Literatura

Alfonso Fuenmayor, uno de los grandes escritores del Grupo de Barranquilla

José Luis Hernández

20/09/2018 - 08:05

 

Alfonso Fuenmayor, uno de los grandes escritores del Grupo de Barranquilla
El escritor Alfonso Fuenmayor / Foto: El Heraldo

Nacido el 23 de marzo de 1917 en Barranquilla, Alfonso Fuenmayor fue un escritor y periodista que mantuvo una relación muy cercana con García Márquez.

Integrante del grupo literario La Cueva, junto al premio Nobel de Literatura, él era el tercero de los cuatro ruidosos discutidores que se reunían en torno al Sabio Catalán, uno de los personajes de Cien años de Soledad (Ramón Vinyes) –a quien, de hecho, reconocía como tutor-, para hablar de literatura, y de todos los temas divinos y humanos.

Fuenmayor conformó el famoso Grupo de Barranquilla (o grupo de La Cueva) en los años 40-50 con Cepeda Samudio, Vargas Cantillo, Alejandro Obregón y Gabo. Se reunían en el café de La Cueva a disertar sobre cultura.

Las anécdotas y vivencias de estas reuniones fueron compiladas por Fuenmayor en la obra Crónicas sobre el Grupo de Barranquilla (su único libro) editado en 1981 por el Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura). Con sus amigos del Grupo Barranquilla también se reunía en el Café Colombia a discutir sobre literatura alrededor de la figura ya mencionada de don Ramón Vinyes, el Sabio Catalán.

Fuenmayor dedicó gran parte de su vida al periodismo, y sus principales casas editoras eran El Heraldo y el ya desaparecido Diario del Caribe. Algunas de sus crónicas y artículos sobre Barranquilla, fueron también publicados en El Tiempo, y posteriormente reproducidas en el Magazín Dominical de El Espectador, valiéndole el Premio Nacional de Periodismo en 1977.

Alfonso Fuenmayor, dueño de una vasta biblioteca de más de 7.000 volúmenes, era un apasionado jugador de dominó. Su único libro “Crónicas sobre el Grupo de Barranquilla” (Bogotá, 1978), fue concebido especialmente para difundirse en un periódico, y se publicó, en efecto, por primera vez en el Diario del Caribe, en una serie de trece entregas (que eran justamente trece crónicas), en el año de 1976.

García Márquez siempre lo llamó “Maestro”; porque Fuenmayor fue quien lo vinculó a El Heraldo en 1950 y quien le cedió la Underwood en que redactó buena parte de su primera novela, La Hojarasca.

Fuenmayor, además, fue el inspirador, director, gerente y distribuidor de la revista literario-deportiva Crónica (1950-51). Fue el descubridor de La Cueva, cuando era sólo una tienda de comestibles llamada “El Vaivén”.

El grande de las letras (que sólo publicó un libro) murió en 1994.  

 

José Luis Hernández

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Salcedo Ramos: entre la oralidad y la crónica

Salcedo Ramos: entre la oralidad y la crónica

Un personaje de buen recorrido, pues ya tiene medio siglo encima, que aún se niega a crecer y más bien prefiere seguir a la vanguardi...

Detrás de los visillos de las estancias secretas de Murasaki Shikibu (Parte III)

Detrás de los visillos de las estancias secretas de Murasaki Shikibu (Parte III)

Utsusemi, Fujitsubo y Murasaki, algunas de las mujeres de Genji: La historia de Utsusemi es bastante trágica. Estando casada con un v...

Los murciélagos que parecen mariposas

Los murciélagos que parecen mariposas

En un pequeño pueblo del centro de Colombia, cuyo nombre es La Mesa de Juan Díaz, David, un pintor de setenta y ocho años de edad, q...

Luna de Locos, un puente poético en Pereira

Luna de Locos, un puente poético en Pereira

  El Festival Internacional de Poesía de Pereira, Luna de Locos (FIPP) vuelve este año para celebrar once años  de esfuerzos, d...

Contar la Violencia después de contar los muertos

Contar la Violencia después de contar los muertos

  Hablar de violencia en Colombia es como hablar del tiempo. Es algo que está ahí, con el que hay que convivir, y cada uno lo hac...

Lo más leído

Esclavitud, cimarrones y palenques

Christian Delgado Escobar | Historia

Los alemanes de Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Corazón de ceiba

Yesid Ramírez González | Literatura

Un rey negro en América latina

Johari Gautier Carmona | Literatura

Si es con engaños, Vamos mal

Andy Romero Calderon | Opinión

A dar más por nuestras universidades públicas

Armando López Sierra | Educación

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube