Literatura

Cómo conservar los libros y tener una biblioteca perfecta

Redacción

13/02/2019 - 04:50

 

Cómo conservar los libros y tener una biblioteca perfecta

 

Conservar libros antiguos es una tarea que a veces se torna complicada teniendo en cuenta que la tinta y el papel no tenían la misma calidad que ahora, por estos motivos, factores como la temperatura, la iluminación y el empaque del libro son fundamentales para conservar un libro en buen estado.

La luz solar es el enemigo más notable y pernicioso de nuestros libros. Una exposición prolongada de nuestros libros a la luz ultravioleta acabará por comerse los colores y dejar las hojas en blanco. Además, el papel se vuelve quebradizo y seco. Por ello es importante instalar cortinas o filtros que reduzcan la incidencia solar.Manteniendo los libros alejados de las ventanas, evitaremos que los libros absorban los gases nocivos de la calle en las grandes ciudades.

Por otro lado, es muy importante a la hora de conservar intacta nuestra biblioteca; una temperatura templada evitando la humedad ayuda a conservar mejor los libros aunque todo depende del material del libro. Para mantener la humedad adecuada se pueden instalar humidificadores o deshumificadores dependiendo de la humedad en el lugar donde están los libros. Es importante airear nuestra biblioteca de vez en cuando evitando el aire estancado.

Es importante tener en cuenta que existen varios insectos que pueden devorar literalmente nuestros libros; entre los más temidos están las carcomas, insectos microscópicos que viven en la madera pero que se sienten atraídos por los hogos del papel y pueden acabar con nuestra biblioteca. Otro de los parásitos a los que les gusta la celulosa son los pececillos de plata de 1 cm de longitud y que se alimenta de hidratos.

Uno de los insectos más peligrosos por su voracidad y si facilidad para crecer son las cucarachas que se desarrollan en climas cálidos. Las cucarachas son animales omnívoros y sienten especial tendencia por las portadas acartonadas de los libros. Aunque son incapaces de digerir la celulosa por ellas mismas, mantienen una relación de simbiosis con protozoos que sí lo hacen, lo que les permite extraer nutrientes.

Igual de destructivas resultan las termitas, pequeñas “hormigas” blancas que se alimentan de la celulosa contenida en la madera y sus derivados, además de cuero y pergaminos. En ambientes húmedos pueden instarse dentro de los libros y parasitar en ellos.

Es necesario tratar a los libros con mucho mimo, quitar el polvo con sumo cuidado y airearlos de vez en cuando.

 

PanoramaCultural.com.co

Realizado con información de TodolibroAntiguo.es

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

En mayo la poesía se expresa de mujer a mujer

En mayo la poesía se expresa de mujer a mujer

  La poesía se concibe como una manifestación artística de la belleza o del sentimiento estético, a través de la palabra, en e...

Tres Marías

Tres Marías

  No quería ver a Alejandra. Pensaba que sólo se necesitaba un poco de suerte y evadir los lugares de la universidad donde ella ...

El relato de un perdedor

El relato de un perdedor

Son las tres de la tarde y Beto*[1]no ha almorzado. Lleva tres horas de estar estirando el malogrado acordeón que permanece estampado ...

Amélie Nothomb, cuando escribir es sinónimo de fabricar

Amélie Nothomb, cuando escribir es sinónimo de fabricar

Hace muchos años conozco el nombre de la escritora belga y radicada en París, Amélie Nothomb (1966), pero nunca había sentido deseo...

No fue un sueño

No fue un sueño

El festival  vallenato del año 2015 estaba en su última etapa. En los centros comerciales y sitios de reunión ya se hablaba del p...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube