Literatura

Del amor como sosiego

Luis Carlos Ramirez Lascarro

11/09/2018 - 07:00

 

Del amor como sosiego
Portada de Trocha y teleraña (Fallidos editores)

El escritor Jaiber Ladino Guapacha (Quinchía, Risaralda, 1984) ha sabido presentarnos muy bellamente su región en todas sus novelas, llevándonos a recorrer en ellas el fértil y pujante eje cafetero colombiano desde Miracampos, la vereda donde labora como docente, hasta la querendona ciudad de sus estudios superiores, Pereira; hablándonos tanto de sus particularidades geográficas y culturales, como de los puntos que la conectan y ponen en comunicación permanente con otras regiones culturales del país y el mundo, principalmente por medio de la poesía y la música, dos de los elementos comunes que comparten las tres novelas que ha publicado hasta ahora: Andago, la línea K (2014), Mapa con abejas y tambor (2017) y Trocha y Telaraña (2018).

En la obra Ladiniana, la poesía se presenta de manera transversal mediante la permanente referencia, entre otras, de su ídolo Kavafis, teniendo su punto más alto al ser llevada, y exitosamente arriesgada, a dialogar con el diseño de una línea de ropa interior que represente a la ciudad de Pereira, empresa en la cual llega a plantear una especie de poética del calzoncillo (del bóxer, más exactamente) en las páginas de la lúdica, personal y aventurera Andago, obra en la que, de paso, rinde homenaje al brillante Eduardo López Jaramillo, quien con su juicioso trabajo permitió la lectura kavafiana de Pereira, hecha a través de Mateo, Yeison y Fernando.

La música es una presencia ubicua en sus novelas, desde las canciones que acompañan las danzas tradicionales del folklore nacional, que constituyen los hitos que van guiando el recorrido del homenaje trazado en su Mapa, hasta la música de tradición culta que en piezas como el Bolero de Ravel, entre otras, le sirve de fondo a la consumación de la pasión a los protagonistas de Trocha y telaraña en las dos fases de su amor sosegado y puro, pasando por la música Pop y su amada Madonna, quien comanda la banda sonora de sus novelas, expresando por los amantes que vuelven a reencontrarse en medio de los vericuetos de los caminos de sus vidas incompletas: Dime que el amor es mentira/ que es sólo algo que hacemos/ Dime todo lo que no soy/ pero, por favor, no me digas que me detenga*, buscando completarse aun en el secreto necesario para no destruir los mundos y las vidas que han edificado por separado antes de volver a encontrarse.

La espiritualidad es otro asunto que permea, hasta el momento, todas las obras de Ladino, desde la monja que protagoniza su primer libro de cuentos, Las aventuras de la Barranquero (2012), hasta el teólogo que hace una re - lectura Queer del pasaje evangélico del centurión en Trocha, pasando por el diario de la Carmelita que acompaña la búsqueda del estudiante de danzas de Mapa y la capilla privada de la quinta de San que Antonio de Paredes de Andago, conservando siempre resonancias y referencias de El nombre de la Rosa, una de sus novelas favoritas. Espiritualidad que no es religiosidad y que, contrario a lo que pudiera pensarse, no trae ni una línea de conservadurismo ni mojigatería a sus historias y guía la búsqueda permanente de un lugar en el mundo de sus protagonistas.

Las relaciones entre pares, entre hombres, son otro hilo común entre estas primeras novelas de Ladino: Desde los tanteos sexuales exploratorios de los chicos de Andago hasta el amor sosegado y bello de Héctor y León, pasando por la complicidad férrea e incondicional entre Mauricio y Juanté. Aunque exista el homoerotismo en dos de estas tres novelas, la literatura Ladiniana no es, sin embargo, una literatura activista, panfletaria o pro – gay. Sólo es literatura.

En Trocha y telaraña no se arma un discurso a partir de consideraciones morales, religiosas, políticas, culturales o científicas. El autor se limita a darnos cuenta de la existencia y la interrelación de un par de hombres, como otros cuales quiera (bien pudo ser entre mujeres o entre hombres y mujeres, no importa), explorando las posibilidades del lenguaje para permitirnos ver que el sexo entre pares no es asqueroso ni sucio, como algunos pregonan a los cuatro vientos, incluso del mundo virtual, mostrando lo peor de lo que somos capaces como especie.

Es esta novela un producto artístico en el que se propicia una reflexión a partir de la contemplación de unas cotidianidades en las que el ser humano (y sus costumbres patriarcales) es expuesto y cuestionado a partir de ese papa rosado que demuestra que Jesús no rechaza a los gays y que en su duelo nos permite saber que el amor es posible, también, entre pares, aunque a muchos no les quepa en la cabeza, ni entre pecho y espalda y mucho menos en los… genitales.

Es éste un amor bello, conmovedor, enternecedor, edificante, reconstituyente, poderoso, que nos demuestra que el deleite, la comunión y el éxtasis no les están vetados a los pares, aunque se les quiera negar a veces de maneras tan violentas y miserables que rayan en lo absurdo e inadmisible.

Esta tercera novela de Ladino es sutilmente provocadora, casi sobre sedas planta cara a la lectura erotófoba del cuerpo de la tradición cristiana, que tan poco ha aportado a la aceptación de la diferencia (no sólo en cuestiones de sexo), llevándonos a encontrarle el sinsentido a esa posición homofóbica: persecutoria y estigmatizadora que es tantas veces mortal, a pesar de los innegables avances, fundamentalmente en lo jurídico, desafortunadamente tan poco en lo social y cultural. Sienta su posición sin una sola arenga y esto es lo que prefiero y atesoro de él y ella.

Queda la lectura, recorrer las trochas e hilvanar y deshilvanar las telarañas de esta reciente novela de la que espero sea una copiosa obra de Ladino, permitiéndonos encontrarnos con lo bello y lo humano con tanta o más frecuencia de la que podemos en estas páginas de Trocha y telaraña.

*Don´t Tell Me, Music, 2000, Maverick Records & Warner Bros. Records.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

@luiskramirezl

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Andrés Caicedo: ¡Qué viva la música!

Andrés Caicedo: ¡Qué viva la música!

  El 04 de marzo representa un doble aniversario centrado en el mismo individuo, una fecha que nos presenta la encrucijada terrible ...

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Cuando se reflexiona sobre la pasión por la literatura de ficción, tanto desde la perspectiva del escritor como del lector, se observ...

#SimpleInspiración de Robert Cadavid

#SimpleInspiración de Robert Cadavid

  Pequeña No puedo calmar tu ansiedad No puedo corresponderte Busca a alguien de tu edad Así como tú de inocente   Eres f...

Los 10 mejores poemas de Gustavo Adolfo Bécquer

Los 10 mejores poemas de Gustavo Adolfo Bécquer

  Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla (España) en 1836 y murió en la misma ciudad, a los 34 años, en 1870 a causa de tubercu...

Appassionata...

Appassionata...

Sin duda, era aquel uno de los días más importantes de su vida. Tal vez por eso, desde que puso un pie en el aeropuerto, no se quit...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube