Literatura

Tormenta de fiebre, del poeta William Jiménez

Ariana Molina Gómez

31/07/2018 - 07:20

 

 Tormenta de fiebre, del poeta William Jiménez

En el mes de marzo del año 2018 fue impreso en Buenos Aires (Argentina), Tormenta de fiebre, el cuarto libro de poesía publicado por William Jiménez, esta vez con el sello editorial de Buenos Aires Poetry, en la colección Pippa Passes. Una editorial cuya sensibilidad crítica hacia la literatura la ha llevado a publicar la poesía contemporánea de varios países. La calidad de sus publicaciones la convierten en un referente de descubrimiento para la poesía en espiral de todos los tiempos, de poetas no solo contemporáneos sino de poetas vilipendiados por sus vidas bohemias como los llamados “poetas malditos”.

Bajo el beneplácito de su experiencia, esta editorial decidió publicar a un poeta de Valledupar (Colombia), un libro que fue gestado entre el año 2009 y 2010, como salido de un baúl proclama su grito sin tiempo. Esta tormenta se alimenta de cinco poemas: Proposiciones de la amargura, Cuerpos de la crueldad, Tormenta de fiebre, La aldea de los otros y el Desierto del exilio. El título del libro nos sugiere una metáfora del desierto, las diferentes formas en que el desierto avanza, el fuego de los cuerpos, la cólera de los cuerpos que se levantan en una tormenta, es decir una rebelión. Estos poemas escritos con la fuerza contenida de los aforismos o proposiciones, que desvelan las estructuras estáticas de crimen y horror de nuestro tiempo. Estos poemas son una seducción a la transgresión andando por caminos eróticos, son una invitación a metamorfosearnos en la primera persona del plural, la poética de lo colectivo contra el orden establecido, contra el barro que nos estanca. Una postura política de la pluralidad, de reconocerse parte de los otros y de lo otro. El lugar de la amargura hace apología a la oscuridad de las piedras de las cavernas que nos oprimen. Es necesario mezclarse porque en cada casa hay un cementerio o sombras que nadie quiere ver.

Ciertamente el libro es una transgresión del lenguaje, sentido espacio y tiempo, que manifiesta la transmutación de los muros de lo biológico. El trascender en los contrarios para ver la realidad detrás de la luz. La no resignación, la luz de la memoria siempre presente, el dolor para destruir lo conocido. La carne es luz…lo que nos hace humanos. Ante las palabras gastadas se propone una renovación desde lo orgánico, desde un imperativo biológico, porque al decir del poeta Los huesos se bañan de tinta para desnudar gritos. Para terminar el poema Cuerpos de la crueldad, el poeta nos ofrenda una incendiada proposición: La imaginación surge del choque de la libertad y la rebeldía en un terreno corporal.

Desnudez, es otra de las ofrendas de este libro, desnudez como acto de verdad, como metáfora del despertar que dialoga con los gritos como testimonio del dolor, como puentes, como la negación del silencio, porque el silencio es la aceptación del orden de las cosas, la traición del lenguaje y cada poema cultiva imaginación contra las membranas del vacío…unirse a la acción es el erotismo de la resistencia. Ante la dominación la poesía es memoria, una reafirmación de la vida ante la muerte.

¿Quiénes son los otros?¿Cuál es su aldea? Preguntan las soledades que nos habitan. Si el orden del crimen está esperando nuestra muerte, no podemos suicidarnos…, necesitamos resistir…Ante la imposibilidad, necesitamos la acción…, la escritura de una casa sin sombras.

Cuestionar es el oficio del poeta, como respuesta a este intrincado palpitar de la conciencia poética, El desierto del exilio, es un combate contra el panóptico impuesto, que ha invadido el ser, la infancia, el sueño, la noche, la casa, lo pronunciado, los caminos, hasta el alba nos vigilan, y por eso estamos exiliados en nuestra propia aldea. Ante todo este sometimiento de tantos ojos encima, ante este desierto, el poeta William Jiménez nos llama, busquemos la música visceral de los sexos, unamos nuestra plétora para agrietar la belleza…Somos la metáfora, la caída del abismo, la esquizofrenia, la noche que no podrán borrar en la luz. Este libro como la poesía es una posibilidad ante la imposibilidad.

 

Ariana Molina Gómez

Acerca de la autora: Ariana Molina Gómez es una poeta y escritora nacida en Fonseca, La Guajira en 1986. Profesional en Microbiología egresada de la Universidad Popular del Cesar. Ganadora del tercer puesto del Concurso Departamental de Poesía del Cesar con el libro Naufragios en la Caverna y finalista del VII Concurso Departamental del Cesar de cuento corto, categoría adulto, con el cuento Recordamiento. Algunos de sus poemas y cuentos han sido publicados en medios electrónicos y en publicaciones de revistas y libros de antología como: libro Antología, Concurso Departamental de Poesía del Cesar; libro Antología Literatura del Cesar, VII Concurso Departamental de Cuento Corto: Adultos y V Concurso Departamental de Cuento Corto: Juvenil, 2010; revista Puesto de Combate, Entrega Especial, 2010; libro Lo que mora cerca del origen, Antología del Encuentro Internacional de Mujeres Poetas, Cereté, 2013 y revista Terredades, 2018.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

En mayo la poesía se expresa de mujer a mujer

En mayo la poesía se expresa de mujer a mujer

  La poesía se concibe como una manifestación artística de la belleza o del sentimiento estético, a través de la palabra, en e...

La Blognovela, un nuevo género literario

La Blognovela, un nuevo género literario

La obra del autor Argentino Hernán Casciari, Más respeto que soy tu madre, ya no es una blognovela. Lo fue mientras el autor escrib...

Nadie sino tú, el poema de Charles Bukowski

Nadie sino tú, el poema de Charles Bukowski

Nadie puede salvarte sino tú mismo. te verás una y otra vez en situaciones casi imposibles. intentarán una y otra vez por medio de s...

La ciudad de Cali fue el epicentro del Caribe literario durante 5 días

La ciudad de Cali fue el epicentro del Caribe literario durante 5 días

“La ciudad de Cali no es sólo salsa y fútbol. ¡Lo acabamos de demostrar!”. Con esta muestra de entusiasmo, la directora genera...

El último vuelo del flamenco de Mia Couto

El último vuelo del flamenco de Mia Couto

Cuando terminé “El último vuelo del flamenco” (2002), del mozambiqueño Mia Couto, exclamé en voz alta: ¡Qué libro tan hermo...

Lo más leído

Jaime Garzón, el genial impertinente

María Jimena Padilla Berrío | Periodismo

Licencia para pedir

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El desquite de Iberia

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Las tamboras de Chimichagua ya no llevan candela viva

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube