Literatura

El sabor del paraíso

Redacción

07/11/2018 - 05:20

 

El sabor del paraíso

 

Un día de 1916, la madre, después de intentos le confió un plan para que su hijo viajara a Cuba.

—¿A Cuba?

—Sí, Milton. Debes viajar cuanto antes. Ya el azúcar de remolacha está escaseando en el mercado. Su precio sube como la espuma y es muy importante que tomes cartas en el asunto. Te recuerdo que necesitamos dinero  para la obra de Dios. Por EL tú tienes un gran negocio. ¿Te acuerdas que me juraste, debido a la ausencia de tu padre y de tu hermanita, que ibas a ayudar a los  niños huérfanos y que donarías a nuestro Ministerio?

Sentado en una silla, su vista pendía hacía una ventana, y la alternaba con la silueta de Fanny:

—Oh, sí, mima. Dile a  Murrie que venga otra vez. Vamos a hablar de negocios.

—¡Eso es… sí, ese es mi hijo amado!

Minutos después se personó el administrador más importante que cuidó del pueblo de Hershey, en Pennsylvania, durante décadas.

En la quinta de High Point se respiraba otro aire de ambiciones y energías.

—No le hables del pasado —susurró Fanny al señor Murrie.

El administrador asintió y comprendió que su silencio valía más que todos sus años de trabajo para la compañía.

Milton se puso a descifrar lo que parlaban. Sin embargo, con autoridad y respeto le dijo a su administrador:

—Ante todo —hizo una pausa—, quiero honrar la presencia y el recuerdo de mi ex esposa. Así que deseo colgar cuadros de Catherine Sweeney en un local que ya escogí. Luego de que esté listo el… las fotografías de nuestros viajes, la boda en la Catedral  de San Patricio en New York… —volvió a hacer  otra pausa—, quiero que reúnas a todo el personal  de la fábrica para un trabajo serio, que no es una aventura, fíjese bien, y no quiero errores. Ahora pediré lealtad a nuestra firma, a la empresa que juntos construimos, ¿entendió?

—Lo de su ex…

—Ya le daré —le interrumpió Milton— las indicaciones a la servidumbre. A usted lo llamé porque quiero que… después de mi viaje a Cuba… —hizo una pausa—, pediré que me acompañen jóvenes y experimentados obreros y profesionales “a evangelizar” esa isla.

—Qué bien, MS —expresó Murrie—, hacía mucho tiempo que no lo escuchaba así.

Murrie miró hacia Fanny, quien elevó una plegaria al techo de la quinta que bien pudiera atravesarlo y llegar, subir más allá de las nubes.

—Otra cosa: ¿por qué Cuba… hay otro país con el que podamos negociar?

—MS, Cuba es la mayor productora de azúcar de caña desde el siglo XVIII. Los españoles la descubrieron, y por eso, tal vez, fue su última colonia.

—Manos a la obra —enfatizó Milton— que para luego es tarde.

—¿Luego? —bromeó Murrie— ¡Arriba, espanten a las moscas para que no se ahoguen en el pantano de chocolate!

 

Acerca de esta publicación: Éste es un fragmento de la novela “El sabor del paraíso”, del escritor cubano Pedro Merino, quien ha incursionado en la poesía, la narrativa, el ensayo, el periodismo, y el guión literario. Su primer libro publicado fue “Quinta de la Caridad” (Premio de Novela Juan March, España, 2003). La novela “El sabor del paraíso” puede conseguirse en este enlace.

2 Comentarios


Pedro Merino 08-11-2018 11:16 AM

Agradezco a la redacción de esta revista cultural la publicación y el link en Amazon. Lea a los demás autores.

Maria Patricia Corzo Serrano 10-11-2018 07:59 AM

Les invito a caminar por Central Hershey tornados del brazo de Alicia bajo su roja sombrilla viajaremos al pasado con El Sabor del Paraiso.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Rafael Dario Jimenez y su “Antigua costumbre de amante”

Rafael Dario Jimenez y su “Antigua costumbre de amante”

Nació en Aracataca y siempre mantuvo con esa ciudad una relación pasional, rozando incluso lo destructivo. Su amor por ella fue total...

Alfonso Fuenmayor, uno de los grandes escritores del Grupo de Barranquilla

Alfonso Fuenmayor, uno de los grandes escritores del Grupo de Barranquilla

Nacido el 23 de marzo de 1917 en Barranquilla, Alfonso Fuenmayor fue un escritor y periodista que mantuvo una relación muy cercana con...

La luz difícil, de Tomás González: una mirada sutil a la muerte

La luz difícil, de Tomás González: una mirada sutil a la muerte

David, el narrador de La luz difícil, última novela del escritor colombiano Tomás González, es un pintor que está perdiendo la vis...

La Forma de las Ruinas: reporte de un lector crítico

La Forma de las Ruinas: reporte de un lector crítico

Cada vez que Juan Gabriel Vásquez, a quien no conozco, se ha ganado uno de esos rutilantes premios internacionales, he devorado sus...

Tres poemas de Yolaida Padilla

Tres poemas de Yolaida Padilla

Yolaida Mercedes Padilla es –además de docente–, una poetisa con una energía y una sonrisa indoblegable. Nacida en San Diego, her...

Lo más leído

Dentistas y sacamuelas

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Presente y futuro de Valledupar

Camilo Pinto Morón | Opinión

La dinosaúrica costilla del Che

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

La literatura como espacio de significación

Caterine Pardo Mojica | Literatura

“Mira tú esa vaina”, nos dice Gabriela Egurrola

Johari Gautier Carmona | Artes plásticas

Isaac Carrillo y la historia de algunas de sus más reconocidas composiciones

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

"La Plata" de Juanes también es vallenato

Jorge Nain Ruiz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube