Literatura

Pedro Olivella, el poeta en su elemento

Redacción

18/12/2018 - 06:05

 

Pedro Olivella, el poeta en su elemento
Pedro Olivella Solano junto a Luis Mizar / Foto: archivo Pedro Olivella

El municipio de San Diego (Cesar) rinde tributo a uno de sus más destacados poetas. Pedro Olivella Solano, abogado y escritor nacido el 28 de agosto de 1967 (en San Diego), ha tenido un protagonismo determinante en la poesía del municipio y del departamento al ser uno de los fundadores del Café Literario Vargas Vila, un grupo de gran actividad literaria.

Pedro Olivella también se destacó en la región por su actividad creadora que le valió en 1985 el Concurso Nacional de Crónicas Espectadores 2000, convocado por el periódico El Espectador, con un trabajo sobre los indígenas Yukpas que viven en la Serranía del Perijá. También se destacó por ganar cuatro Premios Departamentales de Poesía en el Cesar (1988, 1992, 2007 y 2009) y una Beca de Creación con el Ministerio de Cultura (1995).  

Del 21 al 23 de este diciembre su poesía será el centro de todas las atenciones. El Festival de la Poesía -que lo homenajea en San Diego (Cesar)- también indagará en su trayectoria y experiencia como escritor. A continuación, divulgamos algunos de sus poemas.

El poeta Pedro Olivella en plena lectura / Foto: archivo Pedro Olivella  LA ABUELA TUPE

La abuela Tupe leía la piel viva de los animales. Descubría el eco del fuego en la ceniza y  escuchaba la luz del porvenir. Dejaba gente pegada en los asientos y espantaba con su escoba a las malas vecinas. Olfateaba en la palma de la mano el rumbo de la lluvia y podía amarrar hombres con agua de tinaja.

La abuela Tupe me enseñó a ver los colores del relámpago, a criar peces en el agua de los cocos y a buscar la comba de los árboles.

Sus mejores palabras, me las dijo en secreto y en voz baja.

La abuela se murió; pero está viva y habla desde mi sangre.

 

LEANDRO DÍAZ

Es mentira el verde del árbol. Sólo su frescura incolora acoge el cansancio de quien tiene la vida en tránsito y conoce el rigor del verano que desnuda los bosques.

Es mentira el color del río. Sólo su murmullo cristalino penetra el oído de quien se nutre de su melodía y canta los sucesos del alma como agua de pozo profundo.

Es mentira la luz del sol. Sólo su cálido color abrasa la piel del incólume cardón en el extenso grito de arena.

Es mentira, también, la ebria alegría del canto. Sólo es cierto el dolor y la tristeza de su música.

 

CRISÓSTOMO RAMOS

Cuando Pichocho tocaba el tambor, Julia Padilla, flor del baile, aparecía entre la música: su cadera de agua encendía la cumbiamba.

La geometría del ritmo multiplicaba líneas en el aire. Las mujeres repartían guarapo de caña y prendían el tabaco con las estrellas.

El cuero del tambor parecía animal vivo, acosado por el galope de las manos. En el tronco de Volador cortado en la luna llena se repetían las palabras de leche que guarda la madera.

Cuando Pichocho tocaba el tambor,  apagaba el ojo de luz de la lámpara en el estantillo. Julia padilla entendía la señal de este hombre vigoroso y se fugaba del ruedo hacia la noche, a esperarlo dispuesta atrás del patio.

 

MAMÁ NICHA

Mamá Nicha se sabía el desayuno de memoria.  Recordada a prender el fogón con un lucero y a dejar por el camino de humo la huella olorosa de sus manos

(a sus hijos los cogía el día durmiendo en una hamaca). El reloj de café daba la hora en que se abría la puerta de la casa.

Mamá Nicha, era mi abuela india. Tenía olores de madre generosa, como de anís en arepa de queso. Vivió amarraba al fuego de la leña, multiplicando el pan en la cocina.

 

El poeta Pedro Solano en una reunión de escritores cesarenses en Gamarra / Foto: archivo Pedro Olivella

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Síndrome del papel en blanco

Síndrome del papel en blanco

  Hoy es uno de esos días en que exprimo mi caletre, buscando una idea original para desarrollar un texto que sirva de lectura a mis...

La arquitectura del cuento

La arquitectura del cuento

  ¿Qué pensaría si un hombre le cuenta que conoció una mujer en un bar y terminaron en la cama horas después? Probablemente lleg...

Sobre las alas de Eros

Sobre las alas de Eros

Unos lo creen ser hijo del Erebo, el dios primordial, la personificación de la oscuridad primitiva, y de Nix, la diosa de la noche,...

Génesis o turbulencia de la palabra (I)

Génesis o turbulencia de la palabra (I)

  Conocí a Gloria Young en el marco del IX Encuentro Internacional de Mujeres Escritoras en Bogotá en el año de 2010. En esa oca...

Adiel Zambrano, el poeta de la K

Adiel Zambrano, el poeta de la K

En Chimichagua –pueblo de las playas de amor y lugar donde el que nace Dios le multiplica las bendiciones– vive desde siempre Adi...

Lo más leído

Vida y trayectoria de Rafael Pombo

Redacción | Literatura

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La irrupción del Cine en la sociedad cartagenera

Waydi Miranda Pérez y Osiris María Chajin Mendoza | Cine

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Cuando Robin Hood fue prohibido

Juan Carlos Boveri | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados