismo sucede con los atributos del personaje. Una mujer emigrante debe ser valiente, decidida, una mujer que toma su destino entre sus manos. Pero ¿dónde está el conflicto en una historia así? Crea claroscuros para evitar construir un personaje plano: una mujer con momentos de vacilación, de duda, que debe sobreponerse a sus temores… Ese es un personaje interesante.

3-. Contexto

El contexto es vital en una novela. Es el telón sobre el que sucede la acción y, aunque pueda parecer secundario, perfila a los personajes y realza a la historia. Por eso es fundamental tenerlo claro antes de empezar a escribir una novela.

Para nuestra novela de la mujer emigrante necesitaríamos documentarnos. Saber cómo era la España de principios del siglo XX. También sería necesario saber cómo era la Argentina de la época, cómo recibía a los extranjeros, cuál era su clima social, político, laboral, etc.

Pero si fueras a escribir una novela de fantasía, deberías crear las reglas que rigen el mundo o la sociedad donde tendrá lugar la acción. Y luego hacer que todo suceda de acuerdo a esas reglas que tú mismo habrás creado.

4-. Acontecimiento desencadenante

Todas las novelas tienen un acontecimiento desencadenante que dispara la acción. Algo que altera lo que era la situación normal para introducir los cambios y conflictos que tendrán en vilo al lector.

El acontecimiento desencadenante es decisivo, pero en un primer momento no es necesario que te obsesiones con él. Basta con que lo esboces de manera superficial, después ya lo desarrollarás.

Por ejemplo: la protagonista de nuestra novela emigra a Argentina cuando se queda viuda y sin sustento para encontrarse con su hermano, que había emigrado años atrás.

5-. Momentos clave

Antes de empezar a escribir una novela tienes que tener claro cuáles serán sus momentos clave, atendiendo a la historia que estás tramando y a tu personaje.

De nuevo, no hace falta que los desarrolles. Tan solo apúntalos para tener presente hacia qué hitos debes conducir la historia. Debería ser algo así: queda viuda / decide emigrar / momento de la partida / descubre que su hermano se ha mudado / Encuentra a su hermano.

Intenta pensar en al menos tres momentos clave para tu novela. Recuerda que los momentos clave no tienen que ser situaciones de vida o muerte. Pueden ser simplemente momentos de comprensión o de resolución. Eso sí, tienen que tener sentido dentro del conjunto de la novela y estar de acuerdo con el carácter preliminar que has esbozado para tu personaje.

6-. Desenlace

De la misma manera, debes tener claro cuál es el desenlace de tu novela, hacia qué final dirigirás la acción.

Anota la idea general. Si tienes claros algunos detalles, apúntalos también. Si se te ocurren distintas posibilidades para cerrar la historia, toma nota de todas para ver después cuál es la que mejor encaja con la historia cuando avances en la escritura.

7-. Tono

El tono de una novela es un aspecto más intangible, menos concreto, que su protagonista o su argumento. Sin embargo, es igual de importante.

Debes tenerlo claro el tono de tu novela y no perderlo de vista mientras escribe. Antes de empezar a escribir tienes qué decidir cuál es el tono en que narrarás tu historia. A veces el tono resulta obvio: si estás escribiendo una novela de humor el tono tiene que ser gracioso o irónico. Otras veces debes pensar un poco para dar con el tono adecuado.

8-. Escenarios y atmósferas

Los escenarios y la atmósfera de tu novela no son elementos decisivos. Pero pueden serlo. Hay muchas buenas novelas donde los escenarios no tienen más importancia que la de ser los espacios donde sucede la acción. Sin embargo, escenarios y atmósferas, cuando se trabajan bien, pueden transformarse en un elemento que recorre la novela de principio a fin. Un elemento que se imbrica tanto en la narración que el lector lo reconoce como característico de esa novela.

Los escenarios y las atmósferas pueden condicionar a los personajes y, con ello, el transcurso de la acción. Antes de empezar a escribir, piensa en qué lugar desarrollarás tu novela: ciudad o entorno rural. Si hay un lugar característico, como un bosque, un río, un desierto, el mar. En qué época del año suceden los acontecimientos: no es lo mismo un cálido verano que un implacable invierno. Si hay algún elemento no habitual: una sequía, lluvias pertinaces.

Los escenarios y las atmósferas, bien trabajados, suelen dar muy buen resultado, elevando cualquier historia a un nivel superior. Si no se te ocurre ninguno en un primer momento, no pasa nada. Como decimos, no es obligatorio que les concedas un espacio relevante en tu novela. Además, verás que muchas veces este elemento aparece a medida que escribes.

9-. Tiempo y narrador

Antes de empezar a escribir una novela debes pensar en qué tiempo vas a narrar tu historia y a través de qué narrador (o narradores).

Tanto el tiempo como los puntos de vista contribuyen de manera importante a configurar una novela. Si cambias tan solo uno de ellos, verás cómo tu novela cambia por completo. Así que te conviene pensar en ellos antes de empezar a escribir. Intentar cambiarlos más adelante, cuando ya lleves la novela avanzada, supone mucho trabajo.

Si todavía no tienes demasiada soltura escribiendo, apuesta por lo seguro: un único punto de vista y narración en pasado.

10-. Personajes secundarios

Tu protagonista deberá interactuar con otros personajes. Y algunas de esas interacciones serán clave. No hace falta que desarrolles a los personajes secundarios con el nivel de detalle de tu protagonista, pero si tienes que tener claro, antes de empezar a escribir, quiénes serán y cómo intervendrán en la historia.

 

José Luis Hernández

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

2 Comentarios


Yarime Lobo Baute 17-05-2018 03:28 PM

Me gusta tu lupa literaria. Tomemonos un café helado y conversemos.

fragatas park 06-10-2020 12:35 PM

muy lindos pasos, los tomaré en cuenta :)

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El amor brujo y otros poemas de Raúl Gómez Jattin

El amor brujo y otros poemas de Raúl Gómez Jattin

  El amor brujo  He robado parte de tu cuerpo y de tu alma Le he tendido una celada a los recuerdos que aquí te recuerdo ¿Recuerd...

Nabokov: la pasión por las ninfas de bruñida pubertad

Nabokov: la pasión por las ninfas de bruñida pubertad

"Todas las realidades y las fantasías pueden cobrar forma sólo a través de la escritura, en la cual exterioridad e interioridad, mu...

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

Gonzalo Arango, profeta del Nadaísmo

  Han pasado más de 40 años desde su desaparición física en un lamentable accidente cerca de Villa de Leyva, en septiembre de 197...

Los diez poemas más conmovedores de Miguel Hernández

Los diez poemas más conmovedores de Miguel Hernández

  Miguel Hernández Gilabert nació el 30 de octubre de 1910 en Orihuela (España), en el lecho de una familia humilde en la que la n...

Cuarenta y Tres metros

Cuarenta y Tres metros

Fue suficiente un roce de miradas para que nos conectáramos desde las dos orillas de un río de personas y mesas. Aquella  mujer esta...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados