Literatura

Tres poemas con aromas del Valle

Jairo Tapia Tietjen

13/06/2018 - 06:00

 

 

Mangos de Mayo

Ricos  los mangos de mi calle,

cual besos que me da mi amor,

de quien guardo siempre ese candor

al tender mi brazo por su talle.

 

El lirio rojo que inspiró a Calixto,

gratas fragancias, flores perfumadas,

que mucho aprecio todas las mañanas,

dulce ilusión que jamás he visto.

 

Las aves gozosas prueban su almíbar,

retando alegres el intenso fulgor,

imponente desafío al astro Sol,

que se mueve tenaz al mediodía.

 

Cuida y protege siempre tus mangos,

ni los descuides ni dejes maltratar,

sus jugos y pulpa pueden cuidar,

mejorando la salud de tus hijos.                                                                                                

 

Como esmeralda esplendente,

en el fresco fulgor de la mañana,

con tus suculentas frutas galanas,

obsequio a tu faz mi beso ardiente.

 

Resbalando ágilmente entre sus ramas,

pericos en escándalos pasean,

viendo altiva iguana que sestea,

entre gajos de mangos como granas.

 

La Catedral Vallenata

Campanas de melódicos arpegios,

0h, génesis, en decidido empeño,

voz sagrada con plenos sortilegios,

rescate altivo de almas con su dueño.

 

Resalta egregia esa cruz cimera,

confiada en que la paz no es más ensueño,

anhelos de soñada primavera,

en voces de impulsivo desempeño.

 

De su grey eterna envuelta con tus glorias

corifeo de alegrías transitorias 

por la Patria mil votos de pobreza.

 

Al futuro recuerdos proyectados,

en silencio  tales cuerpos recobrados,

devota anciana, un cuadro de belleza.

 

Poemas en Flor

Ahora me tomo dos,

más luego me tomo cuatro,

y en medio de cantos de amor,

alegramos a los muchachos.

 

No pierdo tiempo con envidias,

ni oír en Codazzi de calle a plazas,

a todo timbal voces milagreras,

que prometen cielo con la tierra.                                                                                                                     

 

¡Alerta! Codacense que gente extraña,

gira al tiro politiquera ruleta,

dejando a tus hijos sin mañana.

Situación dolida por tanto atraso,

dirigentes, por Dios, esto no es vida,

sin yuca en el fogón, que más porrazo,

siempre por promesas incumplidas.

 

Por Jairo Tapia Tietjen

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras - In Memoriam

Codazzi, Cesar (1950-2018). Columna en memoria de quien fue un destacado colaborador de PanoramaCultural.com.co. Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los 5 finalistas del Premio Nacional de Novela 2014

Los 5 finalistas del Premio Nacional de Novela 2014

El Premio Nacional de Novela que organiza el Ministerio de Cultura representa la más alta distinción del gobierno central a las publi...

Elena Poniatowska, la cuarta mujer en ganar el Premio Cervantes

Elena Poniatowska, la cuarta mujer en ganar el Premio Cervantes

Desde muy joven, Elena Poniatowska demostró su gusto por narrar historias. Con sólo 21 años ya integraba el diario mexicano “Excel...

“No me comparen con Cervantes”

“No me comparen con Cervantes”

  La celebración del Festival de la Leyenda Vallenata de 1983, aparte de la fama y el renombre que tiene en todo el país la realiza...

Juan Gelman y la apuesta por una poética comunicante

Juan Gelman y la apuesta por una poética comunicante

Desde el momento de su publicación, Violín y otras cuestiones [1] tuvo una buena acogida por parte de la crítica. El texto aparece e...

Te esperaré fumando

Te esperaré fumando

—¡Preciso! —reniega Cruzpé cuando ve el puente iluminado. Le preocupa ojos que espíen, bocas que delaten. Mira hacia la derec...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados