Literatura

Florece la poesía en Codazzi

María Ruth Mosquera

08/08/2018 - 06:55

 

Florece la poesía en Codazzi
Algunos de los participantes del Festival de Poesía de Codazzi Clemencia Tariffa / Foto: Fundación Árboles Azulez

Cuando se cerró el telón, Nidio Quiroz tenía un cansancio físico indescriptible y no era para menos, pues llevaba dos meses con sus días y noches dedicado a la organización del ‘Primer Festival de Poesía y Encuentro de Declamadores Clemencia Tariffa’ en su natal Codazzi. “Terminé cansado físicamente, pero emocional y espiritualmente satisfecho. Fue el escenario perfecto para decir que en Codazzi tenemos una amplia gama cultural. Hicimos historia. Las letras de Codazzi se inmortalizaron en el mundo”, dijo, ya en el reposo de su rutina.

Tenía motivos Nidio, los organizadores, ganadores y codacenses en general para estar felices, por el favor enorme que el evento le ha hecho a la cultura de este municipio del Cesar, pero sobretodo a la poesía, que hasta entonces permanecía dormida en los aposentos de las nostalgias. “Venimos de un letargo en cuestión de poesía en Codazzi”, expresó el líder cultural e hizo referencia a festival intercolegiado que se realizaba en su municipio, pero que dejó de hacerse. “Lo que hicimos fue resucitar eso que estaba muerto y traer a escena esos personajes que son tan representativos para la cultura de nuestro municipio”.

Uno de esos personajes es Clemencia Tariffa (Codazzi 1959 – Santa Marta 2009) poetisa codacense, destacada y recordada por su poesía erótica, ganadora del Premio Latinoamericano de Poesía Koeyú y el Premio de Poesía del Instituto de Cultura del Cesar. “Una de las mejores poetas que ha parido esta tierra. No he conocido otra similar a ella. Fue una mujer sensible, humana, que sus circunstancias la llevaron a tener desniveles emocionales, pero sobrepasó eso y nos permitió leerla. Nos dejó un legado grandísimo a nosotros los que hacemos poesía. Sabemos que ella nos representó y, por eso, bautizamos el festival con su nombre, para decirle a la gente de Codazzi que tuvimos una poetisa tan grande, que hizo algo muy grande por la cultura y por el municipio”, describe Nidio.

Hace ya un tiempo, tras concluir que necesitaban contribuir a un mejor estar en su entorno, Nidio y un grupo de amigos crearon la Fundación Árboles Azules; organizaron ejes de trabajo y a él le correspondió el de Cultura como consecuencia de su dedicación a esta área; pues el objetivo es la recuperación de la identidad cultural de la región caribe, que no es otra cosa que lo que él ha venido haciendo desde una niñez, a través de su arte literario, poético y declamador. Se propuso retomar un viejo proyecto de festival que por sus costos debieron abandonar unos años atrás.

Se apoyó en la experiencia y recursos poéticos de Café con sabor a poesía, un grupo que creó hace seis meses, mediante el cual lidera procesos de formación para niños, jóvenes y adultos que lo han fortalecido en el arte bucólico. Se propuso entonces resucitar el proyecto y se puso manos a la obra: Sintetizó todo, bajó de tres días a un día la duración del mismo, hizo sumas y restas, calculó el esfuerzo frente a lo mucho que ganaría a cultura del municipio y presentó la propuesta a la Junta Directiva de la Fundación y esta lo aprobó. Así comenzó una carrera contra el tiempo, que se materializó el viernes 03 de agosto en Codazzi.

Fue un día nutrido de actividades que comenzó con el conversatorio ‘Codazzi escribe cuento y poesía’, continuó con un recital poético que contó con la intervención de invitados de otros departamentos, y cerro con el concurso en el que participaron 19 aspirantes, procedentes de La Jagua de Ibirico, Cartagena, Valledupar, San Diego y Codazzi. Al cabo de mucha emoción, inspiración, pasión y adrenalina, fueron proclamados los ganadores: Leonardy Pérez Aguilar, de La Jagua de Ibirico, en primer puesto; Juan Flórez, de Codazzi, segundo puesto; Sandra Milena Campo, de La Jagua, tercer puesto; Jhonny Verbel, de Codazzi, cuarto puesto, y Lorena Mayorga, de Codazzi, quinto puesto.

Quedaron felices los ganadores, con sus reconocimientos escritos, sus trofeos, sus premios económicos y el título, pero lo estaban más los organizadores y el público, que de inmediato comenzó a pedir una segunda versión e incluso un joven los puso a visionar el evento en diez años. “Esa es una pregunta que motiva; ya ese muchacho lo ve a diez años y nosotros tenemos toda la intención de continuar fortaleciéndolo; ya se han ofrecido a apoyarlo. Ya es pensar en la segunda versión, cómo lo vamos a hacer”, expresa Nidio y añade: “Sólo tengo que decir Gracias por más de dos años soñamos con este evento que planificamos y los resultados fueron fantásticos”.

Nidio Quiroz en el Festival de Poesía Clemencia Tariffa / Foto: Fundación Árboles Azules

¿Quién es Nidio?

Nidio Quiroz es un joven de origen codacense que descubrió su pasión por la literatura desde los once años, cuando escribía sus pensamientos, alentado por Luz Mary Galindo, profesora de esa asignatura en el Liceo Caldas, que le regalaba libros y lo alentaba para que explotara el don creativo con el que vino al mundo:  Poeta, escritor y declamador.

“Después de que salí del colegio seguí escribiendo en mis libreticas amarillas. Las conservo como un gran tesoro para mí”. Se nutrió en talleres literarios a los que tuvo acceso y empezó a escribir. “Escribía historias cortas y las grababa en el celular con música de fondo que ponía en el computador; se las enviaba a amigos y me decía ¿por qué no haces un cd con esas narraciones? Así, en 2016, nació su audiolibro ‘Transeúnte’, compuesto por 16 historias de prosa poética, narrada por él sobre pistas musicales. El año pasado resulto ganador del Concurso Nacional de Cuento de RCN, con su obra ‘Yo quiero ir a Río de Janeiro’.

Nidio se inspira en la cotidianidad, en sus vivencias, lo que encuentra en el camino de su vida, lo que ve y lo que le cuenta la gente, en lo que quiere decirle al mundo. Tiene sueños a corto y largo plazo. Aspira pronto a publicar el libro ‘Mariposas en mis tripas’ para dar luces a los enamorados sobre las etapas del amor: erotismo, tristeza, adioses, nostalgias, llegada de la persona que es, que provoca la bandada de mariposas en el estómago. “Siento que va a ser muy bonito”, afirma.

Pero sus sueños van más allá. “Aspiro a seguir trabajando por la cultura, que el festival sea grande, que se reconozca como uno de los más importantes del país y ¿por qué no? del mundo”. Otro sueño es ser ministro de cultura de Colombia, ojalá se me dé algún día la oportunidad. Creo que podríamos hacer cosas muy bonitas. Vamos a ver qué pasa, mientras tanto, seguiremos trabajando”.

 

Mariaruth Mosquera

@Sherowiya

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Summa de Giovanni Quessep: un homenaje al Premio René Char

Summa de Giovanni Quessep: un homenaje al Premio René Char

  En la presencia intensa y verdadera de la muerte, existe la presencia intensa y verdadera del amor [René  Char]. Paradójicam...

Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”

Finalista del Primer premio de crónica: “Kajuma”

“¡Caramba! esa mujer parece salida de una pintura de Kajuma”; la expresión la lanzó el amigo Carlos Guevara,  cuando vimos pas...

Ocho poemas para conocer a Giovanny Gómez

Ocho poemas para conocer a Giovanny Gómez

Giovanny Gómez nació en Bogotá (Colombia) en 1979. Fundador y director de la Revista de Poesía “Luna de Locos”, en Pereira, di...

A pencazo limpio

A pencazo limpio

Mandé mi mano derecha con la velocidad de un águila, dando justo en la mejilla derecha de mi contrincante, tan fuerte, que tuve miedo...

Gutiérrez Girardot, azote crítico

Gutiérrez Girardot, azote crítico

Rafael Gutiérrez Girardot. Ilustre boyacense nacido en Sogamoso en 1928, muere en Bonn, Alemania, mayo 2005.            ...

Lo más leído

Diana Burco: una historia nominada

Fabrina Acosta Contreras | Música y folclor

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Carta abierta a Récords Guinness

Andy Romero Calderon | Opinión

Fiestas, cultura popular y educación

Diógenes Armando Pino Ávila | Educación

Un festejo por la vida, bajo el universo mágico de la tambora

María Ruth Mosquera | Música y folclor

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Coloquios de escritorio

Jairo Tapia Tietjen | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube