Literatura

¿Por qué leer libros nos hace sentir bien?

Natalia Fernández

02/01/2019 - 05:55

 

¿Por qué leer libros nos hace sentir bien?

La lectura es un placer. Los que se entregan a ella con regularidad lo saben. Muchas veces encontrar un tiempo para leer un libro con total libertad -en un mundo tan ajetreado- termina siendo el gran desafío, pero al final se impone la realidad apacible y satisfactoria del placer de leer…

¿Y se han preguntado alguna vez por qué leer libros nos hace sentir bien? Parece que exista una explicación científica a este hecho. Según se menciona en un estudio de la Universidad de Búfalo (en EE UU), publicado en la revista Psychological Science, cuando leemos un libro nos sentimos parte psicológicamente de la comunidad que protagoniza la narración (por ejemplo, el colectivo de magos en el caso de la popular saga de Harry Potter). Este mecanismo satisface una necesidad humana fundamental: la de pertenencia a un grupo.

En concreto, para la investigación los investigadores trabajaron con dos best-sellers: “Harry Potter y la piedra filosofal” y “Crepúsculo”. Y estudiaron la afiliación psicológica con magos y vampiros, respectivamente, de más de un centenar de sujetos antes y después de leer dos fragmentos de ambos libros durante media hora. De este modo comprobaron que los lectores se sentían identificados con uno u otro grupo en función del libro que les habían proporcionado. Además, la pertenencia a las comunidades de ficción producía una mejora del estado de ánimo y la satisfacción similar a la de formar parte de grupos reales.

El escritor francés Antoine Houdar de la Motte dijo en su día que “mediante la lectura nos hacemos contemporáneos de todos los hombres y ciudadanos de todos los países” y ahora esa frase cobra más sentido que nunca ya que, según los autores, leer satisface una profunda necesidad psicológica que ha jugado un papel clave en la evolución: la necesidad de pertenecer a un grupo.

Por otra parte, en relación con lo anterior, también podemos afirmar que leer narrativa de calidad mejora las relaciones con los otros. En esta ocasión, un estudio de la VU University Medical Centre de Amsterdam, publicado por la revista PLOS ONE, revela que leer libros de ficción que nos involucren emotivamente nos hace mejores personas ya que ayuda a desarrollar nuestra capacidad de empatía.

Para llegar a esta conclusión los investigadores escogieron a 163 estudiantes de dicha universidad, y les hicieron leer algunos capítulos o fragmentos de libros como Ensayo sobre la ceguera de Saramago, o El regreso de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle y reportajes de actualidad sobre la revuelta en Libia o el desastre nuclear en Japón. Al estudiar posteriormente a los sujetos se comprobó que aquellos estudiantes que más se habían implicado emotivamente en las historias de ficción que les había tocado leer eran aquellos que mostraban mayor capacidad empática, manifestando el nivel más alto de empatía una semana después de haber experimentado la lectura.

Hasta ahora leer era un placer, pero ahora, con estos estudios, leer es un placer certificado científicamente.

 

Natalia Fernández

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El hombre que no mató a su mujer

El hombre que no mató a su mujer

Nuestro personaje es un señor enjuto y jorobado, de vestimenta pasada de moda y holgada debido a su flacura, gafas de carey con lente ...

Panorama de mis libros 2018

Panorama de mis libros 2018

  Resumir -y a veces recomendar- los libros leídos durante el año se convirtió en ejercicio anual. No es mi tarea, pues no soy rec...

La balada de Iza, de Magda Zsabó

La balada de Iza, de Magda Zsabó

La Balada de Iza, de la escritora húngara Magda Szabó (1917-2007) –una de las escritoras más importantes de la Hungría del sigl...

Francisco Turizo: “América no viene de Amerigo”

Francisco Turizo: “América no viene de Amerigo”

Llegó de Codazzi (Cesar) con el fin de presentar su libro en el Segundo Festival de las Letras de Valledupar, pero con poco ejemplares...

El zorro azul

El zorro azul

Empiezo relajándome totalmente. A mi cabeza empiezan a llegar imágenes. Ahora soy protagonista y espectador. En mis vagos recuerdos...

Lo más leído

El origen de la palabra Macondo

Katherine Ríos | Literatura

Dentistas y sacamuelas

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

La dinosaúrica costilla del Che

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Presente y futuro de Valledupar

Camilo Pinto Morón | Opinión

El que se fue y el que llegó

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La literatura como espacio de significación

Caterine Pardo Mojica | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube