Literatura

Delimitación del discurso ensayístico

Delia Barreiro Pérez

27/02/2019 - 04:50

 

Delimitación del discurso ensayístico

 

Con la intención de excluir al ensayo del campo de la literatura, se lo ha considerado un género “impuro”. Sin embargo, y a pesar de su hibridez, el ensayo es una manifestación literaria; el conflicto que mantiene con otros géneros o especies literarias aún no ha sido planteado con claridad, y así se suele llamar “ensayo” a lo que en rigor no lo es: discurso, estudio crítico, tratado, monografía. Theodor Adorno, Jacques Leenhardt y Gyorgy Lukács coinciden en que, si bien no es un género bien delimitado, no comparten la idea de considerarlo un género “menor”, alegando, entre otras cosas, su proximidad a la retórica o los llamados “géneros de persuasión”.

Además de escapar a las normas rígidas, el ensayo admite infiltraciones desde fuera y asimila elementos de otros discursos como la política, filosofía, ciencia, historia, arte, del mismo modo que teorías, conceptos y hasta experiencias individuales o comunitarias. Constantemente el ensayo incursiona en terrenos ignorados, cruzando los límites de lo literario, de modo que la noción de género —siempre discutida— resulta otra vez de escasa utilidad para designar una realidad en apariencia “anárquica” como la del discurso ensayístico.

La mayoría de los autores coinciden en caracterizarlo como aproximación, tanteo, acercamiento; nada presupuesto, sino tentativas al azar.

Históricamente, el ensayo está emparentado con la retórica y, desde el siglo XVIII, con la “literatura” al entrar en el campo de la estética. Caracterizado por sus modalidades fluctuantes, el discurso ensayístico se entrecruza permanentemente con otros discursos y/o disciplinas.

Ensayo y filosofía se interceptan toda vez que el ensayo literario roza temas filosóficos, pero los separa el grado de profundización del discurso filosófico, la coherencia y el rigor sistemático observados por éste, así como la precisión, propios de una disciplina científica. En el ensayo, por el contrario, incursionan las presencias de la espontaneidad y de la improvisación.

Suelen convivir también el ensayo, el tratado y la monografía, debido a que el ensayista suele exponer nociones para comunicar sus opiniones acerca de un determinado tema. Se distinguen por la “libertad” que caracteriza el discurso del ensayo, que lo aleja del desarrollo riguroso y ordenado del tratado o la monografía. Tienen como rasgo común las afirmaciones, juicios y objeciones a doctrinas o aseveraciones ajenas. Los separa el lenguaje utilizado: unívoco, denotativo y lo más preciso posible en el tratado y la monografía, plurívoco y connotativo en el ensayo.

Vitier diferencia al ensayo del estudio crítico y destaca que “el estudio crítico es trabajo de examen frío, de indispensable erudición y de método severo”, mientras que el ensayo prescinde, la mayoría de las veces, de citas y notas bibliográficas, que forman parte del bagaje erudito propio de todo estudio crítico.

Se hace difícil distinguir el artículo periodístico del ensayo breve por la estrecha relación que existe entre periodismo y ensayo. La diferencia en la extensión no es, en principio, relevante; son características esenciales del artículo, el tratamiento de temas de actualidad y de interés para el público lector, cierto carácter circunstancial y la utilización de un estilo particular y propio del discurso periodístico.

En algunos casos, el ensayo se entrecruza con la memoria y la autobiografía; la memoria íntima, como la autobiografía, incluyen la justificación de la propia personalidad o su explicación al menos: en ambas el yo es el único protagonista, mientras que en el ensayo no ocurre así, sino que admite gran variedad de temas.

Del mismo modo, es difícil a veces distinguir el ensayo de la literatura de viajes, especialmente cuando ésta excede el simple apunte de viaje, hasta llegar a incluir ingredientes propios del discurso ensayístico.

Este breve recorrido por las zonas de intersección del discurso ensayístico con algunos de los discursos, géneros y/o disciplinas con los que suele entrecruzarse, nos permite —sin pretender ser concluyentes— desnudar con claridad la flexibilidad intrínseca de su estructura, razón de su problemática identificación.

 

Delia Barreiro Pérez

Profesora (San Felipe, Yaracuy). Licenciada en educación egresada de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Es tarde para el amor

Es tarde para el amor

Después de una serie indefinida de encuentros, finalmente Rafael y Erika se hicieron novios el veintidós de febrero. Para aquella fec...

Breve historia de la literatura occidental y latinoamericana (Parte 2)

Breve historia de la literatura occidental y latinoamericana (Parte 2)

  Hasta ahora nunca me había planteado cuándo y cómo la literatura había comenzado a ser estudio de ese importante centro académ...

Los caminos de la literatura colombiana

Los caminos de la literatura colombiana

Estudiar la evolución de la literatura colombiana requiere acercarse a ciertas influencias europeas que hoy todavía perduran en muc...

Los siete mejores libros sobre el fútbol

Los siete mejores libros sobre el fútbol

  Existe una adicción para todo, incluso para las clasificaciones de libros, y como en tiempos de Mundial el futbol es Rey no quie...

Simón

Simón

Se derrite el medio día en la yema de los dedos –hueles a sal, a sol y a sobacos sudados, en la plaza que lleva tu nombre–. Como...

Lo más leído

El papel del poeta y la poesía en la sociedad

Antonio Acevedo Linares | Literatura

¿Para qué sirve la Poesía?

Teobaldo Coronado Hurtado | Literatura

La sobrebarriga de Foción

Alberto Muñoz Peñaloza | Gastronomía

Rocky Valdez, un astro del boxeo

Redacción | Historia

Secreto revelado

Yesid Ramírez González | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube