Literatura

Tras la poesía de Fadir Delgado Acosta

Luis Carlos Ramirez Lascarro

02/10/2018 - 18:55

 

Tras la poesía de Fadir Delgado Acosta
La poeta barranquillera Fadir Delgado Acosta / Foto: FadirDelgado.com

Fadir Delgado Acosta es una escritora nacida en Barranquilla. Autora de los libros La Casa de Hierro, El último gesto del pez y Lo que diga está lleno de polvo. Profesional en Comunicación social. Magister en Creación literaria de la Universidad Central de Bogotá.

Sus textos han sido publicados en diferentes revistas literarias nacionales e internacionales. Invitada a distintos festivales y encuentros culturales en Europa, Latinoamérica, Canadá y Egipto. Sus textos han sido traducidos parcialmente al inglés, al árabe, al francés, al italiano y portugués.

Premio en Poesía del Concurso Internacional de literatura de la Universidad de Buenaventura (Colombia), 2014. Ganadora de la Residencia Artística en Montreal por parte del Ministerio de Cultura de Colombia y el Consejo de Artes y Letras de Quebec, en el área de literatura, 2013.  Premio Distrital de poesía del Portafolio de Estimulo de Barranquilla, 2017. Ganadora de la convocatoria internacional de la Oficina de la Juventud de Québec para participar en un intercambio literario en esta Provincia, 2010. Su libro El Último gesto del pez fue traducido y publicado al francés por la editorial Encre Vive de Paris en el 2015. Se desempeña como tallerista literaria y es coordinadora de la Fundación Artística Casa de Hierro de Barranquilla.

 

Cuerpo

Horca donde los vestidos cuelgan.

 

La carne examina sus espinas

Tengo un nudo de arrugas secas

                   Una cuerda de crisálidas atada al cuello

Extiendo los brazos como alas resquebrajadas

                      Hay un olor agrio que me cubre

Abro los ojos en el agua que hierve en la cocina

-Es lo único que puedo hacer-

Nada podrá con la jauría que me reventará los párpados

Dejo que las bestias se cuelguen de mis ojos.

 

Ebriedad bajo la regadera

Pisa con cuidado

Te confieso:

No recogí tus restos

no acomodé tu cabeza

 

Te vi en el suelo del baño como un desperdicio de la noche

Los párpados se te caían

Vi la batalla que tenías con los ojos

Querías abrirlos

Pero ellos no querían verte

 

Estiraste el brazo y cerraste la puerta

 

Cuando lo hiciste

llevé tu sombra ebria a la cama

y todo se llenó de sal

Allí supe lo que abandona el mar cuando muere

 

Al otro lado

te ahogabas entre el grito

de la ola

del gato

de la luz

Escuché las bestias de agua que te salían por la boca

 

Después de la sal vino la sangre

Pero cuando apareció te habías dormido

Poseidón te había cerrado los ojos a la fuerza

Creo que hizo que te arrodillaras

Que le ofrecieras algún sacrificio

Te metió bajo la regadera y te arrancó la piel

 

Cuando regresaste a la cama te dormiste encima de tu sal

De tu propio cuerpo cosido a las sábanas

 

Por eso te digo:

Pisa con cuidado

Abre con cuidado la puerta

Allí debajo de esas baldosas

está el alcohol de tu sombra

 

Te lo advierto:

No te acuestes en el lado izquierdo de la cama

Todavía está la oscuridad de una ola que guarda tu tatuaje de ebriedad

Tu pezuña de rabia

 

Pon el oído en la almohada como si fuera un caracol

 

Sabrás que no miento

 

Allí

debajo de las baldosas

está tu sangre sepultada.

 

Lo que diga está lleno de polvo

Debajo de la lengua tengo palabras heridas en combate

Hospitales con sus gasas ahogando la herida

Debajo de mi lengua tengo una legión de escombros

Me he partido los labios por quitar esos restos de piedras pegados a los dientes

Lo que diga está lleno de polvo

De ciudades en ruinas

Lo que diga tiembla como punto de luz en el agua

será siempre un grito encalambrado

Siempre el domingo apuntándome con su escopeta

Siempre los perros abriendo la tierra para mostrarme sus huesos

Siempre la palabra que se escucha como la explosión de un tiro

Esa misma palabra que cava su tumba dentro de mi boca.

 

Declaración

Palabras:

                     líneas de serpientes negras ahorcando la página.

 

Ladrido

Un espejo ha decidido romperse porque quiere ver las venas de sus cristales

Porque quiere ver el polvo de sus muertos

 

Escucho como se rompe

Y siembra candelabros en toda la tierra que se tragó el cuerpo

Los vidrios se hacen estrellas de sangre en la garganta

Caen salivas de relámpagos

               

El cuerpo es ladrido en la calle

Ruido de espigas

  Sangre seca en el espejo.

 

El hielo y la carne

Nada se puede hacer con la herida que grita en el centro de la cama

la que asfixio

 y llevo hasta la sala como el cuerpo muerto de un recién nacido

que solo puede llorar por un solo ojo

porque el otro se hizo piedra por mirar de frente el fuego de la soldadura

por mirar el precipicio que se funde en la mitad de los metales

La gota de agua en la cocina tiene un filo que corta el aire 

-las raíces de hielo que se arrancan de la nevera

la carne que se agrieta en el frío-

Podría también cortar la garganta

Así la sangre lavaría la mugre de los platos

El horizonte de grasa que se forma en las paredes

Así lloraría por un solo ojo

cuando vea que el hielo y la carne se pudren bajo mis pies.

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Juan Rulfo, el escritor del silencio y la brevedad

Juan Rulfo, el escritor del silencio y la brevedad

Juan Rulfo se definió a sí mismo con una anécdota que le ocurrió en una cena cuando una de su admiradoras se le acercó y le preg...

La literatura como espacio de significación

La literatura como espacio de significación

  “El significado de un libro radica en que el propio libro desaparezca de la vista, en que se lo mastique vivo, se lo digiera e in...

Literatura de viajes o cómo viajar desde los libros

Literatura de viajes o cómo viajar desde los libros

Ir a cualquier parte del mundo, volver y contarlo. Esta sería una manera de definir, en general, la Literatura de Viajes. Para algun...

El origen de la tristeza: una crítica contra la modernidad

El origen de la tristeza: una crítica contra la modernidad

El arte se propone, entre muchas otras cosas, criticar los procesos de modernidad y modernización que se generan en la sociedad y con ...

La espera, de Germán Piedrahita Rojas

La espera, de Germán Piedrahita Rojas

Y ahora estoy aquí sentado en este montecito de tierra, a la orilla del río, esperando a ver si pasa. De pequeño, cuando no me inte...

Lo más leído

La cocina como manifestación cultural e histórica

Berta Lucía Estrada | Gastronomía

Puro sabor sabanero: el recorrido de Aníbal, Lisandro y Alfredo Gutiérrez

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Cien años del natalicio de Alejo Durán

Jorge Nain Ruiz | Opinión

La fuerza irresistible de creer

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El Rey Alejo y el Niño Omar

Álvaro Agustín Calderón Calderón | Música y folclor

Alejo Durán le escribió una carta musical a Fidelina Flórez

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Con los ojos marchitos

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube